Jornada 25

El Atlético ejerce de líder y se sacude la presión

Los rojiblancos acaban pidiendo la hora pese a su ventaja tras el gol de Joao Félix, que no lo celebró y mandó callar al banquillo

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Llegaba en un mal momento y muy exigido el Atlético al campo del Villarreal, donde no ganaba desde hace casi seis años, pero el equipo rojiblanco, al que volvió a sonreírle la suerte, ejerció de líder en La Cerámica para dar un golpe de autoridad en la Liga y sacudirse la presión del Barça y el Real Madrid. Con su trabajado y sufrido triunfo frente a un Villarreal que habitualmente no se le da nada bien al Atlético, los colchoneros afrontarán el domingo el derbi en el Metropolitano con seis puntos de ventaja con respecto al eterno rival y con la moral reforzada, después de haber roto una pésima racha, marcada por una sola victoria en sus últimos cinco partidos y encajando goles en ocho encuentros consecutivos. Pese a salvarse de milagro de más de un gol, mantuvo por fin el Atlético su portería a cero y sentenció a falta de veinte minutos gracia a un gol de Joao Félix, quien volvió a ser suplente y, harto de las broncas de Diego Pablo Simeone, no solo no celebró el tanto, sino que explotó mirando al banquillo mandando callar y lanzando un exabrupto.

Hasta ese momento no había trabajado el joven portugués en defensa pese a la insistencia del técnico argentino, pero Joao Félix la enchufó en un momento decisivo, cuando peor lo estaba pasando el Atlético, y fue el encargado de asegurar un triunfo labrado en la primera mitad con un tanto afortunado en propia puerta. Ese primer gol casi debía apuntarse a Savic, que fue quien abrió con su cabeza el camino hacia una victoria trascendental para levantar el ánimo de un equipo que empezaba a estar acogotado ante la cercanía de azulgranas y blancos y obligado a no fallar. No ganó con buen fútbol el Atlético al Villarreal y padeció demasiado en defensa, pero en una fase de la temporada tan crucial y tras un tramo salpicado de derrotas, lo realmente importante era el triunfo, para demostrar a los otros aspirantes al título que el campeón de invierno, pese a sus altibajos, no está dispuesto a ceder su posición en lo más alto de la tabla hasta la conquista del título. Aunque, pese a su ventaja en el marcador, acabase pidiendo la hora en La Cerámica.

No fue capaz del Atlético de tener el control del partido tras el 0-2 y, encerrado en su área, padeció un auténtico bombardeo del Villarreal en la recta final, en la que se apuntó un disparo al poste de Baena en el minuto 82 y otro remate del sustituto de Trigueros que obligó solo dos minutos después a un paradón de Oblak. También sufrió mucho el Atlético durante el primer cuarto de hora ante el desborde y la velocidad de Samu Chuzwueze, que entró en el once del Villarreal en sustitución de Alcácer, baja de última hora por una lesión muscular. Entonces, Simeone cambió a la defensa de cuatro y a partir de ese momento el partido dio un giro a favor de los rojiblancos. No había creado ocasiones el equipo de Unai Emery, pero sí dominó al principio a un conjunto rojiblanco temeroso e inconsistente en su banda izquierda de la zaga y el técnico argentino tomó una decisión clave que liberó al Atlético.

0 Villarreal

Asenjo, Foyth, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, min. 60), Trigueros (Baena, min. 71, Capoue (Jaume Costa, min. 71), Parejo, Chuzwueze, Gerard Moreno y Moi Gómez (Bacca, min. 60).

2 Atlético

Oblak, Vrsaljko, Savic, Felipe, Hermoso, Saúl, Llorente, Koke, Lemar (Joao Félix, min. 46), Correa (Torreira, min. 82) y Luis Suárez (Kondogbia, min. 76).

  • Goles: 0-1: min. 27, Pedraza, en propia puerta. 0-2: min. 69: Joao Félix.

  • Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Vasco). Tarjetas amarillas a Jaume Costa (en el banquillo), Felipe, Lemar, Saúl y Albiol.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada de Liga, disputado en el Estadio de La Cerámica, a puerta cerrada.

Sin embargo, posteriormente, después de adelantarse en el marcador, los colchoneros llegaron en algún momento a defender con seis, como hicieron sin éxito en la Champions ante el Chelsea. Donde sí dio un gran rendimiento el Atlético fue por la banda derecha de la defensa, donde Correa se multiplicó junto a Vrsaljko para frenar a Moi Gómez y anular las ofensivas de un Villarreal que toca y mueve bien el balón pero se fue desesperando ante la solidez visitante, aunque fuese muy irregular a lo largo del partido.

Pese a que Koke y Saúl, que adelantó su posición de carrilero izquierdo al medio campo, no estén en un buen momento, el Atlético fue capaz de equilibrar un choque que se le había puesto complicado desde el inicio, aunque los rojiblancos comenzasen bien el encuentro con el balón que les cedió el Villarreal. No hubo apenas ocasiones en esa primera mitad en la que el líder fue a más, sobre todo después de ese gol en propia puerta de Pedraza después de un cabezazo de Savic fuese anulado por fuera de juego inexistente. El central montenegrino remató en posición legal y sin cometer falta, pero los árbitros del VAR quizás querían encontrar alguna acción ilegal, ya que tardaron hasta tres minutos en confirmar el gol del Atlético. Recurrió al oficio el Atlético para mantener su ventaja en el primer tiempo y, tras el descanso, presionó muchísimo mejor y fue relanzado por el gol de Joao Félix y la polémica actitud del delantero portugués. Y, aprendiendo después a sufrir, hasta Luis Suárez se libró de una tarjeta que le hubiese dejado fuera del derbi.