Madrid, Barça y Athletic impugnan el acuerdo de LaLiga con CVC

Consideran que «vulnera lo previsto en la normativa aplicable y que fue adoptado en el marco de un procedimiento notoriamente irregular e irrespetuoso con las mínimas garantías exigibles»

R. C. Madrid

Real Madrid, Barça y Athletic han impugnado el acuerdo adoptado por la Asamblea de LaLiga el pasado 12 de agosto de 2021, relativo a la operación entre la patronal de los clubes y el fondo de inversión CVC. Estiman los tres clubes que «vulnera lo previsto en la normativa aplicable (y, en particular, entre otros, el Real Decreto-Ley 5/2015) y fue adoptado en el marco de un procedimiento notoriamente irregular e irrespetuoso con las mínimas garantías exigibles a estos efectos, especialmente ante una operación de tal trascendencia y duración».

Los clubes del fútbol profesional español, reunidos en asamblea, aprobaron por amplia mayoría -a excepción de los mencionados Madrid, Barça y Athletic, además del Oviedo- el acuerdo con el fondo CVC por el cual recibirán una línea de crédito de unos 2.100 millones de euros -inicialmente eran 2.667,5 incluyendo a los tres clubes que rechazado el trato-. Esta inyección de liquidez se devolvería a bajo interés durante 40 años a cambio del 9% de los beneficios de LaLiga en los próximos 50 años.

Por su parte, LaLiga manifiesta su sorpresa ante la postura de los tres clubes sobre «algo que no conocen» cuando además «no se verían afectados económicamente, solo beneficiados del crecimiento que LaLiga va a tener en los próximos años». Recuerda además el amplio apoyo a la operación por parte de los clubes y aclara que «el acuerdo entre LaLiga y CVC es una asociación estratégica, no se trata de una operación financiera tal y como expresan estos clubes en su comunicado».

El organismo presidido por Javier Tebas incide especialmente en la postura del Real Madrid y señala que «en los últimos años le han sido desestimadas más de veinte resoluciones judiciales relacionadas con los proyectos, acuerdos y actos de LaLiga derivados de la aplicación del Real Decreto-Ley 5/2015 y del proceso de comercialización audiovisual, siendo la actual situación un ejemplo más de su actitud de los últimos años contraria a los intereses comunes del resto de clubes de LaLiga y al desarrollo de la competición».