Una imagen del partido Real Sociedad-Rijeka. / EFE

Grupo F | Jornada 5

La Real se complica la vida en Europa

No puede ganar a un Rijeka eliminado de la competición en un partido en el que siempre fue a remolque en el marcador y se jugará el pase a dieciseisavos de final en Nápoles

IMANOL TROYANO San Sebastián

La Real Sociedad se complica el pase a dieciseisavos de final de la Europa League. El Rijeka en el Reale Arena parecía el rival más propicio para encarrilar la clasificación, pero todo se torció en el minuto 37 de partido cuando el cuadro croata se adelantó en el marcador a través de un córner. A partir de ese momento, tocó remar siempre a contracorriente y la Real no pudo llegar a la orilla.

Los donostiarras entraron al campo de la manera más intensa posible, daba la sensación de que le tocaba remontar el encuentro, y pronto disfrutó de buenas ocasiones para inaugurar el marcador, pero Isak falló cada oportunidad que salió de sus botas. El sueco estuvo negado de cara a puerta.

El Rijeka defendía con una línea de cinco atrás y con todos sus hombres en campo propio, pero eso no evitaba que la Real encontrara numerosas grietas en el entramado defensivo croata. Los guipuzcoanos se plantaron ante la meta defendida por Nevistic repetidamente, pero no acertaban a la hora de rematar.

2 Real Sociedad

Remiro; Zaldua (Gorosabel, min. 67), Le Normand, Zubeldia, Monreal; Zubimendi, Merino, Silva (Willian José, min. 67); Oyarzabal (Portu, min. 79), Januzaj (Roberto López, min. 79) e Isak (Bautista, min. 58).

2 Rijeka

Nevistic; Tornecak, Velkovski (Joao, min. 86), Galovic, Capan, Stefulj; Muric (Pavicic, min. 74), Halilovic, Loncar, Menalo (Anastasio, min. 79); Andrijasevic (Yateke, min. 86).

  • goles: 0-1, min. 37: Velkovski. 1-1, min. 68: Jon Bautista. 1-2, min. 73: Loncar. 2-2 min. 78: Monreal.

  • árbitro: Joao Pinheiro (Portugal). Amonestó a Merino, Andrijasevic y Halilovic.

  • incidencias: Encuentro de la quinta jornada de la fase de grupos de Liga Europa disputado sin público en el Reale Arena.

El conjunto visitante, por su parte, buscaba los contraataques para generar peligro ante una Real que no se replegaba de manera adecuada y defensivamente siempre aparecía partida. De un córner llegó el tanto de Velkoski para poner en desventaja a los realistas. Era la única forma que tenía el Rijeka de hacer daño.

Sin saber muy bien cómo, la Real llegó al descanso por debajo en el marcador. La segunda mitad arrancó con una clara ocasión del Rijeka que pudo suponer un nuevo tanto en contra, pero Remiro salvó los muebles y la diferencia no se movió.

A la hora de partido Imanol comenzó a mover el banquillo y dio entrada a Bautista por Isak. El delantero de Errenteria tardó diez minutos en empatar el duelo tras una gran maniobra dentro del área. Las cosas se veían de otro color, pero el Rijeka, de nuevo de un córner cogió ventaja.

Nadie se lo podía creer, pero la realidad era que los blanquiazules volvían a estar por debajo en el luminoso con menos de veinte minutos de juego por delante. El empate de Monreal en el minuto 79 alivió un poco a los realistas, que se volcaron en busca de la remontada que nunca llegó.

La Real se lo jugará todo en Nápoles. Tiene que calcar el resultado del AZ Alkmaar para sellar su clasificación. Las cuentas están claras. La Real es capaz de todo. De empatar ante el colista del grupo y veremos si de asaltar el estadio Diego Armando Maradona.