Borrar
Vinicius conduce el balón perseguido por Rodri y Walker. Thomas Coex (Afp)
Real Madrid y City dejan las espadas en alto para el Etihad
Semifinales | Ida

Real Madrid y City dejan las espadas en alto para el Etihad

Los blancos se repusieron al dominio inicial de los visitantes con un gol de Vinicius y pudieron doblar la renta, pero De Bruyne selló las tablas en un duelo marcado por el temor mutuo

Óscar Bellot

Madrid

Lunes, 8 de mayo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Presos del temor mutuo que se profesan las superpotencias, Real Madrid y Manchester City optaron por dejar las espadas en alto para el Etihad. El recinto de los 'skyblues' dictará sentencia el próximo miércoles en una eliminatoria cuya ida disputaron ambos ejércitos en el Santiago Bernabéu con el freno de mano echado pensando en la vuelta y sin asomo de la épica y las algarabías ofensivas que marcaron el cruce del año pasado en uno y otro estadio.

El vigente campeón de Europa jugó a que no pasase nada durante la media hora inicial y se adelantó con su primer disparo a puerta. Vinicius, tras una cabalgada extraordinaria de Camavinga, acalló con un derechazo la energética puesta en escena del equipo de Pep Guardiola, que amasó la bola en la primera parte pero careció de colmillo con un Haaland arrestado en todo momento por la zaga de Carlo Ancelotti.

Los blancos crecieron y disfrutaron a vuelta de vestuarios, hasta el punto de someter al City por momentos. Pero cuando más cómodos se encontraban los locales, el campeón británico les pagó con la misma moneda. Un remate desde la frontal de De Bruyne neutralizó la ventaja del conjunto de Chamartín y dejó todo abierto para el segundo y definitivo asalto en el templo de la escuadra mancuniana.

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Rüdiger, Alaba, Camavinga, Kroos (Tchouaméni, min. 84), Valverde, Modric (Nacho, min. 87), Rodrygo (Asensio, min. 81), Benzema y Vinicius.

1

-

1

Manchester City

Ederson, Walker, Stones, Rúben Dias, Akanji, Rodri, De Bruyne, Gündogan, Bernardo Silva, Haaland y Grealish.

  • Goles: 1-0: min. 36, Vinicius. 1-1: min. 67, De Bruyne.

  • Árbitro: Artur Dias (Portugal): Amonestó a Kroos, Ancelotti, Gündogan, Camavinga y Bernardo Silva.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la ida de semifinales de la Liga de Campeones, disputado en el Santiago Bernabéu ante 63.000 espectadores.

Ancelotti, que igualó a Alex Ferguson como el técnico con más partidos dirigidos en la Champions al alcanzar los 190 choques en la máxima competición continental, dispuso su once de referencia, más allá de la entrada de Rüdiger por el sancionado Militao, para medirse a un Manchester City vestido también con el traje de gala, a excepción del lesionado Aké.

El eterno aspirante compareció con espíritu autoritario a partir de la superioridad de efectivos en el centro del campo y Haaland atemorizando con su imponente presencia en el área. La primera vez que el noruego trabó contacto con el esférico se hizo un silencio sepulcral en el Santiago Bernabéu. Su capacidad de intimidación es equiparable a la de un misil hipersónico, aunque los blancos apenas le permitieron abandonar el silo en todo el partido. El Real Madrid, precipitado de entrada con la pelota, aceptó acantonarse en el primer tercio del campo y rebajó el empuje 'skyblue' con aplomo y solidaridad defensiva. Filas prietas, ordenó Ancelotti, con Vinicius como principal verso libre.

Noticia Relacionada

Pese a su abrumador dominio territorial, el equipo de Guardiola solo contabilizó un par de disparos desde la frontal que abortó Courtois con sobriedad. En definitiva, puso demasiados huevos para que saliese tan poca tortilla. Lo contrario sucedió con la tropa de Ancelotti, cuya capacidad para manejar los tiempos resulta proverbial. Un par de estiradas lideradas por Vinicius le sirvieron para meterle el miedo en el cuerpo al City. La primera, un contra que germinó a partir de un robo de Alaba, se torció en la errática recepción de Benzema. La segunda, una colada en la que el carioca apuró la línea antes de levantar la cabeza y servir un pase de la muerte al '9', espiró en las botas de Rúben Dias cuando el lionés se relamía en el segundo palo. A la tercera, sin embargo, fue la vencida. Camavinga, un purasangre capaz de mutar de lateral a interior en un pestañeo, destrozó las líneas enemigas con una conducción exuberante y entregó a Vinicius, que conectó un derechazo desde la frontal que pulverizó las redes de Ederson.

Ederson salva al City

El City, mandón pero sin filo, se marchó al descanso apabullando en la estadística pero con las orejas gachas. El Real Madrid, tan reactivo como letal en su único disparo a puerta, alcanzó el intermedio con la satisfacción de haber implementado a la perfección el plan de Carletto, que pasaba por minimizar riesgos atrás, desgastar a los 'citizens' y golpearles a la contra.

Noticia Relacionada

La ventaja otorgó vuelo al Real Madrid, que regresó de vestuarios firmando una jugada primorosa al primer toque a la que solo le faltó que Benzema le pusiese la guinda con un golazo marca de la casa. Lo evitó Ederson sacando una mano prodigiosa para alivio de un City al que le convenía que el duelo se descamisase. Lo evidenció De Bruyne en la primera ocasión que el belga logró salir de la encerrona blanca. Había fuera de juego, pero la acción reforzó tanto al ex del Wolfsburgo, que remató con el alma, como a Courtois, autor de una parada titánica. También agradeció el aumento de revoluciones Haaland, que celebraba su salida de la cárcel justo cuando Alaba apareció para ponerle de nuevo los grilletes.

Con todo, fue el bando de Ancelotti el que subió una marcha, con Camavinga, Vinicius y Rodrygo apareciendo por todas partes. Sufrió el City con la efervescencia de la 'next generation' blanca, que olió sangre pero echó en falta una versión más efectiva de Benzema para doblar la renta. Y los 'skyblues' le devolvieron la moneda golpeando a su rival cuando peor pintaba el partido para las huestes de Guardiola. Una pérdida de Camavinga preludió el gol desde la frontal de De Bruyne, que culminó con un derechazo inapelable una eléctrica triangulación entre Rodri, Grealish y Gündogan.

Acarició el segundo Benzema cabeceando en el segundo palo una falta botada por Kroos, pero Ederson respondió con una mano pétrea. También Tchouaméni con un trallazo desde media distancia, de nuevo blocado por Ederson con una palomita. El cancerbero brasileño, casi siempre en segunda fila, acabó siendo esta vez el principal protagonista de un City con menos pólvora de la prevista, pero más resiliencia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios