Dieciseisavos / Vuelta

El Sevilla juega con fuego en Zagreb pero no se quema

Un extrañó penalti de Acuña complicó un partido que parecía controlado y amenazó con una remontada del Dinamo Zagreb finalmente abortada

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

No convenció y acabó sufriendo hasta el final, pero el Sevilla, rey de la Europa League, ya está en octavos de final de la competición. Llegaba a Zagreb para medirse al Dinamo con la confianza que le daban los dos goles de ventaja logrados en el Pizjuán (3-1) y en el Maksimir calculó demasiado con ese resultado en la cabeza. Fútbol control y la situación en zona de confort hasta que un penalti por mano de Acuña –él no quería– obligó a la agonía hispalense. Jugaron con fuego los pupilos de Lopetegui, incluso en inferioridad en los últimos minutos tras la expulsión por doble amarilla de Delaney, pero finalmente evitaron quemarse.

De inicio pareció un planteamiento muy ofensivo de Lopetegui, con el Papu Gómez como interior y Ocampos, Rafa Mir y Tecatito Corona como tridente ofensivo. Estaba advertido por la remontada del sempitern campeón croata ante el Tottenham la temporada pasada, cuando el entonces equipo de Mourinho se dejó el 2-0 de Londres en el Maksimir. Al amparo de su ruidosa afición el Dinamo dejó el balón en poder del rival en los primeros minutos, pero fue muy vertical a la contra, rondando el área sevillista en busca del talento rematador de Petkovic.

No estaba muy contento Lopetegui en el banquillo ante la mayor sensación de peligro local. Se animó aún más el conjunto croata con el desarrollo del partido y fue recuperando en posiciones cada vez más comprometidas para el Sevilla. Fruto de un robo nació una buena ocasión para Misic, que condujo con velocidad y probó el remate lejano, envenenado tras impactar en la zaga hispalense. Era necesario el control del partido desde el centro del campo sevillista para estirar posiciones y al menos amenazar al Dinamo.

1 Dinamo Zagreb

Livakovic, Ristovski (Spikic, min. 62), Théophile-Catherine, Sutalo, Franjic, Stefulj (Bockaj, min. 62), Tolic (Bulat, min. 53), Misic, Gojak (Menalo, min. 75), Petkovic (Emreli, min. 62) y Orsic.

0 Sevilla

Bono, Montiel (Navas, min. 46), Koundé, Diego Carlos (Delaney, min. 46), Acuña, Rakitic (Jordán, min. 71), Fernando, Papu Gómez (Óliver Torres, min. 71), Ocampos, Rafa Mir (En-Nesyri, min. 81) y Corona.

  • Gol: 1-0: min. 65, Orsic, de penalti.

  • Árbitro: François Letexier (Francia). Amonestó a Acuña y Bono, por el Sevilla. Expulsó por doble amarilla a Delaney.

  • Incidencias: Partido de vuelta de dieciseisavos de la Europa League disputado en el Stadion Maksimir (Zagreb).

Con el partido en una fase anodina, el conjunto andaluz ya controlaba más cómodamente la situación, administrando su ventaja. Generó peligro a través de un remate desviado de Rafa Mir y aunque se la jugó el poderoso Diego Carlos no rehuyendo el choque con Gojak en su propia área, el Sevilla llegó al descanso mejor que su rival. Buenas noticias en cuanto al resultado pero contratiempo serio con la lesión de Diego Carlos justo antes de la pausa.

Con Navas y Delaney por los tocados Montiel y Diego Carlos el Sevilla regresó al terreno de juego dispuesto a lograr el gol que dejase sentenciada la eliminatoria. Lo pudo lograr Delaney tras una jugada a balón parado pero dudó entre el pase y el remate y se esfumó la oportunidad. También Rafa Mir, que no pudo hacer bueno el pase de Acuña desde el costado izquierdo. Más allá de las ocasiones, el conjunto de Lopetegui asumió el mando del partido a través de la posesión. Con el balón en su poder la situación parecía totalmente controlada.

Una fatalidad

Tan mal lo debió ver Kopic que incluso retiró a Petkovic, su delantero de referencia, necesitando un par de goles para igualar la eliminatoria. Sin embargo, una fatalidad de Acuña, al que en el área hispalense el balón le impactó en el brazo de rebote, complicó el asunto. Penalti extraño porque el lateral izquierdo argentino no tenía ninguna intención pero pena máxima que transformó sin atisbo de duda Orsic. A un solo gol de forzar la prórroga, el Maksimir apretó más que nunca, soñando con otra noche de remontada en Europa.

A pesar de todo, el Sevilla mantuvo la calma, insistiendo en su propuesta de dormir el encuentro desde el manejo de la pelota. No evitó que el arreón del Dinamo produjese dos buenas ocasiones de Bockaj y Menalo, pero también pudo ganarse la tranquilidad en un testarazo que Ocampos envió fuera con todo a favor y en una contra que Rafa Mir finalizó con un disparo alto. El pase a octavos estuvo en el aire hasta el final, más aun con la doble amarilla a Delaney que obligó a resistir con diez.