Ronald Koeman, durante el Barcelona-Juventus. / EFE

Grupo G / Jornada 6

Koeman: «Perdimos el partido en la primera media hora»

«Hemos entrado mal, con miedo, sin agresividad. Parecía que era un partido para no perderlo en lugar de para controlarlo», valoró el técnico azulgrana tras la contundente derrota ante la Juve en el Camp Nou

P. RÍOS

Ronald Koeman achacó la dolorosa derrota del Barça ante la Juventus por 0-3 en el Camp Nou, que condena a su equipo a un segundo puesto y por tanto a un cruce de octavos a priori más complejo, a un mal inicio de partido: «Gran parte de la derrota ha venido por los primeros 25-30 minutos de partido. Hemos entrado mal, con miedo, sin agresividad. Parecía que era un partido para no perderlo en lugar de para controlarlo. La Juve nos ha apretado mucho y no hemos defendido bien. Después hemos estado mejor pero perdimos el partido en la primera media hora».

El técnico neerlandés centró el foco en los duelos individuales, una vez más desfavorables para su equipo, pero dejó caer una vez más su disconformidad con el arbitraje: «Trato de preparar al equipo y que salga como tiene que salir. Hemos hablado de juntarnos pero para eso hay que ganar batallas y duelos de uno contra uno. Se pueden discutir los penaltis pero ha sido nuestra culpa porque hemos salido muy mal».

Sorprendieron y mucho los cambios del preparador azugrana, con los que pareció dar por perdida la posibilidad de recortar la distancia en el marcador para al menos llevarse el golaveraje que decidía el primer puesto. «Los cambios se deben también a la protección de nuestros jugadores porque tenemos un calendario muy apretado. En general, nuestra trayectoria en Champions es muy buena», explicó Koeman.

«Pidieron tarjeta a Lenglet en el penalti y yo creo que esto no es limpio. No es parte de mi filosofía del fútbol», señaló acerca de un desencuentro con el banquillo de la Juventus.

«Pienso que sí nos da para competir en Champions. Hemos jugado dos partidos contra la Juve y en el primero hemos estado mucho mejor. Esta es una lección que tenemos que aprender porque ellos han salido más convencidos», recordó finalmente, cuestionado por el papel del Barça en una fase de grupos en la que acumuló cinco victorias pero en la que que al final concluye segundo, por detrás de la Juventus.

Especialmente crítico se mostró Antoine Griezmann, que achacó la dolorosa derrota a «una falta de todo, de ganas, de motivación y de querer jugar al fútbol». «La culpa es de los jugadores, que somos los que jugamos. Hay que querer mejorar. Solo así iremos hacia adelante. Podemos buscar excusas, pero la única manera es dejar todo esto a un lado y trabajar», señaló contundente el galo.