Carlo Ancelotti. / Foto: Sergio Pérez (Reuters) | Vídeo: Atlas

Presentación

Ancelotti promete un fútbol ofensivo para pelear por todo

El italiano reparte guiños a jóvenes y veteranos en su regreso al Real Madrid, señala que hablará con el club en los próximos días acerca de entradas y salidas y elude mojarse sobre el futuro de Sergio Ramos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Las puertas del Real Madrid han vuelto a abrírsele de par en par y Carlo Ancelotti está determinado a exprimir al máximo la inesperada oportunidad que le ha concedido Florentino Pérez para completar la obra que interrumpió su despido al término de la campaña 2014-15. Seis años después de aquella salida, motivada por el desplome físico tras el Mundial de Clubes en Marruecos que frenó en seco a un equipo de volaba alto y acumulaba cuatro títulos a su vera, el italiano volvió a agarrar el timón del transatlántico blanco con una puesta de largo en Valdebebas a la que la pandemia despojó del boato habitual en este tipo de actos pero en la que el entrenador que comandó el asalto a la 'décima' derrochó ilusión, ambición, elegancia, simpatía, bonhomía y diplomacia mientras enarcaba esa ceja con vida propia que marcó y marcará de ahora en adelante tantas ruedas de prensa como portavoz del trece veces rey de Europa.

«Estoy muy feliz de volver a la que siento que es mi casa. Voy a poner toda mi energía para intentar hacer lo que hicimos en el pasado. Tengo muy buen recuerdo de los dos años que pasé aquí, de los títulos y de la relación que tuve con todos, y creo que vamos a repetir algo bueno en este nuevo desafío. Sé lo que significa entrenar al Real Madrid, pero lo hago con mucho gusto, con mucha felicidad e intentaré dar el máximo», dijo en las que fueron sus primeras palabras tras consumarse el regreso.

La comparecencia no tuvo desperdicio. Ancelotti bromeó con la prensa, repartió guiños a las jóvenes apuestas del club a la par que valoraba la experiencia de los veteranos, aplaudió el legado de su precursor Zinedine Zidane, de quien subrayó que todo el mundo tiene que darle las gracias por haber hecho «un trabajo fantástico hasta el final», y prometió un «fútbol ofensivo y espectacular» que esté a la altura de las enormes exigencias de la afición, a la vez que regateó cuestiones espinosas como el futuro de Sergio Ramos, recalcando que tendrá que hablar largo y tendido sobre los múltiples asuntos que le aguardan sobre la mesa de trabajo ya que lo precipitado de su fichaje no le ha permitido repasar a fondo aún los temas que determinarán si tiene éxito o no en su nueva andadura en la capital española.

«El Real Madrid, sea lo que sea, va a competir en todas las competiciones con la mejor plantilla posible. Sobre Sergio Ramos, he llegado ahora y tengo que hablar con el club de todo esto en los próximos días. Yo no me imaginé un Real Madrid sin Carlo Ancelotti, pero ha pasado», indicó el preparador de Reggiolo.

Transición en lugar de revolución

Con el sosiego que le caracteriza, el parlamento de Ancelotti vino a constatar que el transalpino tiene muy presentes los deseos de la cúpula, que pasan por dar más peso a los valores emergentes. «Creo que la plantilla es muy buena. Hay un mix de jugadores con experiencia como Kroos, Modric, Sergio Ramos, Bale o Benzema, y un grupo de jugadores jóvenes con mucha calidad como Rodrygo, Vinicius o Valverde. Es una plantilla de calidad, pero es muy larga y tenemos que reducirla un poco», manifestó el ex del Everton, que aseguró que tuvo «cero dudas» en volver cuando recibió la llamada del Real Madrid.

Sus palabras dejaron claro también que Ancelotti aterriza más con el objetivo de llevar a cabo una transición que de encabezar una revolución que ni se amolda a su carácter ni es fácil de acometer en tiempos en los que la crisis económica derivada de la pandemia obliga a apretarse el cinturón a todos. « No se trata solo de fichar, sino de que los demás marquen más goles», respondió cuando se le preguntó si demandará el fichaje de un 'killer' que acompañe en la faceta anotadora a Benzema, único faro ofensivo del Real Madrid desde la marcha de Cristiano Ronaldo. Confía por el contrario en una mayor aportación de los centrocampistas y los extremos, empezando por Hazard, de quien recordó que es un «jugador top» que «todavía no ha exprimido su máximo potencial» por el cúmulo de percances físicos sufridos desde que desembarcó en Chamartín, pero está convencido de que «lo va a hacer porque tiene ganas».

Dijo tener «mucho cariño» a experimentados jugadores que parecían en la rampa de salida como Isco o Marcelo. También a Bale, respecto al que se mostró dispuesto a darle otra vida extra. No en vano, el galés fue un jugador decisivo en su anterior estancia en el banquillo blanco, aunque con Zidane lo tuvo crudo. «No ha jugado mucho en la Premier, pero ha marcado muchos goles. Fue muy efectivo en los últimos partidos, cuando ha tenido continuidad. Lo conozco bien. Si tiene la motivación para jugar, puede hacer una gran temporada, no tengo ninguna duda», señaló sobre el 'Expreso de Cardiff', que tras cumplir su año de préstamo en el Tottenham tendría que regresar a Valdebebas para agotar el año de contrato que le resta.

Carlo Ancelotti, celebrando la Bundesliga que ganó con el Bayern de Múnich. / John MacDougall (Afp)

A la caza de un repóker inédito

Carlo Ancelotti retorna al Real Madrid con la posibilidad de hacer historia de nuevo. Único entrenador que puede presumir de haber conquistado el título de liga en cuatro de las cinco grandes competiciones europeas (Serie A 2003-04 con el Milan, Premier League 2009-10 con el Chelsea, Ligue 1 2012-13 con el PSG y Bundesliga 2016-17 con el Bayern), completaría un repóker inédito si es capaz de darle a los blancos su trigésimo quinto trofeo en el torneo de la regularidad.

En su primera etapa, el preparador de Reggiolo ganó 89 de los 119 partidos (74,7%) en los que tuteló al Real Madrid, acreditando el mayor porcentaje de triunfos entre los entrenadores que han dirigido al conjunto de Chamartín en al menos medio centenar de encuentros, lo que le permite mirar por el retrovisor a figuras del calibre de José Mourinho, Luis Carniglia, Zinedine Zidane, José Villalonga o Leo Beenhakker, todos ellos por encima del 60%. Acumula 20 títulos en 25 años como técnico, en los que ha dirigido a diez equipos con mucha mano izquierda.