Danjuma celebra su gol ante el Young Boys. / José Jordán (Afp)

Jornada 4

El Villarreal sigue creciendo en Europa

Los de Emery, que no dejaron grandes sensaciones, suman una valiosa victoria frente al Young Boys para acercarse a la clasificación a octavos

JUANJO GONZALO Madrid

Europa es un bálsamo para el Villarreal. Lo fue la campaña pasada, cuando logró alzarse con el título de campeón de la Europa League, y este curso vuelve a ser especial. Máxime con la inestable situación que se vive en el campeonato doméstico. Desde el inicio, hubo esa comunión especial con La Cerámica que exigía Unai Emery en la previa del choque ante un Young Boys que demostró ser un equipo duro y difícil de batir.

Sacó de nuevo partido el cuadro 'groguet' a la efectividad en ataque y castigó a los suizos con un Capoue protagonista con su gol y la asistencia con la que Danjuma, una vez más, cerraba un partido de Liga de Campeones que le vuelve a dar alas y mucha confianza al equipo.

Sin nada que perder llegaba un Young Boys que buscó el dominio y asustar al Villarreal desde los primeros compases del partido, en el que demostró ser mucho más que pura velocidad. Una faceta ya conocida de los helvéticos, que pudieron ponerse en ventaja en un par de acciones que fueron incapaces de finalizar.

2 Villarreal

Rulli, Mario, Albiol, Pau Torres, Pedraza (Estupiñán, min. 75), Capoue, Coquelin (Alberto Moreno, min. 75), Parejo (Moi Gómez, min. 91), Yéremy Pino (Samu Chukwueze, min. 59), Dia (Trigueros, min. 59) y Danjuma.

0 Young Boys

Faivre, Hefti (Maceiras, min. 75), Burgy, Lauper, Garcia (Lefort, min. 75), Sierro (Mambimbi, min. 75), Rieder, Aebischer; Ngamaleu (Siebatcheu, min. 82), Elia y Fassnacht.

  • Goles: 1-0: min. 36, Capoue. 2-0: min. 89, Danjuma.

  • Árbitro: Serdar Gözübüyük (Países Bajos). Amonestó a Pedraza, Mario Gaspar y Parejo por parte del Villarreal y a Sierro, Ngamaleu, Aebischer y Elia por parte del Young Boys.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo F de Liga de Campeones, disputado en el Estadio de La Cerámica, que presentó un buena imagen con más de 14.000 espectadores en las gradas, 400 de ellos llegados desde Suiza.

Fue con el gol de Capoue, en una excelente jugada a balón parado en la que sorprendió a todos y tras la aparición en el segundo palo de Mario Gaspar, cuando los de Emery empezaron a carburar. Un tanto que levantó a las gradas del Estadio de La Cerámica, volcado con el equipo amarillo. Ya sin el corsé del inicio, el crecimiento del submarino fue exponencial, mostrando algunas triangulaciones interesantes en el juego de ataque e, incluso, adelantando las líneas.

No fueron buenas las sensaciones del conjunto castellonense en la cita europea a pesar del trabajado triunfo, volviendo a sufrir ante las acometidas de los de Wagner en una mala segunda mitad. El tanto de Fassnacht en una jugada a balón parado hizo temblar a todo un estadio que respiró cuando el colegiado neerlandés lo anuló por fuera de juego tras su revisión en el VAR. Aún con el susto en el cuerpo, Albiol salvó bajo palos el empate tras un mal despeje de Rulli.

Fue un Young Boys algo más timorato que en Berna, con Ngamaleu desaparecido y un Elia algo más apagado. Volvió a funcionar, un día más, la banda izquierda del Villarreal. Un puñal con la presencia en ataque de Danjuma, nuevamente protagonista con un gol que cerraba el triunfo en Liga de Campeones. Aunque en esta ocasión, tras una buena jugada y posterior robo de Capoue. Ahora, para los de Emery, la permanencia en Europa está mucho más cerca.