Jornada 5 / Grupo G

El Betis cumple ante el Ferencvaros y avanza a dieciseisavos

La remontada del Leverkusen ante el Celtic deja el grupo resuelto, con los alemanes líderes y los andaluces segundos

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

A pesar de que la tarde, fría y lluviosa, y el flojo nivel del adversario, colista sin haber puntuado, no motivaban, cumplió con su obligación el Betis. Tenía que ganar y lo hizo sin sobresaltos para celebrar su pase a dieciseisavos de final de la Liga Europa como segundo de grupo, ya que el Leverkusen remontó ante el Celtic.

Enseguida, el cuarentón Joaquín le puso un gran balón en profundidad a Bellerín, que a su vez asistió a Tello para que el catalán, entrando desde la segunda línea, marcase su segundo gol de la temporada. El primero, curiosamente, se lo hizo también al Ferencvaros en Budapest.

Dispusieron los andaluces de un par de buenas ocasiones más en el primer acto, pero Borja Iglesias no superó primero al portero Dibusz en el mano a mano en el que le dejó Claudio Bravo con un saque largo, y más tarde no marcó porque su remate lo desvió Miranda cuando era gol o gol.

2 Betis

Bravo (Rui Silva, min. 76), Bellerín, Bartra, Edgar, Miranda, Guido, Canales, Joaquín (Lainez, min. 76), Rober (Guardado, min. 67), Tello y Borja Iglesias.

0 Ferencvaros

Dibusz, Botka (Wingo, min. 79), Blazic, S.Mmaee, Kovacevic, Cabraja, Vecsei (Laidouni, min. 71) Loncar, Zachariassen, Nguen y R.Mmaee (Mak, min. 71).

  • Goles: 1-0: min. 5, Tello. 2-0: min. 52, Canales.

  • Árbitro: Ruddy Buquet (Francia): Amarilla a Botka, Vecsei y Laidouni.

  • Incidencias: Partido de la quinta jornada del grupo G en la Liga Europa, disputado en el Benito Villamarín ante 30.000 espectadores.

Todo era tan fácil que el Betis levantó el pie del acelerador y dejó hacer a los magiares, ya sin opciones incluso de jugar la Conference League. Generaron alguna inquietud el belga Ryan Mmaee y Tomak Nguen, un delantero con una historia curiosa. Es internacional noruego pero nació en Kenya y es hijo de refugiados de Sudán del Sur.

Se enfadó Pellegrini por algunas pérdidas de balón y alertó a sus jugadores en el descanso del riesgo que tienen los excesos de relajación en el fútbol moderno. De nuevo, salió bien el Betis y volvió a marcar muy pronto. Otra jugada por la derecha y enorme zurdazo desde fuera del área de Canales. Magia cántabra bajo la lluvia en Sevilla.

El Betis durmió el partido, que fue muriendo sin más noticias que la ovación de gala a Joaquín, que disfrutó de su primer titularidad tras anunciar que en junio se retira, y el inconveniente de la lesión de Claudio Bravo. En el tramo final, más inquietud de la gente por lo que ocurría en el BayArena que por el desarrollo del juego en el Villamarín. Se celebró la remontada de los alemanes (3-2) porque dejaba sin opciones a los escoceses y el Betis tiene que cerrar el grupo en Glasgow.