El Barça encarrila la clasificación, salvado por Ter Stegen

Grupo G | Jornada 3

El Barça encarrila la clasificación, salvado por Ter Stegen

El meta alemán, que regresaba tras su operación de rodilla, evita varios goles del Dinamo de Kiev y hace buenos los tantos de Messi y Piqué

MIGUEL OLMEDA

Tres jornadas le han bastado al Barcelona para encauzar el pase a octavos de final de la Liga de Campeones. Nueve puntos de nueve y la clasificación virtual en el bolsillo. Con un empate más será matemática. Si el Dinamo de Kiev o el Ferencvaros no hacen pleno de victorias en lo que resta de fase de grupos, también. Ronald Koeman prácticamente finiquita la primera obligación del curso por la vía rápida y gana tiempo para que su maquinaria carbure antes de primavera, cuando se deciden los títulos y las renovaciones de banquillo.

El gran paso lo dio el Barcelona en Turín frente a la Juventus, pero había que refrendarlo ante el Dinamo para así además alejar a los fantasmas que le rondan en Liga, donde no gana desde hace más de un mes. Dicho y hecho. Ni cinco minutos duró el 0-0 en los marcadores del Camp Nou vacío. Salida en tromba. Penalti sobre Messi. Gol del capitán. Partido cuesta abajo.

Donde se marcó el primero pudieron celebrarse un segundo, un tercer, un cuarto tanto… Y alguno más. Sin embargo, la puntería va camino de convertirse en un mal endémico de este Barcelona, que cada partido lamenta una colección de 'uys' que ya ha pagado caros en alguna ocasión. El larguero escupió sobre la línea de gol un remate de Pedri antes de que Neshcheret se convirtiera en el héroe del conjunto ucraniano con dos paradones a Ansu Fati y otro a un tiro cruzado de Messi. Uno de los rechaces debió aprovecharlo Griezmann, pero el francés remató desviado en el área pequeña un balón imperdonable.

2 Barcelona

Ter Stegen, Dest, Piqué, De Jong, Alba, Busquets (Lenglet, min. 74), Pjanic (Sergi Roberto, min. 60), Pedri (Aleñà, min. 83), Messi, Ansu Fati (Trincao, min. 74) y Griezmann (Dembélé, min. 60).

1 Dinamo de Kiev

Neshcheret, Kedziora, Zabarnyi, Popov, Shabanov, Buyalskiy (Lednev, min. 86), Shepelev, Andrievsky, Tsygankov, Supryaha (Verbic, min. 71) y Rodrigues (De Pena, min. 71).

  • Goles: 1-0: min. 5, Messi, de penalti. 2-0: min. 65, Piqué. 2-1: min. 75, Tsygankov.

  • Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra). Amonestó a Buyalskiy, del Dinamo.

  • Incidencias: Partido de la segunda jornada del Grupo G de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou a puerta cerrada.

Las trece bajas del Dinamo, nueve por positivos en covid-19, ayudaron a que el Barcelona se desatara de inicio. El equipo ucraniano optó por arroparse frente a Neshcheret y durante 20 minutos sufrió el intercambio de posiciones de Messi, Pedri, Griezmann y Ansu Fati y la circulación fluida que dirigieron De Jong, Pjanic y Busquets, posible por la posición del mediocampista neerlandés, para la ocasión pareja de Piqué en el eje defensivo.

El Barcelona no aprovechó para sacar buena renta de su gran arranque y Neshcheret acabaría cediéndole el traje de héroe a Marc-André Ter Stegen, que reaparecía tras pasar por el quirófano el 18 de agosto. Poco a poco, el Dinamo de Kiev se sacudía el dominio azulgrana y comenzaba a pisar territorio local. El primer aviso ya estuvo cerca de acabar en tragedia: Buyalskiy cabeceó picado un centro lateral, pero el meta alemán evitó el empate con una gran mano pese a que el remate le había pillado a contrapié.

Dudas

La segunda parte comenzó del mismo modo que había terminado la primera: con un paradón de Ter Stegen, que le ganó el uno a uno a Tsygankov con determinación en la salida. En el córner consiguiente, Kedziora anotó de cabeza un gol que no subiría al marcador, pues el centro con rosca había sobrepasado la línea de fondo. Poco después, Ter Stegen evitó de nuevo el empate con un pie salvador al duelo contra Supryaha.

Aunque no recuperó el nivel de juego del primer cuarto de hora, el Barcelona al menos volvió a acechar la portería de Neshcheret. El joven ucraniano descolgó de la escuadra una falta de Messi y repelió un testarazo a bocajarro de Sergi Roberto, pero nada pudo hacer ante el remate de cabeza de Piqué a centro de Ansu Fati. Para colmo azulgrana, el 2-0, con 25 minutos por delante, tampoco sería definitivo. El recital de Ter Stegen continuó con otro mano a mano ante Tsygankov y una estirada felina al remate a quemarropa de Verbic, si bien no pudo evitar el gol de Tsygankov en el rechace, mal defendido por Jordi Alba. Pese a todo, el Dinamo no amenazaría con el empate en los minutos finales más allá de varios saques de esquina.

El arranque del Barcelona no pasó de una ilusión cuando el mermado Dinamo se quitó de encima los complejos, y aunque el triunfo sella virtualmente la clasificación azulgrana no despeja las dudas que sobrevuelan al equipo de Koeman. La buena noticia es que en clave Champions tiene tiempo y margen para mejorar; la mala es que en Liga no puede permitirse un nuevo tropiezo, pues encadena cuatro consecutivos y mira el liderato a nueve puntos.