Luis Suárez y Enrique Cerezo, durante la presentación del uruguayo. / EFE

Fichajes

Suárez, Bale o Pjanic, grandes nombres del mercado más atípico

La situación provocada por la covid-19 y la falta de liquidez propiciaron la ventana de traspasos veraniega más austera en mucho tiempo

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Llegó a su fin el mercado de fichajes más atípico de la historia. Tanto fue así que la ventana de traspasos veraniega 2021 acabó ya entrado el otoño, con muchos movimientos a coste cero o en forma de cesión, incluidos algunos de los más notorios. Así, Luis Suárez y Gareth Bale, dos de los grandes culebrones del mercado, acabaron dejando el Barça y el Real Madrid a coste cero, con sendas operaciones que concluyeron con el uruguayo y el galés en el Atlético y el Tottenham de Mourinho, respectivamente, y con los que fueron sus clubes durante seis y siete temporadas pagando parte de los costosos salarios para evitar sendos problemas en sus vestuarios.

No fueron los únicos movimientos de jugadores a coste cero. Así, el Madrid no ha asumido inversión alguna en refuerzos, que se limitan al regreso de los cedidos Martin Odegaard, ya hecho para disponer de muchos minutos de blanco después de una gran temporada en la Real; del guardameta Andrei Lunin, después de enlazar tres préstamos en dos temporadas a Valladolid, Leganés y Oviedo, donde al fin dispuso de minutos; y del lateral derecho Álvaro Odriozola, de vuelta tras su paso por el Bayern de Múnich para ofrecer competencia a Carvajal.

Más allá de eso, el balance económico del mercado para el Madrid es de un beneficio de casi cien millones, en consonancia con la intención de cuadrar un balance económico positivo en pleno descenso de los ingresos por la pandemia. Gareth Bale fue el culebrón del verano en el club de Chamartín, pero al fin encontró la puerta de salida con una cesión al Tottenham que supondrá además para el Madrid asumir buena parte de su ficha. El galés era la patata caliente en los despachos de Concha Espina junto a James Rodríguez, que hizo las maletas al Everton a coste cero. Más rentables resultaron los traspasos de Achraf Hakimi, vendido al Inter por 40 millones de euros tras el final de su cesión en el Borussia Dortmund; Sergio Reguilón, otro que regresaba del préstamo en el Sevilla y se fue al Tottenham por 30 millones; Óscar Rodríguez, que se fue al Sevilla a cambio de 13,5 millones; y ya en menor medida los canteranos Óscar Rodríguez, Javi Sánchez, Jorge Frutos y Dani Gómez, que junto a las cesiones de Takefusa Kubo al Villarreal y de Borja Mayoral a la Roma dejaron en la caja blanca más de diez millones.

  • 72

    millones pagó la Juventus al Barça por el traspaso de Arthur, aunque la operación, más allá de movimientos de ingeniería financiera, se enmarcó en un truque por Pjanic más la diferencia de valor.

En el Barça también ha sido un mercado austero a pesar de que la venta de Arthur a la Juventus y la llegada de Pjanic de la 'Vecchia Signora' fueron los dos movimientos más cuantiosos, con importes de 72 y 60 millones, aunque más allá de maniobras de ingeniería financiera se tratase realmente de un trueque más la diferencia. Trincao llegó del Sporting de Braga a cambio de 30 millones, Sergiño Dest del Ajax por 20 millones y Pedri de Las Palmas con cinco millones de coste para el club azulgrana, que recuperó a Coutinho tras su cesión en el Bayern e ingresó 30 millones por el traspaso de Semedo al Wolverhampton, diez y diez de la Roma y el Getafe por Carles Pérez y Cucurella y 1,5 del Sevilla por Rakitic. La salida de Luis Suárez, lo más comentado más allá del 'caso Messi', se resolvió con un traspaso al Atlético sin coste salvo variables de hasta un millón por cada temporada y con el Barça abonando parte de la ficha del delantero. Sin contraprestación alguna se fue Arturo Vidal al Inter.

El Atlético apostó por Suárez tras la espantada de Morata, cedido por una temporada a la Juventus a cambio de diez millones pero con opción de compra de 45 millones. Más allá del fichaje del portero Ivo Grbic del Lokomotiva de Zagreb por siete millones y la salida de Adán al Sporting de Lisboa a coste cero, en los estertores del mercado se confirmó la temida marcha de Thomas al Arsenal, pues el club 'gunner' abonó la cláusula de rescisión de 50 millones del centrocampista ghanés, al que sustituirá el uruguayo Lucas Torreira.

Sevilla y Villarreal, muy activos

El Sevilla, que perdió a Banega, fue uno de los animadores del mercado con las llegadas de Óscar Rodríguez, Rakitic, Acuña y en el tramo final de mercado de Idrissi y Rekik, dos movimientos muy propios del ojo clínico de Monchi. Mientras, en el apartado de llegadas destacó el Villarreal, con la apuesta de Estupiñán por más de 16 millones al Watford y las llegadas de Parejo y Coquelin del Valencia, que ingresó un total de 60 millones por el traspaso de ambos centrocampistas, Rodrigo Moreno al Leeds y Ferran Torres al Manchester City.

Más allá de eso, la Real Sociedad sorprendió convenciendo a David Silva para vestir de 'txuri urdin' en su regreso a la Liga e ingresó 20 millones por el traspaso de Diego Llorente al Leeds; el Athletic fichó a Álex Berenguer a cambio de 12 millones al Torino, el Granada pagó siete y cinco millones por Luis Suárez y Luis Milla y el Betis logró el fichaje de un portero experimentado como Claudio Bravo, llegado libre desde el Manchester City.