Julen Lopetegui da las gracias a la afición del Pizjuán tras la goleada sufrida ante el Dortmund. / reuters

Grupo G / Jornada 3

Lopetegui se despide del Sevilla emocionado y cede el testigo a Sampaoli

El Dortmund destrozó a la contra al equipo hispalense, que volvió a hacer aguas atrás, también con una defensa de cinco, y el técnico vasco, que estaba sentenciado, fue destituido de forma oficial tras la goleada

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZ Madrid

Julen Lopetegui se despidió este miércoles del Sevilla con otra goleada en la Champions en el Pizjuán, pero tras recibir una inolvidable ovación por parte de la afición hispalense, antes de ceder el técnico vasco de forma oficial el testigo a Jorge Sampaoli. Lopetegui se marchó emocionado dando las gracias desde el césped a los seguidores del Sevilla que, puestos en pie en la grada, premiaron su trabajo con aplausos. Reconocido por la afición sevillista, Lopetegui debe abandonar sin embargo la que hasta ahora era su casa y será el argentino quien regresará al banquillo hispalense para hacerse cargo de un equipo hundido en Europa y en la Liga. Al igual que ante el City en la primera jornada, el Sevilla encajó cuatro goles, pero exhibió mucho orgullo y actitud incluso tras recibir el segundo tanto, marcado por el codiciado Bellingham, y no mereció tanto castigo ante el Dortmund.

El equipo alemán destrozó a la contra al Sevilla, que también hizo aguas con una defensa de cinco y no tuvo contundencia en ataque cuando tuvo posibilidad de empatar. En situación crítica el Sevilla y con Lopetegui ya sentenciado antes de recibir al Dortmund, el conjunto andaluz volvió a mostrar sus limitaciones en ambas áreas y el Dortmund se aprovechó de su debilidad. Tan alejado el Sevilla de la solidez y fialibilidad de tiempos recientes, cuando tenía a Koundé y Diego Carlos como centrales, el conjunto hispalense debió rendirse frente a un rival que aunque tampoco tiene el poderío de antaño, hizo sufrir al equipo español con sus rápidas transiciones y retrató una vez más a una zaga muy endeble.

Tras verse en desventaja muy pronto pudo el Sevilla includo quedarse con diez a los 20 minutos, cuando En-Nesyri abortó gracias a un carrerón una contra de hasta tres jugadores visitantes y el árbitro mostró la roja al marroquí. Sin embargo, el VAR le hizo rectificar por una falta previa a Jesús Navas y el Sevilla se libró de la expulsión de En-Nesyri, autor del gol que redujo distancias en una segunda mitad en la que los locales no dejaron de intentarlo para tener opciones.

1 Sevilla

Bono, Jesús Navas (Montiel, min. 46), Carmona, Gudelj, Kike Salas, Alex Telles, Jordán (Dolberg, min. 77), Rakitic (Delaney, min. 62), Isco (Pau Gómez, min. 62), En-Nesyri y Suso (Lamela, min. 46).

4 Borussia Dortmund

Meyer, Meunier, Süle, Schlotterbeck, Guerreiro (Rothe, min. 80), Emre Can, Özcan (Papadopoulos, min. 85), Adeyemy (Malen, min. 64), Bellingham, Brandt (Thorgan Hazard, min. 85) y Moukoko (Modeste, min. 80).

  • Goles: 0-1: min. 6, Guerreiro. 0-2: min. 41, Bellingham. 0-3: min. 43, Adeyemi. 1-3: min. 51, En-Nesyri. 1-4: min. 75, Brandt.

  • Árbitro: Maurizio Mariani (Italia). Tarjetas amarillas a Gudelj, Lamela, Özcan y Kike Salas.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga de Campeones, disputado en el Sánchez Pizjuán.

Entre gritos de «¡Pepe Castro, dimisión!», pero con una indiferencia generalizada en la grada se marchó el Sevilla a los vestuarios tras el 0-3 del descanso, al que se llegó con el Dortmunt superior pero con un resultado a favor excesivo, al llevarse el Sevilla dos goles en apenas un par de minutos, cuando había competido y peleado con ahínco durante 40 por como mínimo lograr un tanto. Meyer y la falta de puntería de En-Nesyri y Carmona mantuvieron por delante al Dortmund, relanzado en ataque por la calidad de Bellingham, el joven centrocampista inglés pretendido por el Real Madrid, que su acción del 0-2 dejó clavado a Gudelj con un regate fantástico. Con el Sevilla desconcertado no tardó en caer otro al filo del primer tiempo, pero en vez de reaparecer tras el descanso entregado, el equipo hispalense continuó con su empuje frente a un Dortmund conservador pero letal al contragolpe.

Con En-Nesyri siempre muy peligroso y protagonizando casi todas las acciones de ataque, el Sevilla, aunque pudo encajar algún otro antes del cuarto, se vació y acarició el segundo tanto. No dispuso en la segunda parte de ocasiones muy claras para reducir distancias, pero sí dejó el Sevilla buenas sensaciones, hasta que con otro ejemplo de desajuste defensivo permitió que Brandt rematase de cabeza sin oposición para batir de nuevo a Bono. Entonces el equipo sí perdió toda la fe y el Dortmund manejó el tramo final, aunque Dolberg estrelló un balón en el larguero en el 85'.