Jornada 16

El Madrid se queda solo en la Liga

El conjunto blanco se sobrepone a la lesión de Benzema con victoria en un gran partido ante la Real y ganando a Jovic para la causa

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Jornada casi de ensueño para el Real Madrid. La tarde fue un goteo de buenas noticias para el equipo blanco en forma de pinchazos de los rivales directos más allá del Sevilla. Caía el Barça y luego el Atlético y los hombres de Ancelotti afrontaron el duelo frente a la Real Sociedad conscientes de que la oportunidad para dar un golpe contundente en Liga era ideal. En el feudo de otro de los adversarios en las alturas no dejó escapar la ocasión para el demarraje. Y eso que la cosa pintaba fea con la lesión de Benzema, pero como si del guion de una película americana se tratase, Jovic, el invitado que nadie esperaba en la fiesta, ejerció de asistente y goleador para doblegar al conjunto guipuzcoano.

El partido comenzó a ritmo alto, con la primera cabalgada de Vinicius a modo de bienvenida y una jugada a continuación en la que Remiro arriesgó más de la cuenta para taquicardia de la afición 'txuri urdin'. El Reale Arena, sensacional en su ambiente, invitaba a un partido alegre y tanto la Real Sociedad como el Madrid salieron dispuestos a ofrecer espectáculo. Si la primera ocasión fue madridista el segundo pico de tensión del partido lo puso un gran centro de Diego Rico desde el costado izquierdo y el posterior cabezazo de Isak. Tenía aroma de gol la intentona de testa del sueco pero se interpuso en el camino un sensacional despeje de Militao con la pierna derecha.

Mordía la Real en la presión y eso dificultaba la salida de balón madridista pero la peor noticia para Ancelotti estaba por llegar. Benzema torció el gesto y pidió el cambio sin dudar. Una dolencia muscular hacía saltar las alarmas y le daba al casi inédito Jovic una responsabilidad inesperada pero también una oportunidad única de reivindicar su valía. Ya en la previa del duelo el debate giraba alrededor de las rotaciones a las que el técnico italiano parece negarse y los temores acabaron por confirmarse con la lesión del jugador más importante en el conjunto blanco.

0 Real Sociedad

Remiro, Gorosabel (Zaldua, min. 69), Zubeldia, Le Normand, Diego Rico (Aihen Muñoz, min. 86), Januzaj (Portu, min. 69), Zubimendi, Guevara (Turrientes, min. 61), Oyarzabal, Sorloth (Barrenetxea, min. 61) e Isak.

2 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Militao, Alaba, Mendy, Modric, Casemiro (Camavinga, min. 64), Kroos (Valverde, min. 81), Rodrygo (Asensio, min. 81), Benzema (Jovic, min. 17) y Vinicius.

  • Goles: 0-1: min. 47, Vinicius. 0-2: min. 57, Jovic.

  • Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité extremeño). Amonestó a los realistas Zubeldia y Januzaj.

  • Incidencias: Partido de la jornada 16 en Primera disputado en el Reale Arena, ante 35.765 espectadores.

Ante la adversidad sobrevenida el vértigo de los brasileños por las bandas. De Vinicius ya se espera lo mejor, su regate y velocidad infunden temor en el lateral derecho rival de turno, esta vez Gorosabel. Pero es que además Rodrygo daba la réplica por la derecha. El paulista, rápido y vertical, fue un dolor de muelas para Rico y dio trabajo a Remiro. La Real no se quedaba atrás, ni mucho menos. Seguía mordiendo tras pérdida y combinaba de maravilla con el balón en su poder. Casemiro, que no atraviesa por su mejor momento, perdió un balón cerca del área visitante y el Madrid achicó agua como pudo ante el empuje guipuzcoano, sostenido el equipo visitante por el enorme despliegue físico de Alaba y Militao, imperial.

Cada duelo era una batalla en un partido de altísimo nivel, a ese ritmo trepidante que a veces se echa de menos en el fútbol español, pero además plagado de acierto técnico y táctico. Pese a los galones de su pareja de centrales, el Madrid sufría con los balones colgados desde los costados por la Real. Dos torres nórdicas como Sorloth e Isak exigen mucho en el juego aéreo. En una de esas intentonas 'txuri urdin' dudó Courtois en el despeje y el balón rechazado a punto estuvo de convertirlo en gol el valiente Oyarzabal, que se jugó el tipo en pos del premio.

Protagonismo inesperado

La pausa no rebajó la velocidad del duelo. Se puso el balón en juego y Jovic condujo bien una contra, abriendo hacia la derecha para Rodrygo, que se topó con Remiro. El serbio repitió en la función de pasador con Vinicius, trabajó bien de espaldas a portería, como mejor hace, y le generó el espacio necesario al brasileño, que sigue de dulce y la envió a la red. Pareció achacar el golpe la Real, que volvió a sufrir con la sorprendente conexión entre Vinicius y Jovic. Sin Benzema, como en Elche, el carioca se erigió en el sol alrededor del cual orbitaba todo el ataque madridista.

El Madrid está lanzado, de eso no cabe duda, pero si quedaba todavía alguna esta se despejó después de que ganase definitivamente para la causa a Jovic. Un saque de esquina lo peinó en el primer palo Casemiro y ahí estaba el balcánico, donde ha de estar un ariete clásico, para cabecear a gol. Desde febrero de 2020 no celebraba de blanco, casi 22 meses. Extraordinaria noticia para Ancelotti saber que tiene a quien recurrir si Benzema no está.

Más allá del resultado, lo cierto es que si la primera parte deparó una exhibición de ambos conjuntos la segunda fue totalmente del Madrid. Con la confianza de su consolidada ventaja en el marcador sostuvo con maestría cualquier intentona de rebelión realista, amarrando su sexta victoria consecutiva en Liga, y se dispara en el liderato antes del derbi madrileño del Bernabéu.