Borrar
Marcelo Vieira, durante su homenaje en la Ciudad Deportiva del Real Madrid. Reuters
Homenaje

Marcelo emociona a Raúl en su adiós: «Siempre has sido mi ejemplo»

«El legado que quiero dejar es la humildad; yo he tratado a todos por igual», proclama con orgullo el jugador más laureado del Real Madrid

Amador Gómez

Madrid

Lunes, 13 de junio 2022, 13:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Durante su homenaje de despedida por parte del Real Madrid, el club en el que se ha convertido en el futbolista más laureado de su historia, con 25 títulos, Marcelo Vieira logró este lunes emocionar a Raúl González en la Ciudad Deportiva de Valdebebas, donde el defensa brasileño desveló el gesto que tuvo el hoy entrenador del Castilla cuando fichó por el club con solo 18 años y cuando nació su hijo Enzo, hace 12. El primer hijo de Marcelo, delantero del Infantil B, ya es una estrella de la cantera madridista, de la que siempre se ha sentido parte el lateral izquierdo, aunque se incorporase al club blanco en el mercado de invierno de 2006, procedente del Fluminense, cuando Raúl afrontaba entonces su decimotercera temporada.

«Voy a contar algo que nunca he contado. Cuando llegué al Real Madrid me ayudaste mucho y tuviste un detalle muy grande. Cuando nació mi hijo nunca olvidaré que como capitán me enseñaste mucho y nos regalaste un cesto con muchas cosas para el bebé y me diste muchos consejos. Siempre quise seguir tu ejemplo. He tenido un ejemplo muy fuerte que has sido tú», le dijo Marcelo a Raúl. Al mítico delantero se le escaparon entonces unas lágrimas al escuchar a Marcelo, que también rompió a llorar en algunos momentos de su alocución y se acordó de «todos los que hacen el trabajo sucio en el Real Madrid», entre ellos, utilleros, fisioterapeutas, vigilantes de seguridad y miembros del departamento de prensa.

«El legado que quiero dejar es la humildad, saber siempre dónde estás. Yo he tratado a todos por igual. He ganado cinco Champions, pero no jugué la última final y ha sido en la que me he sentido más importante. Lo más bonito fue la charla que tuve con los jóvenes, como Rodrygo, Militao y Valverde, que no tuve en otras finales. Hoy es mi día más feliz en el Real Madrid, porque he hecho todo lo que tenía que hacer y dejo un legado a los chavales», llegó a manifestar Marcelo. El lateral izquierdo brasileño reconoció incluso que quizás pecó de egoísmo al reclamar a Zinedine Zidane y a Carlo Ancelotti más oportunidades sobre el terreno de juego. «Veía que podía aportar más cosas, pero cada uno tiene su manera de ver el fútbol y esta temporada he entendido que el protagonismo no está dentro del campo, sino que es de todos», confesó Marcelo, que con 34 años no se retirará del fútbol en activo porque considera que todavía puede jugar «y hacerlo bien».

Como el jugador extranjero que más temporadas ha disputado en el equipo blanco (16), gracias a la última Liga Marcelo consiguió superar en su último curso el récord de Paco Gento, que ganó 23 trofeos, y tal y como destacó Florentino Pérez, el brasileño es «una de las más grandes leyendas del Real Madrid y uno de los más grandes laterales de la historia del fútbol mundial». «Yo no me siento una leyenda, igual que nunca quise ser el sustituto o relevo de Roberto Carlos, sino hacer mi historia. Llegué siendo un niño y me voy siendo un hombre», señaló Marcelo, que nunca hubiese aceptado continuar un año más en el Real Madrid «por pena». «Hemos decidido que la mejor manera de salir era ahora, saliendo por la puerta principal y mirando a todos a la cara», proclamó con orgullo.

Marcelo asegura haberse «sentido muy útil, pese a no jugar mucho» en su última temporada. «Me sentí con un peso y una responsabilidad muy grande y me cabreé mucho con Ancelotti. Discutimos, pero al día siguiente estábamos dándonos besos y abrazos. Para ganar no hace falta que juegues, sino hacer equipo y entender al entrenador», insistió quien desea trasladar su filosofía a los chavales. «Quiero que los jóvenes entiendan que cuando sabes dónde estás es mucho mejor de lo que creemos. En todo lo que ha conseguido una parte gigantesca la tiene mi abuelo Pedro (ya fallecido), que cuando era pequeño me llevaba a entrenar, siempre apostó por mí y me dejó muy libre, lo que me hizo madurar antes de lo normal», reveló.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios