Álvaro Morata, en un partido con el Atlético.

Atlético

Morata, indiscutible para Luis Enrique y un problema para Simeone

El delantero y el técnico acabaron mal hace dos años, pero están condenados a entenderse salvo que el Arsenal apueste por el '9' de España o la Juventus suba su oferta

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

A pesar de haber obtenido su clasificación por décimo año consecutivo para la Champions, logro que garantiza cierta estabilidad económica, los refuerzos sonados en el Atlético se hacen esperar. De momento, solo ha cerrado las contrataciones de Samuel Lino, previo pago de 6,5 millones al Gil Vicente por este joven extremo brasileño que quizá acabe cedido en el Sporting de Portugal, y del argentino Gustavo López para reforzar el cuerpo técnico de su amigo el Cholo. Se aproxima el aterrizaje Axel Witsel, veterano mediocentro belga que termina contrato con el Dortmund a sus 33 años, tras pasar por China y Rusia, pero lo más granado queda a expensas de lo que ocurra con Álvaro Morata.

El delantero madrileño, en estos momentos uno de los fijos para Luis Enrique de cara al Mundial de Catar, vive otro verano de incertidumbre. El plazo que tenía la Juventus para comprarle acabó sin que los transalpinos ofrecieran más que jugadores al Atlético por quedárselo. Se habló de Kean, Rabiot y Zakaria y si acaso de un tope de 15 millones, pero ni de lejos los 35 estipulados en el acuerdo de cesión con opción a compra. Desde Turín quieren al ariete, autor este curso de 12 goles y nueve asistencias y muy del agrado de Massimiliano Allegri pese al fichaje del serbio Vlahovic, pero la 'Vecchia Signora' ya se ha gastado 20 millones en dos años con Morata y juega sus bazas.

Aunque en los últimos días se dio por hecho que Morata se reincorporará el 1 de julio a la disciplina del Atlético y será el sustituto de Luis Suárez, la realidad es que Simeone insta a la dirección deportiva para que le busque destino. Morata es un '9' de primer nivel, igualado con Emilio Butragueño como séptimo máximo goleador de la selección con 26 goles en 56 partidos, y en su único curso completo de rojblanco anotó 22 dianas, más que ninguno de los delanteros rojiblancos en la reciente temporada. Tiene un gran juego aéreo, es rápido al contragolpe y juega bien de espaldas, tres condiciones clave para poder triunfar con Simeone.

Sin embargo, para volver a unir sus destinos tendrían que solventar sus diferencias. Morata salió del Atlético en 2020 tras un duro enfrentamiento con su técnico a raíz su suplencia ante el Leipzig en cuartos de la Champions. Incluso en un pésimo momento de forma, Diego Costa estaba por delante de Morata en las preferencias de Simeone, convencido de que al madrileño le faltan carácter, liderazgo y regularidad.

Cuarto delantero

Desde las altas instancias del club entienden que la reconciliación entre el técnico y el delantero es factible, como ya ocurrió en casos anteriores con Diego Costa y Filipe Luis tras sus regresos del Chelsea y seguramente suceda con Saúl Ñíguez tras ser residual en Stamford Bridge. Con Griezmann fue diferente, ya que fue precisamente su excelente relación con Simeone la que facilitó su vuelta tras no triunfar en el Barça.

La situación con Morata no es la misma que hace dos años. Diego Costa ya no está, Suárez no sigue y el Cholo sabe que si se le da confianza Morata suele devolverla con goles. El madrileño tiene buenos amigos y referencias en el vestuario, sobre todo Koke y Marcos Llorente, y en un principio tuvo claro que era la Juventus o el Atlético. Pero Morata sería el cuarto delantero para el Cholo y eso es un problema para el futbolista, con el Mundial catarí en noviembre.

Si no se lesionan, la pareja de ataque la formarían Griezmann y Joao Félix, aunque ninguno responde al perfil de un ariete clásico, y por detrás de ellos el preparador argentino desea darle más vuelo al brasileño Cunha, autor de seis goles y seis asistencias en los 1.050 minutos que jugó el pasado ejercicio en su rol de revulsivo.

Arteta le quiere

Con el futuro de Morata en el aire, aparece la pujante Premier League como posible vía de escape. Según avanzó 'The Mirror', el Arsenal está muy interesado en el delantero español y podría llegar a esa cantidad de 35 millones que pide el Atlético. Tal y como está el mercado, el técnico donostiarra Mikel Arteta entiende que Morata puede ser ese '9' de referencia como alternativa Alexander Lacazette en los 'gunners'.

Reforzar el ataque es prioritario para el club del Emirates, que también tiene en su agenda al brasileño Gabriel Jesus y a británico Tammy Abraham. Pero por ellos el City de Guardiola y la Roma piden en torno a 50 millones. Si Morata deja definitivamente el Metropolitano, Raúl de Tomás asoma en el horizonte.