Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y Aitor Elizegi, presidente del Athletic. / Foto: Archivo | Vídeo: EP

Conflicto institucional

LaLiga votará el acuerdo con CVC, tras la inhibición del CSD

Real Madrid, Barça y Athletic plantan al Gobierno después de que el secretario de Estado para el Deporte les adelantase que no tiene capacidad para intervenir ahora en la disputa por el Proyecto LaLiga Impulso, aunque no descarta hacerlo más adelante si resulta perjudicado

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Sin solución a la vista en el conflicto que mantiene en vilo al fútbol español. El Gobierno desconvocó a última hora la reunión prevista para este jueves en el Consejo Superior de Deportes (CSD) que habían solicitado Real Madrid, Barça y Athletic para que el organismo mediase en la pugna que enfrenta a los tres clubes, respaldados en su postura por la Federación Española de Fútbol (FEF), con LaLiga a cuenta del Proyecto LaLiga Impulso. Fueron las propias entidades díscolas quienes terminaron frustrando la cita, después de que el CSD les adelantase que no tiene capacidad para intervenir por el momento en la disputa, al tratarse de una competición de carácter privado.

Real Madrid, Barça y Athletic habían solicitado el miércoles la actuación del CSD para frenar la votación de la Asamblea prevista para este viernes, en la que los clubes de Primera y Segunda deberán pronunciarse sobre el acuerdo negociado por Javier Tebas con el fondo de inversión CVC que pretende rescatar las finanzas del fútbol español con una multimillonaria inversión. Pero los opositores a la iniciativa aseguran que ese pacto lleva aparejado la venta del 10% de los derechos de imagen y televisivos para los próximos 50 años de los clubes y amenazan con ir a los tribunales, al entender que se socava su patrimonio.

«La Asamblea General Extraordinaria de LaLiga convocada para el próximo día 10 de diciembre de 2021 pretende consumar definitivamente una flagrante violación del régimen jurídico aplicable a LaLiga y a los derechos audiovisuales del fútbol español», argumentaron Real Madrid, Barça y Athletic en la comunicación remitida al CSD sobre el Proyecto LaLiga Impulso. «El artículo 8.s) de la Ley del Deporte otorga al Consejo Superior de Deportes una función de garante de la legalidad de la aplicación de la normativa que regula el mundo del deporte», incidían, antes de manifestar que de no actuar el CSD, «se podrían cometer graves irregularidades que comprometen seriamente no solo el futuro económico del fútbol español, sino también el marco jurídico que el legislador adoptó para la gobernanza de este deporte», y advertir que, en caso de aprobarse los planes de LaLiga, ejercerían «las acciones legales que correspondan, de la naturaleza jurídica que proceda».

El CSD había pedido un informe a la Abogacía del Estado para determinar su margen de maniobra en este asunto y la respuesta fue taxativa: el CSD no tiene competencias de control ni de tutela sobre la actuación de las ligas profesionales y los acuerdos alcanzados por las mismas, en lo tocante a la comercialización de derechos audiovisuales y de financiación de clubes, puesto que estas suponen actuaciones jurídico-privadas y no jurídico-públicas.

El Secretario de Estado para el Deporte deja la puerta abierta a actuar más adelante si el CSD, como beneficiario por el reparto de los ingresos obtenidos, resultase perjudicado por el acuerdo

En cualquier caso, José Manuel Franco, secretario de Estado para el Deporte, dejó abierta la posibilidad de que el CSD intervenga más adelante. «El Consejo Superior de Deportes, como beneficiario por el reparto de los ingresos obtenidos, tendría la consideración de interesado y por tanto estaría legitimado para realizar las actuaciones y ejercitar las acciones pertinentes en defensa de sus derechos, como acreedor, si resultase perjudicado por el acuerdo entre la Liga Nacional de Fútbol Profesional y el fondo de inversión CVC Capital Partners SICAV-FIS, S.A.», aduce el informe de la Abogacía del Estado.

«No quiero culpabilizar a nadie. Los clubes han decidido no acudir, pero que sepan que las puertas del CSD siguen abiertas para mejorar el entendimiento en el fútbol español», señaló José Manuel Franco tras la espantada de Real Madrid, Barça y Athletic.

Los díscolos acudirán a la Justicia

Los tres clubes razonaron su decisión de no acudir a la reunión fijada para este jueves en base al traslado por parte del CSD de que «carece de facultades para tomar decisiones sobre el Proyecto LaLiga Impulso y su legalidad», y aseguraron que José Manuel Franco les invitó «de forma expresa a acudir a la justicia ordinaria».

Real Madrid, Barça y Athletic dejaron claro que no darán su brazo a torcer. «Entendemos que la reunión propuesta por el CSD en el día de hoy debe ser aplazada, y celebrarse siempre y cuando el CSD haya tenido la ocasión de valorar adecuadamente las flagrantes irregularidades del Proyecto LaLiga Impulso y confirme que tiene potestad para actuar en el ejercicio de sus funciones de supervisión», manifestaron a través de un comunicado en el que volvieron a cargar contra la propuesta.

«Lamentamos que LaLiga continúe promoviendo la aprobación de un proyecto que consideramos flagrantemente ilegal y que perjudica gravemente los intereses de todo el fútbol español, construido mediante la expropiación de los derechos audiovisuales que pertenecen a todos y cada uno de los clubes que puedan participar en LaLiga en los próximos 50 años, no a LaLiga, y en un momento producto de la pandemia, de indefensión, incertidumbre y debilidad de muchos de los actuales miembros asociados», subrayaron. Reiteraron, por último, que de salir adelante el acuerdo, como todo apunta a que ocurrirá, ejercerán «las acciones legales que procedan, de la naturaleza que sea».