Jornada 36

El Atlético sufre pero da otro paso más hacia la Liga

Solventó la primera de sus tres finales y doblegó a la Real con goles de Carrasco y Correa, aunque pidiendo la hora después de perdonar en exceso

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

No tropezó el Atlético en la primera de las tres finales que le quedaban para ser campeón de Liga. El líder retuvo la preciada iniciativa en pos del título. Pudo hacerlo sin sufrimiento en un partido que dominó casi a placer durante muchos minutos, pero se complicó la vida para alimentar la esperanza de Madrid y Barça. No es algo baladí cuando a falta de las fuerzas que comienzan a flaquear la fortaleza mental puede acabar decidiendo. Y es que en su mejor versión, el conjunto colchonero venció y convenció contra la Real Sociedad, a la que tenía doblegada con los tantos de Carrasco y Correa, pero a la que no logró rematar. Zubeldia aprovechó la ausencia del golpe de gracia y la cuestión pudo acabar en drama colchonero en los minutos finales.

Sin sus dos hombres habitualmente más inspirados, Silva y Merino, la Real parecía menos peligrosa que de costumbre para un Atlético que esta vez partió con defensa de cuatro, con Hermoso ejerciendo de lateral izquierdo y Carrasco más liberado para las labores ofensivas, aquellas en las que el belga resulta decisivo.

Con la Liga en sus manos, no tardó demasiado el Atlético en mostrar lo que había en juego. Correa arrastró a la defensa 'txuri urdin' con su trabajo invisible, Llorente ganó la espalda y la puso para Luis Suárez, que optó por la volea acrobática cuando quizás tenía tiempo y espacio para soluciones más prosaicas y la echó arriba. El uruguayo, motivado de forma adecuada a la cita, no daba tregua con otro 'uy' tras ejecutar una falta.

2 Atlético

Oblak, Trippier, Savic, Felipe, Hermoso, Llorente, Koke, Saúl (Kondogbia, min. 73), Carrasco, Correa (Joao Félix, min. 73) y Luis Suárez (Lodi, min. 81).

1 Real Sociedad

Remiro, Zaldua, Aritz (Zubeldia, min. 69), Sagnan (Pacheco, min. 59), Monreal (Roberto López, min. 59), Zubimendi, Guridi, Portu, Barrenetxea, Oyarzabal (Merquelanz, min. 69) e Isak (Bautista, min. 46)

  • goles: 1-0: min. 16, Carrasco. 2-0: min. 28, Correa. 2-1: min. 83, Zubeldia

  • árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Sin amonestaciones

  • incidencias: Partido de la jornada 36 en Primera disputado en el Wanda Metropolitano a puerta cerrada

La presión colchonera era feroz y la Real, sin sus jugadores de más talento en la medular, se las veía y deseaba para sacar el balón jugado. Otra vez Llorente al espacio, mal asunto para el rival. El madrileño impuso su condición física y se plantó mano a mano ante Remiro, que le sacó como pudo el disparo de zurda. El aluvión rojiblanco era total y la sensación, que el gol local no podía estar muy lejos a ese ritmo. Así fue, Llorente puso el centro y Carrasco la bajó, se trastabilló pero se rehízo a tiempo de colarla con la puntera entre las piernas de Remiro.

El tanto en contra hizo reaccionar a la Real, aún inmersa en la pelea por una plaza para la Europa League, que se estiró para probar por primera vez a Oblak. Fue Barrenetxea, que golpeó mordido tras la internada de Zaldua por la banda derecha. Llovía algo menos para el equipo de Imanol, inquieto en la banda, pero que Oyarzabal siguiese pasando desapercibido por el partido no era una buena señal.

El Atlético tenía prisa por encarrilar el duelo, nada de confianzas con la capacidad de decidir el campeonato sin depender de nadie. Suárez porfío con Oyarzabal y fue capaz de meter el pase a pesar de la presión del capitán realista, Correa se encontró ante Remiro y no dudo. Colocadita abajo a la izquierda y balón a guardar para el 2-0. Otro tanto en contra y otro intento de reacción rápida 'txuri urdin'. Isak voleó con fuerza y Oblak exhibió guantes de hierro para desactivar la intentona. Golpeó en fase ofensiva y seguridad en la defensiva con el Atlético bordándolo en el momento de la verdad.

Perdón rojiblanco

Le costó a la Real casi toda la primera parte mostrar un destello de ese fútbol de salón que le caracteriza, pero lo acabó sacando. Una gran combinación acabó en un disparo de zurda de Isak, que obligó a volar para meter la mano fuerte junto al palo. Pese a ello, el Atlético agotó la primera parte volcado sobre área vasca, como no queriendo saber nada del resultado, hambriento con la Liga más cerca.

Apenas un minuto le llevó al equipo rojiblanco demostrar tras la pausa que su ambición seguía intacta. Correa se plantó para el pase de la muerte a Suárez, aunque en fuera de juego. Apenas unos minutos después, era el charrúa el que perdonaba con un disparo blando a las manos de Remiro cuando tenía todo de cara. Vivía cómodo el conjunto rojiblanco, aunque faltaba la sentencia. Después de lo del Barça ante el Levante, cuando un 0-2 al descanso acabó convirtiéndose en un 3-3 que prácticamente sepultó las opciones azulgranas, en el Atlético no entendían de confianzas innecesarias.

Portu pudo dar vida al partido en una volea picada, pero Oblak puso otro pedacito de su parte para retener la victoria. Cuando la Real ya había agotado sus cinco cambios, con descanso para otro peso pesado como Oyarzabal, Simeone seguía sin mover sus piezas sobre el tablero. Con Kondogbia y Joao Félix el argentino introdujo frescura en la contención pero también desequilibrio para el último cuarto de hora.

Tuvo la sentencia Luis Suárez, pero la noche del uruguayo estaba para asistir y no para golear a tenor de lo visto, pues envió ese disparo con el exterior tan suyo muy por encima del larguero de Remiro. Tanto perdón rojiblanco no podía quedar impune y el susto del que no remata la faena llegó en un remate al poste de Portu. Fue un aviso antes del golpe. Sacó de esquina la Real y el balón le cayó muerto a Zubeldia en el área pequeña. Demasiado goloso. El donostiarra embocó a placer para sufrimiento colchonero, un clásico. Pidiendo la hora, pero al Atlético ya solo le separan del título de Liga Osasuna y Valladolid.