Eduardo Camavinga posa con la camiseta del Real Madrid junto al presidente Florentino Pérez. / efe / atlas

Real Madrid

Camavinga llega «listo para jugar ya»

El joven centrocampista francés asume la importancia de Kroos, Modric y Casemiro pero está seguro de que apotará un «valor añadido» a la plantilla merengue

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Acompañado por sus padres y hermanos, el francés Eduardo Camavinga vio cumplido este miércoles su sueño de ser presentado como jugador del Real Madrid para las seis próximas temporadas y de ponerse a las órdenes de Carlo Ancelotti tras participar con la selección gala sub-21 en la última ventana internacional. Llega procedente del Rennes por 31 millones de euros, acepta la competencia y está seguro de que puede darle un plus al equipo merengue.

«¿Quién lo habría creído, hace 18 años, que estaría hoy aquí?», se preguntó Camavinga, que aterriza en el club más laureado del mundo con ambición, «preparado para jugar ya», y dispuesto a «aportar una plusvalía». «Estoy muy contento de ser un jugador del Real Madrid, de representar este escudo, todos los valores del club», afirmó el joven centrocampista de 18 años en su puesta en escena.

Camavinga pasó la revisión médica el miércoles por la mañana antes de entrenarse con sus nuevos compañeros en Valdebebas. «Antes que nada, quiero seguir aprendiendo», afirmó en su posterior comparecencia telemática ante los medios. «Después, mostrar al entrenador que estoy ahí, darlo todo en los entrenamientos, trabajar duro y arañar minutos para intentar jugar el mayor tiempo posible».

El futbolista de origen angoleño asume la dura competencia que tendrá en un centro del campo merengue que se rejuvenece con su presencia. «Eso me motiva», dijo al citarle nombres de la talla de Toni Kroos, Casemiro o Luka Modric. «Voy aprender de su experiencia, de su longevidad, porque ya hace tiempo que están ahí arriba», explicó Camavinga, que rechaza las comparaciones con estas figuras consagradas.

Evita comparaciones

Preguntado por su mejor posición, Camavinga afirmó que es una cuestión que le plantean a menudo. «Me gusta jugar por delante de la defensa, pero soy joven y tengo que adaptarme». «En cualquier demarcación que me ponga el entrenador, daré lo mejor de mí en el terreno de juego», apostilló. Respecto a lo que puede aportar al equipo, el francés cree que «ya hay mucha calidad» pero está convencido de que puede sumar «técnica, agresividad, un valor añadido».

Camavinga sabe que necesitara un período de adaptación, pero insistió en que se siente «preparado para jugar ya». «Estoy aquí, estoy listo, y luego será el entrenador el que decida», aseguro. El centrocampista, que se encontró en el equipo merengue con sus compatriotas Ferland Mendy y Karim Benzema, destacó el papel de este último como mentor de los chavales que llegan al Real Madrid: «Benzema es un ídolo y está cercano a jóvenes jugadores como Vinicius. Además, es francés», resaltó.

El último fichaje blanco se vio arropado por el presidente Florentino Pérez, que recurrió a sus frases habituales para presentarlo. «Hoy, el club da la bienvenida a un joven jugador francés que va a demostrar su talento. Querido Eduardo, el momento con el que soñabas ha llegado. Eres jugador del Real Madrid», afirmó Pérez antes de que Camavinga posase junto al dirigente en la sala de trofeos con una camiseta con su nombre y el número 25.