Jornada 14

Kroos despierta a un Real Madrid que no gana para sustos

El metrónomo germano marca y asiste para que el vigente campeón de Liga alcance el parón por el Mundial sin ceder más terreno respecto al Barça, pese al sofocón final

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid logró una victoria balsámica, aunque sufridísima, ante el Cádiz en la última cita liguera antes del parón por el Mundial de Qatar que amansa un poco las aguas. Un tanto de Militao en el tramo final de la primera parte y un golazo de Kroos en el segundo tiempo que vino a redondear otro partido extraordinario del genial director de orquesta teutón reconciliaron con su parroquia al equipo de Carlo Ancelotti tras dos tropiezos consecutivos y permiten a los blancos reducir daños respecto al Barça, vigía pese a ello de esta especie de Torneo Apertura en el que ha convertido las catorce primeras jornadas del campeonato esa exótica Copa del Mundo que concita ya todos los focos.

El vigente campeón exhibió una versión más lúcida de sus centrocampistas para doblegar la resistencia de un Cádiz que apenas amenazó a su patricio contrincante hasta que Lucas Pérez aprovechó un error inusual de Courtois para reducir la brecha y meter pimienta al pleito. Las dos porterías a cero que solo contabiliza a estas alturas de Liga suponen un importante desdoro para el Real Madrid, que ni ante un rival en zona de descenso mostró la jerarquía suficiente para evitarse un sofoco y acabó pidiendo la hora después de que el Pacha Espino tuviese el empate en su cabeza cuando ya se había alcanzado el descuento, pero que al menos contiene daños sumando tres puntos que peligraron hasta el último momento.

Enfrentado a la disyuntiva de agitar el once en busca de ideas frescas tras el fiasco de su equipo en Vallecas u ofrecer una oportunidad de enmendarse a quienes protagonizaron tan sonado patinazo, Ancelotti optó por la segunda alternativa. Lucas Vázquez reemplazó a un Carvajal señalado ante el Rayo y Kroos, una vez cumplimentado su partido de sanción, regresó a la sala de máquinas para marcar los tiempos.

2 Real Madrid

Courtois, Lucas Vázquez (Nacho, min. 87), Militao, Alaba, Mendy, Tchouaméni, Modric (Camavinga, min. 85), Kroos, Valverde, Rodrygo (Ceballos, min. 83) y Vinicius.

1 Cádiz

Ledesma, Iza, Cala (José Mari, min. 72), Fali, Pacha Espino, Alejo (Bongonda, min. 56), San Emeterio, Alcaraz (Ocampo, min. 56), Álex Fernández, Sobrino (Negredo, min. 78) y Choco Lozano (Lucas Pérez, min. 72).

  • Goles: 1-0: min. 40, Militao. 2-0: min. 70, Kroos. 2-1: min. 82, Lucas Pérez.

  • Árbitro: Soto Grado (Comité Riojano). Amonestó a Militao, Fali, Vinicius, Alaba, Sobrino y Alejo.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante 53.190 espectadores.

El damnificado por el retorno del metrónomo germano, decisivo una vez más, fue Asensio, quien cedió el flanco derecho del ataque del Real Madrid a Valverde. Pero, más allá de esas variantes y de la ausencia de Benzema, el conjunto de Chamartín pasó revista con su formación de gala a un Cádiz que compareció en el Santiago Bernabéu con la defensa remendada, pero imbuido del espíritu aguerrido que le caracteriza.

Fiel a su costumbre, el conjunto andaluz no tenía empacho en acantonarse cerca de su área con el objetivo de que un robo le permitiese pillar desguarnecido a su rival al contragolpe. Pese a ello, fueron los hombres de Sergio González los encargados de lanzar el primer aviso mediante un misil del Pacha Espino que salió rozando el travesaño.

Vinicius contra el mundo

Con todo, la vuelta de Kroos y un Modric que estaba más liberado para oficiar como enganche mejoraron el aparato locomotor del Real Madrid, que ganó ritmo a pesar de que pronto se vio presa de otro duelo volcánico de Vinicius contra el mundo. Alejo, principal secante del brasileño, le buscó las cosquillas con faltas reiteradas y el '20' de los blancos, cuya mecha es ínfima, volvió a ofuscarse entrando al trapo. Debe aprender a contenerse cuanto antes porque los rivales le han tomado la matrícula y sacándole de quicio han encontrado una forma de frenar a un futbolista casi incontenible por otra vía, pero sorprende que los árbitros cobren tan poca multa por tamañas triquiñuelas que además deslucen el espectáculo que deben proteger. Esta vez Soto Grado y el VAR pasaron incluso por alto una agresión flagrante de Fali a Rodrygo que debió costarle la roja al central del Cádiz.

En cualquier caso, las batallas de Vinicius alcanzaron tal punto de ebullición que impidieron que el Real Madrid viese el bosque durante un tramo del encuentro y amenazaban con consumir el primer tiempo sin sobresaltos para el marcador hasta que Kroos levantó el periscopio a la salida de un balón parado y divisó en el segundo palo a Militao, quien ajustó a la red con la testa para firmar su tercer gol en lo que va de Liga, el segundo consecutivo.

La ventaja otorgaba un colchón aparentemente mullido al Real Madrid, invicto en los 55 últimos choques en los que se marchó ganando al descanso y que tenía ante sí a un oponente chato en ataque como el Cádiz, el equipo con menos colmillo del campeonato. Pero el Real Madrid tiene su cinturón de seguridad desajustado y Courtois tuvo que hacer la parada del día para evitar que Sobrino penalizase otra veleidad defensiva de sus compañeros. Poco después era Iza quien abortaba una oportunidad pintiparada de Valverde a pase de Lucas Vázquez, cuando Ledesma ya se vencía.

Buscó más filo Sergio González con la entrada de Bongonda y Ocampo, aprovechando que el Real Madrid dilataba la sentencia y caía en cierta complacencia motivada por el poco empuje de los andaluces. Kroos pareció sepultar todas las esperanzas del Cádiz con una volea desde fuera del área antes de que Modric errase a puerta vacía un gol cantado tras un pase de la muerte de Vinicius. Pero Courtois revivió el enfrentamiento con un despeje fallido que Lucas Pérez aprovechó para recortar diferencias y mantener en vilo hasta el final a un Santiago Bernabéu que de un tiempo a esta parte no gana para sustos pero que, aun así, despidió a su equipo con mejor cara.