El presidente del Barça, Joan Laporta, en una imagen junto al técnico Xavi Hernández. / efe

Laporta: «El club no es culpable pero sí el máximo responsable»

El presidente del Barça admite que la reventa desbordó los mecanismos de control heredados de la época de Bartomeu y permitió la invasión alemana ante el Eintracht

COLPISA

Cinco días después de la eliminación en cuartos de la Liga Europa ante el Eintracht y de la vergonzosa invasión de hinchas alemanes del Camp Nou, Joan Laporta compareció este martes ante los medios para intentar analizar y dar explicaciones sobre lo sucedido con la venta de entradas en ese partido.

Para empezar, el presidente del Barça dpidió perdón a los socios culés por lo ocurrido y reconoció que «el club no fue culpable pero sí máximo responsable». «Quiero agradecer a los barcelonistas que asistieron al partido contra el Eintracht, en Semana Santa. Y les pido disculpas, porque se sintieron incomodados por la masiva presencia de aficionados alemanes», explicó el máximo dirigente del club azulgrana..

Posteriormente, Laporta insistió que «el club no vendió entradas a los alemanes excepto las 5.000 que obliga la UEFA». Poco después, sin embargo, matizó que también se vendieron el 45% de las entradas VIP y 238 entradas más por culpa de un error informático.

Laporta detalló que «se recibieron más de 27.201 peticiones de compra desde Alemania y el sistema se desbordó. Agentes no oficiales y externos al club, grupos organizados y especialistas en la reventa, hicieron que los mecanismos de control fueran superados e ineficientes».

«Medidas adoptamos, pero fueron superadas y resultaron insuficientes. Hubo una mala praxis, es una evidencia. Es triste que las localidades vayan a parar al equipo rival y será objeto de análisis», indicó Laporta, recordando que «este sistema usado es heredado de la época anterior», por lo que venía funcionado desde hace años.

Tras esta nueva andanada al expresidente Josep Maria Bartomeu, Laporta anunció que a partir de ahora las para partidos europeos «serán nominales y digitales para evitar esta especulación porque hay gente que vive de esto, es su modus operandi». «Es un cambio de cultura porque queremos saber quién es la persona que entra en el estadio para tener una trazabilidad», indicó a Lluís Venteo, jefe de seguridad del club. «El Seient Lliure solo será para los socios».

Laporta confirmó que en la misma noche del partido le confesó al técnico Xavi Hernández que todo apuntaba a una «reventa generalizada», un asunto «lamentable». Y dijo que le preocupó incluso que el autocar del Barça fuese apedreado a la puerta del estadio por los hinchas teutones. Afortunadamente, la policía, con buen criterio, desvió a la expedición azulgrana hacia otra puerta.

Laporta acusa a los árbitros de desvituar la Liga y reclama una «objetividad absoluta»

En el plano deportivo, Laporta asumió que el título de Liga ya es casi una utopía tras la derrota del Barça en su feudo ante el Cádiz, aunque insistió en no rendirse mientras las matemáticas indiquen que es posible. Y se quejó de las actuaciones arbitrales, que a su juicio desvirtúan el torneo de la regularidad. El alto dirigente culé no entró en situaciones concretas, pero el barcelonismo se queja por la no expulsión de Camavinga en el reciente Sevilla-Real Madrid, los tres penaltis pitados a favor del Madrid ante el Celta y los tres contra el Barça ante el Levante

«Hay algunas situaciones que se están produciendo y que las deberíamos comentar de vez en cuando y son muy obvias. Hoy no es el día porque estamos hablando de otro tema, pero este también es muy serio por lo que se está produciendo», subrayó Laporta.

«Hay situaciones que desde el Barça no las hemos visto bien, y espero que los responsables del asunto arbitral hagan lo posible para que esto recupere lo que debe ser, una objetividad absoluta, y que no se produzcan situaciones muy obvias que desvirtúan la competición», añadió.