Jornada 33

Golpe de Champions del Barça ante la Real Sociedad

El equipo de Xavi se impuso gracias a un gol de Aubameyang y recupera la segunda plaza de la tabla

DANIEL PANERO MADRID

El Barcelona logró este jueves un triunfo vital ante la Real Sociedad para asegurar su presencia en la próxima Liga de Campeones. El conjunto que dirige Xavi Hernández disipó las dudas de los últimos partidos y se impuso por 0-1 gracias a un solitario tanto de Aubameyang en un encuentro en el que los culés fueron de más a menos, pero en el que supieron sufrir ante el empuje de un rival que vendió cara la derrota. Con este triunfo, el Barça recupera la segunda plaza y aumenta a seis puntos la ventaja con el Betis, equipo que en este momento marca la barrera de acceso a la máxima competición continental.

Era una auténtica final por la Champions y se notó en el ambiente. El Reale Arena se vistió de gala para dos equipos que jugaban un partido crucial y que saltaron con la quinta marcha metida a fondo. Los de Xavi pusieron todas sus armas en el once, incluido un Piqué que se dio noventa minutos de tregua en una semana frenética, mientras que los de Imanol apostaron por una presión asfixiante similar a la que ya le funcionó ante los culés a equipos como el Eintracht o el Levante. Con lo que no contaban los txuri-urdin era con el desierto que tendrían los azulgranas si superaban la primera línea de presión. Así logró el Barça salir de la trampa y así dio el primer golpe al choque nada más empezar. Dembélé avisó con un disparo al palo y Aubameyang cazó de cabeza un pase de Ferran Torres para dar ventaja a los suyos.

El tanto del ex del Arsenal fue un jarro de agua fría para una Real Sociedad que tenía dudas sobre su planteamiento apenas once minutos después de salir del vestuario. La presión arriba era estéril y el Barça se sentía cómodo en los pies de Frenkie de Jong, Busquets y Gavi, los encargados de otorgar el dominio a los azulgranas. Fue entonces cuando aparecieron los espacios que tanto habían faltado a los de Xavi en los partidos anteriores. Ferran Torres y Aubameyang tuvieron la oportunidad de ampliar el marcador pero no acertaron con la portería de Remiro y eso le pudo costar un disgusto a los azulgranas antes del descanso si Isak hubiera transformado la mejor ocasión de los locales tras una jugada individual de Sorloth.

0 Real Sociedad

Remiro, Zaldua (Gorosabel, min. 81), Le Normand, Zubeldia (Guevara, min. 93), Rico, Zubimendi, Mikel Merino, Januzaj (Ander Martín, min. 87), Rafinha (Guridi, min. 82), Sorloth e Isak (Portu, min. 87).

1 Barcelona

Ter Stegen, Dani Alves (Dest, min. 66), Piqué (Lenglet, min. 82), Araujo (Eric García, min. 55), Jordi Alba, Busquets, De Jong, Gavi, Dembélé, Ferran Torres y Aubameyang (Luuk de Jong, min. 83).

  • Gol: 0-1: min. 11, Aubameyang.

  • Árbitro: Munuera Montero (Comité Valenciano). Amonestó a Araujo, Gavi y Le Normand.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de Liga, disputado en el Reale Arena ante 35.128 espectadores.

Tras la reanudación, la Real Sociedad quiso calcar el planteamiento que tuvo en el inicio de partido, con esa presión al hombre sobre la salida culé, pero con matices. Los de Imanol son un equipo versátil y tras el descanso Zaldúa y Rico dieron un paso al frente desde los costados y los Rafinha, Mikel Merino y compañía comenzaron a tener espacio a los costados de Busquets y a pisar el área rival con asiduidad. El Reale Arena apretaba de lo lindo y al Barça se le acumulaban los contratiempos. Araujo y Dani Alves tuvieron que abandonar el terreno de juego por lesión y Sorloth pudo agravar el accidentado inicio culé de haber estado más acertado tras dos precisos envíos de un Januzaj que comenzaba a campar a sus anchas.

El futbolista belga era el director de orquesta de un equipo que por primera vez dominaba y se sentía capaz incluso de discutir la posesión. El Barça, muy cansado tras la acumulación de partidos del último mes, necesitaba un plan de emergencia para que la fina brisa que ya era la Real no le calara hasta los huesos y Xavi introdujo de una tacada a Luuk de Jong y Lenglet para tratar de aguantar el arreón final. El plan del de Tarrasa funcionó. Su equipo recuperó frescura, calmó las aguas y llegó incluso a disponer de una ocasión para cerrar el partido en las botas de Gavi. No necesitó ese tanto y finalmente se llevó tres puntos que suenan a Champions y que permiten coger aire tras los últimos tropiezos.