Jornada 14

Un Barça de 10 toma El Sadar

El equipo azulgrana se sobrepuso a la expulsión de Lewandowski y remontó con goles de Pedri y Raphinha en la despedida definitiva de Piqué, que no jugó y vio una roja directa en el descanso

DANIEL PANERO

El Barcelona firmó este martes un triunfo heroico en El Sadar. El conjunto azulgrana jugó 60 minutos con un futbolista menos tras la expulsión de Robert Lewandowski y logró remontar gracias a los tantos de Pedri y de Raphinha en la segunda mitad. Con esta victoria los culés amplían a cinco puntos de forma provisional su distancia con el Real Madrid y se aseguran el liderato de la Liga antes del parón provocado por el Mundial de Qatar.

Una auténtica encerrona. Eso es lo que se encontró el Barça en El Sadar. Osasuna preparó el partido como una final para hacerse de forma provisional con la tercera plaza y su intensidad se llevó por delante a los culés a las primeras de cambio. El equipo de Jagoba Arrasate presionó en campo contrario, incomodó la salida de su rival y nada más empezar el encuentro logró adelantarse en el marcador gracias a un saque de esquina que cabeceó David García para sorpresa de un Barça que entró tarde al choque y que protestó sin éxito una falta previa sobre Marcos Alonso.

Ese gol fue una aviso a navegantes. El Barça estaba incómodo, era incapaz de saltar la presión de los rojillos y ni siquiera la ayuda de Busquets para esta labor modificaba un guion de partido que había saltado por los aires. Y es que los culés, con la única novedad de Christensen en el lugar de Piqué, se parecían muy poco al conjunto que se impuso con facilidad al Almería hace tres días en el Camp Nou.

1 Osasuna

Aitor, Nacho Vidal, Unai García, David García, Juan Cruz, Torró (Kike García, min. 59), Chimy Ávila (Budimir, min. 84), Moncayola, Rubén García (Rubén Peña, min. 75), Moi Gómez (Barja, min. 84) y Aimar (Brasanac, min. 74).

2 Barcelona

Ter Stegen, Balde, Christensen (Gavi, min. 74), Marcos Alonso, Jordi Alba, Pedri (Riad, min. 89), Busquets, De Jong, Dembélé (Raphinha, min. 78), Lewandowski y Ferran Torres (Ansu Fati, min. 78).

  • Goles: 1-0: min. 6, David García. 1-1: min. 48, Pedri. 1-2: min. 85, Raphinha.

  • Árbitro: Gil Manzano (Extremeño). Expulsó a Lewandowski en el minuto 30 por doble amarilla y a Piqué tras la primera parte con roja directa y amonestó también a Jordi Alba, Juan Cruz, David García, Torró, Xavi, Moncayola y Balde.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de Liga, disputado en El Sadar ante 21.603 espectadores.

Moncayola y Chimy Ávila pudieron ampliar esa renta pero no tuvieron puntería y el partido volvió a tener otro vuelco dramático para los intereses de los de Xavi después de que Lewandowski viera la segunda amarilla y terminara expulsado. El polaco fue a una pugna con David García y sacó a pasear el codo sobre el rostro del central, una acción que fue suficiente para que Gil Manzano decidiese que la participación del ex del Bayern concluyera a la media hora de encuentro. Fue el epílogo a una primera mitad terrorífica para el Barça, que aún tuvo otro episodio más ya en el tiempo de descanso con la tarjeta roja directa a Piqué por protestar las decisiones arbitrales.

Tras la reanudación, el Barça se ubicó en un 4-4-1 que facilitó al equipo culé ocupar mejor todo el ancho del terreno de juego. Esa fórmula funcionó y un centro lateral de Jordi Alba terminó, tras el rechace de la zaga rojilla, en los pies de Pedri, que aprovechó para empatar el choque con un derechazo inapelable a la cepa del poste. Esa diana del canario fue un soplo de aire fresco para los azulgrana. Los de Xavi creyeron en la posibilidad de llevarse el triunfo, acumularon pases en campo contrario por primera vez en todo el encuentro y encontraron por fin a los extremos con posibilidad de jugarse el uno contra uno frente a su par. Fue el caso de un Dembélé que despertó de su letargo y que comenzó desde allí a desequilibrar el partido en favor de los azulgrana.

El escenario era totalmente diferente y Xavi decidió que era el momento ideal para hacer la revolución en ataque. El técnico catalán dio entrada de una tacada a Raphinha y Ansu Fati y retiró a Ferran Torres y Dembélé. Los cambios le sentaron bien a un Barça que mejoró en la circulación, que no sufrió en exceso pese a la inferioridad numérica y que encontró premio en el ida y vuelta que propuso Osasuna para la recta final del partido gracias al oportunismo de Raphinha. El extremo brasileño celebró su convocatoria para el Mundial ganando la espalda a los centrales de Osasuna y aprovechando a la perfección un envío en largo de Frenkie de Jong para cerrar el partido y tres puntos que confirman el liderato de los de Xavi antes del parón.