Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 22 de junio
Jamal Musiala, la estrella del Bayern de Múnich. AFP
Musiala, el tesoro del Bayern que entrena sus ojos con neurociencia
Bayern Múnich-Real Madrid

Musiala, el tesoro del Bayern que entrena sus ojos con neurociencia

El siguiente paso en el mundo del fútbol será la velocidad cognitiva en la toma de decisiones: «El cerebro lo es todo», señala el doctor Mikel Alonso, CEO de Brain Data Sports

Isaac Asenjo

Madrid

Miércoles, 1 de mayo 2024, 07:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Jürgen Klopp, Arsène Wenger, Ralf Rangnick o Julian Nagelsmann han resaltado que el siguiente paso en el mundo del fútbol será la velocidad cognitiva en la toma de decisiones. Una vez que el juego se ha vuelto más conceptual y estructurado, y que el factor físico se alarga durante cada vez más tiempo al máximo nivel, varios técnicos de prestigio consideran que el siguiente paso que cambiará este deporte es la neurociencia, algo que conoce muy bien Jamal Musiala (Stuttgart, 2003).

El talentoso jugador del Bayern de Múnich, gran amenaza para el Real Madrid en las semifinales de la Liga de Campeones y un tormento para Lucas Vázquez en el duelo de ida disputado en el Allianz Arena, trabaja desde hace unos años con Steffen Tepel, su neuroentrenador personal en el conjunto bávaro, quien pule mediante esta ciencia que se ocupa del sistema nervioso al medio ofensivo y gran amigo de Jude Bellingham, con quien coincidió en las categorías inferiores de Inglaterra antes de decantarse por Alemania.

El técnico se encarga de preparar la coordinación entre sus ojos, el movimiento corporal y su cerebro para convertir acciones preparadas en movimientos naturales y, con ello, ganar un tiempo sobre el césped que se antoja fundamental. «Cuanto más educas tu cerebro para actuar y pensar como deseas, más mejoras. La neurociencia se puede utiliza de muchas formas como por ejemplo para ejercitar la visión periférica, coordinación, la intuición, la automatización de movimientos...El cerebro lo es todo; es el origen de todos nuestros movimientos. Si no se piensa bien, todo lo entrenado desaparece. Si no estás concentrado, pierdes toda la información relevante para rendir bien», explica a este periódico Mikel Alonso, doctor en neurociencia aplicada al comportamiento y CEO de Brain Data Sports.

Las dos vías por las que el cerebro de un jugador procesa su fútbol

Vía dorsal

Es la zona del aprendizaje. Es más lenta porque se activa cuando se realiza un mayor esfuerzo mental

Electrodos

Corteza visual primaria

Recibe la información visual y realiza un primer procesamiento

Vía ventral

Aquí actúa el conocimiento asimilado de manera inconsciente, el que pretende potenciar la neurociencia en el deporte. Ayuda a tomar decisiones con rapidez basadas en miles de horas de aprendizaje previo

GRÁFICO: L. ARÓSTEGUI

Fuente: Dr. Mikel Alonso (neurociencia)

Las dos vías por las que el cerebro de un jugador procesa su fútbol

Vía dorsal

Es la zona del aprendizaje. Es más lenta porque se activa cuando se realiza un mayor esfuerzo mental

Electrodos

Corteza visual primaria

Recibe la información visual y realiza un primer procesamiento

Vía ventral

Aquí actúa el conocimiento asimilado de manera inconsciente, el que pretende potenciar la neurociencia en el deporte. Ayuda a tomar decisiones con rapidez basadas en miles de horas de aprendizaje previo

GRÁFICO: L. ARÓSTEGUI

Fuente: Dr. Mikel Alonso (neurociencia)

Las dos vías por las que el cerebro de un jugador procesa su fútbol

Vía dorsal

Es la zona del aprendizaje. Es más lenta porque se activa cuando se realiza un mayor esfuerzo mental

Electrodos

Vía ventral

Aquí actúa el conocimiento asimilado de manera inconsciente, el que pretende potenciar la neurociencia en el deporte. Ayuda a tomar decisiones con rapidez basadas en miles de horas de aprendizaje previo

Corteza visual primaria

Recibe la información visual y realiza un primer procesamiento

GRÁFICO: L. ARÓSTEGUI

Fuente: Dr. Mikel Alonso (neurociencia)

Con la mejora de las capacidades físicas al límite de lo posible, ahora el desafío es mejorar la velocidad del cerebro y más en una época en la que en el fútbol interviene mucho la paciencia. «He perdido a muchos de los mejores jugadores porque su cabeza estaba en la pelota. No veían lo que había a su alrededor», destacó Arsène Wenger, ex técnico del Arsenal y actualmente director de desarrollo de la FIFA. Coincide con el francés el arquitecto detrás del crecimiento deportivo del Leipzig, Ralf Rangnick, que hoy lidera desde el banquillo el renacer de la selección austríaca. «Que sea bueno con la pelota es una gran ventaja. Velocidad, ritmo, aceleración, son importantes. Pero lo más importante no es correr rápido sino pensar rápido. Que sepan capaces de analizar la situación y repentinamente darse cuenta cómo deben jugar un balón», respondió al ser preguntado por la clave para anticipar la progresión de un gran futbolista.

Musiala, practicante de Hapkido y al que el ajedrez le enseñó a pensar de una manera mucho más estratégica, es uno de ellos. Tan alta es la estima que se tiene en el centrocampista bávaro que la leyenda Lothar Matthäus asegura que lo tiene todo para ser el nuevo Messi. «Siempre fue mi modelo a seguir mientras crecía. Siempre veía sus partidos y lo admiraba por su juego», dijo en una reciente entrevista el futbolista alemán, que convence en todos los aspectos del juego actualmente, y es uno de los futbolistas más determinantes de la Bundesliga. Sus largas piernas se combinan con una excelsa habilidad técnica y una agilidad física y mental importante.

Tiene recursos para todas las situaciones en el campo, lo que provoca que haga 4 regates por cada 90 minutos, y tenga un porcentaje de acierto en el del 58%. Ante el Madrid en el Allianz fueron siete los conseguidos. La polivalente perla alemana -12 goles y 7 asistencias en 36 partidos este curso- se desenvuelve especialmente bien a la hora de moverse entre líneas, con y sin balón, a alta velocidad y siendo un artista a la hora de resolver problemas al primer toque. Parece que se va a tropezar pero nunca lo hace. Es habilidoso e inteligente. Especialista en slalom y espacios reducidos, logra salir airoso de infinitas situaciones de presión para dar posteriormente sentido a lo que ocurre a su alrededor.

«No se limita a recibir el balón, sino que inicia al mismo tiempo la acción siguiente. Una vez que se gira, rodea al adversario con un giro fluido en medio círculo, tan rápido que éste ya no puede reaccionar», describen en la web del Bayern de Múnich, donde aterrizó con 17 años procedente del Chelsea. «Siempre tuve que vérmelas con rivales más grandes y más fuertes. Para hacerme valer, tuve que encontrar otras soluciones y aprender a utilizar mi cuerpo correctamente», apunta el germano.

Del 'Big Data' al 'Brain Data'

La conexión entre la mente y el balón parece tan clara como lo desconocido que es todavía para los clubes todo lo que pasa en el cerebro de los jugadores. «En el fútbol el entrenamiento mental es actualmente un páramo, al igual que era hace 40 años la nutrición, por ejemplo. El rendimiento percibido de algunos futbolistas se dispararía aplicando unas técnicas que podría calificar como sencillas, y que podría él mismo comprobar con los datos objetivos y científicos que le aporta un electroencefalograma o un 'eye tracking'. Pero no se entrenan apenas esas habilidades», incide Alonso, que lamenta que «en la época del big data, se está ignorando el brain data, y se desprecia la información sobre el estado mental de un jugador después de un error grosero».

El experto además ejemplifica en el Real Madrid, rival del Bayern de Múnich en la Liga de Campeones, la forma de entrenar la parte más emocional del deporte y vencer más por actitud que por físico. «La seguridad de ganar también se entrena; el cerebro cree en ello, saben que pueden hacerlo, y eso también es Brain Data. Su entrenamiento es su exposición continua. Lo han entrenado, lo han vivido, lo creen, lo hacen», apunta. Los de Carlo Ancelotti no podrán perder de vista al dorsal 42 del Bayern la próxima semana en el Santiago Bernabéu.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios