Jornada 2

El Villarreal demuestra ante el Atlético que va muy en serio

El conjunto amarillo se impone en el Metropolitano con goles de Yeremy Pino y Gerard Moreno, en un partido de poder a poder, que dominó por momentos y acabó con altas dosis de tensión

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

El Metropolitano abría sus puertas por primera vez en la temporada para un partido de auténtico lujo. Había expectación por ver el duelo entre dos equipos con muy buenas sensaciones, tanto de la pretemporada como del inicio de Liga, y el espectáculo no decepcionó. Fue un choque de trenes con alternativas, ocasiones a raudales y tensión, que acabó por definir el desafortunado debut en el feudo rojiblanco de Nahuel Molina y la calidad de Yeremy Pino para aprovechar el error del lateral argentino en la jugada del 0-1. Luego llegaría la sentencia de Gerard Moreno, con el Atlético volcado y el Villarreal volando con espacios, y un epílogo demasiado turbio para la talla del encuentro.

Ya el inicio fue fulgurante, con un paradón de Rulli a Morata aunque el delantero estaba en fuera de juego, pero no tuvo continuidad en los primeros minutos. Repliegue colchonero y posesión de balón del Villarreal, el guion previsto, aunque a fuego lento. Lo Celso, un jugador diferencial, fue el primero en revolucionar el duelo con una magnífica conducción. Ganó metros el zurdo argentino y filtró el pase para Yeremy Pino, con el punto de mira desviado para finalizar.

Le faltaba un pasito adelante al Atlético y lo reclamaba desde la banda Simeone, sin que sus hombres terminasen de encontrar el modo de revertir el cada vez más acusado dominio amarillo. Oblak se vistió de héroe para evitar el 0-1, con una mano abajo a remate de Capoué tras varios balones rechazados en área atlética. También abortó el esloveno un disparo de Lo Celso. Y es que el conjunto colchonero llegaba tarde a la presión y sufría ante la capacidad asociativa de un adversario cómodo sobre el verde.

0 Atlético

Oblak, Nahuel Molina, Savic (Giménez, min. 76), Witsel, Reinildo, Carrasco, Llorente (Griezmann, min. 62), Koke, Lemar (De Paul, min. 62), Joao Félix (Cunha, min. 70 y Morata (Correa, min. 70).

2 Villarreal

Rulli, Foyth, Albiol, Pau Torres, Pedraza, Yeremy Pino (Chukwueze, min. 76), Capoué (Coquelin, min. 69), Parejo, Lo Celso (Baena, min. 69), Gerard Moreno y Jackson (Morales, min. 84).

  • Goles: 0-1: min. 73, Yeremy Pino. 0-2: min. 97, Gerard Moreno.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Amonestó a Joao Félix y Giménez, del Atlético, y a Parejo, Baena y Gerard Moreno, del Villarreal. Expulsó a Nahuel Molina, min. 95.

  • Incidencias: Partido de la jornada 2 en Primera disputado en el Metropolitano ante 57.033 espectadores.

Poco de Lemar, muy poco de Joao Félix. Apenas un centro de Koke peinado por Morata a las manos de Rulli. Sensaciones inquietantes para el Atlético en la primera parte, más aun después de un pase en largo de Parejo, que Foyth prolongó a la zona roja para que Gerard Moreno se topase con el larguero. Luego remató a la red el internacional español, pero después de haber tocado el balón con la mano. De nuevo se libraba el Atlético de un gol del Villarreal que era merecido a tenor de lo visto.

El talento de Joao Félix era la llave para cambiar el paisaje. Tanto es así que bastaron un par de detalles del portugués para generar otra sensación. Morata cabeceó de nuevo blando para Rulli y lo cierto es que el Atlético dejó sus mejores minutos del acto inicial justo antes del descanso, al menos endulzando el bocadillo a la parroquia colchonera después de muchos minutos al rebufo de un muy buen Villarreal.

Regresó el Atlético al partido con la firme intención de ganar metros y ser más protagonista con balón. Fruto de este paso al frente halló una buena ocasión para adelantarse con un remate de Nahuel Molina que se perdió por la línea de fondo tras impactar en el cuerpo de Morata. Sin embargo, el paso de los minutos asentó al Villarreal para hacerse dueño del partido, al estilo de lo que ocurrió de inicio. Malas noticias para Simeone, que le dio una vuelta a su planteamiento metiendo en la ecuación a Griezmann y De Paul y renovando así sus perfiles interiores.

Final caótico

El movimiento le dio algo más al Atlético, tal y como reflejó Griezmann con un disparo lejano muy ajustado al palo, pero el Cholo redobló la apuesta con la sangre fresca de Correa y Cunha para los últimos 20 minutos. El argentino desbordó por banda derecha y el brasileño se topó con Rulli en el momento de la verdad. Tocaba a rebato el Metropolitano y justo cuando mejor pintaba para el Atlético apareció la calidad de Yeremy, que retrató un grave error defensivo de Nahuel y definió a la perfección para enfriar la caldera.

Después de resistir, cuando mejor estaba, el Atlético se encontró con un mazazo, pero tuvo arrestos para levantarse. Entre el larguero y una mano milagrosa de Rulli evitaron el empate. Sobre la misma línea negó el portero argentino un gol ya cantado por la grada, que a falta de tecnología de la línea de gol en la Liga determinó una imagen congelada milimétrica.

Ahí se difuminó la esperanza atlética, que insistió en el tramo final con más voluntad que argumentos. El Comendante Morales pudo sentenciar el partido con espacios, como a él le gusta. También Gerard Moreno, que se topó con un repliegue más que meritorio de Reinildo justo antes de firmar el definitivo 0-2. Fue un epílogo caótico, enturbiado con varias tarjetas, la expulsión de Nahuel por agredir a Baena y la bronca entre la afición colchonera y el delantero amarillo a cuenta de la interpretación de una celebración dirigida a la cámara y no a la grada.