Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético. / efe

Análisis

Simeone, una inversión segura para el Atlético

El técnico cobra cerca de 50 millones brutos por temporada pero el club ingresa una media de más de100 cada año solo con la Champions

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

El Atlético sacó del armario su viejo traje a medida del Cholo Simeone, resultadista y a la defensiva, alejado del brillo y la elegancia del que luce en esta Liga, para cumplir una vez más el objetivo deportivo y, sobre todo económico, trazado por el club. Cada temporada nace con el doble reto de que los rojiblancos terminen la Liga entre los cuatro primeros y superen al menos la fase de grupos en la Champions. De nuevo, Simeone no falla y demuestra por qué es el entrenador mejor pagado del mundo. Cobra en torno a 3,6 millones brutos al mes, con extras cerca de 50 millones brutos por temporada, y aun así le sale muy rentable al Atlético, que el curso pasado, por ejemplo, cayó en cuartos ante el Leipzig y obtuvo unos ingresos que rondaron los 100 millones solo en la máxima competición continental.

«Para algunos puede ser normal, pero para mí no lo es, para mí es muy importante. El primer objetivo está cumplido y tenemos que disfrutarlo», reivindicó el técnico argentino tras la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones por séptima vez en ocho participaciones. Ese es el dato irrefutable, si bien no dijo nada de que se clasificó también con su segundo peor registro de puntos, como segundo por tercer año seguido, sin hacerle un gol al Lokomotiv de Moscú y tras sufrir mucho más de lo que indica el 0-2 al Salzburgo en la jornada final.

Al ser segundo, el Atlético se ve abocado a un sorteo peliagudo el próximo lunes. Evita al Bayern de Múnich, líder en su grupo, y al Real Madrid, pero hay seis posibles adversarios que solo con citarlos asustan: Liverpool, Juventus, Manchester City, Borussia Dortmund, PSG y Chelsea. Existen precedentes recientes con todos, menos con el París Saint Germain de Neymar y Mbappé y el Manchester City de Pep Guardiola y un ex como Rodrigo Hernández.

El duelo más cercano fue ante el Liverpool de Jürgen Klopp, al que eliminó de milagro el ejercicio pasado en octavos. Oblak sufrió más tiros que nunca en la Champions para sostener el 1-0 del Metropolitano y en la prórroga se descubrió al Marcos Llorente delantero con dos goles decisivos. Sin embargo, los últimos precedentes ante la Juventus, con triplete de Cristiano en la vuelta de Turín, el Dortmund y el Chelsea resultaron muy negativos para el Atlético.

«Me parece una maravilla que los octavos de final sean ese tipo de partidos. Queremos partidos grandes, con rivales importantes y si no te tocan ahora te tocarán más adelante. Esta es la Champions», remarcó Mario Hermoso, autor del gol que cambió el partido en Salzburgo. «Pocos equipos o casi ningún equipo quiere jugar contra nosotros. Somos un equipo fuerte, una plantilla amplia, tenemos grandes recambios... Puedo asegurar que sea el rival que sea, el equipo va a salir a competir y a ganar. Seremos un rival complicado», argumentó el defensa ante lo que le espera al Atlético en el sorteo del lunes.

Antes, el derbi de Valdebebas que este sábado podría dejar casi sentenciada la Liga. Llega el Atlético como líder invicto, con seis puntos de ventaja sobre el Real Madrid y con un partido menos, pero el conjunto de Zinedine Zidane ha renacido tras ganar las últimas dos finales ante el Sevilla y el M'Gladbach y se crece cuando está más contra las cuerdas.