Andrich celebra el gol que abrió el triunfo del Bayer Leverkusen. / Sascha Schuermann (Afp)

Grupo B | Jornada 2

El Atlético resucita al Leverkusen

Simeone realizó un planteamiento muy conservador y cuando quiso atacar le salió el tiro por la culata porque los alemanes le castigaron al contragolpe

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Quizá porque pensó demasiado en el derbi del próximo domingo y seguro porque Simeone volvió a ser extremadamente conservador en una noche europea, el Atlético fue el rival perfecto para que el Bayer Leverkusen resucitase y saliera de su crisis con una justísima victoria. Merecido castigo para los colchoneros, que contemporizaron con la intención de resolver en el tramo final, tras cambios más osados, pero esta vez el plan le salió rana al Cholo. Con Griezmann ya en el campo llegaron precisamente los dos goles del penúltimo clasificado de la Bundesliga que aprietan el grupo porque, además, el Brujas goleó al Oporto en Do Dragao.

El primer acto se disputó a beneficio de inventario porque el Leverkusen tenía miedo a desatarse y el Atlético jugó muy contenido, con una cautela extrema que le impidió tirar a puerta. Quizá se temía Simeone una salida más en tromba de los germanos, pero el equipo de Gerardo Seoane, un técnico suizo de origen español, no está para muchos vuelos. Por algo había encajado solo 11 goles en seis jornadas y ganado hasta anoche uno de sus ocho partidos oficiales.

2 Bayer Leverkusen

Hradecky, Kossounou, Tah, Tapsoba (Bakker, min. 89), Hincapie, Andrich, Demirbay, Hudson-Odoi (Amiri, min. 90), Hlozek (Frimpong, min. 69), Diaby (Azmoun, min.89) y Schick (Aránguiz, min. 88).

0 Atlético

Grbic, Molina (Griezmann, min. 62), Witsel, Felipe, Hermoso, Reinildo (Carrasco, min. 62), Koke, Llorente, Saúl (De Paul, min. 46), Joao Félix (Correa, min. 73) y Morata (Cunha, min. 73).

  • Goles: 1-0: min. 84, Andrich. 2-0: min. 87, Diaby.

  • Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra): Mostró amarilla a Kossounou, Tah, Hincapie.

Ya se vio en el once que el Cholo quería fortalecer su entramado defensivo. No jugó por precaución Oblak y sorprendió que los primeros minutos de Felipe en este curso fueran como titular, con Witsel de central derecho, Hermoso a la izquierda y Reinildo de carrilero. Se cayó del equipo Carrasco. Tuvo el control de la situación el Atlético en ese primer tiempo, pero solo dio sensación de poder generar peligro cuando recibía el activo Joao Félix, objeto de numerosas faltas que dejaron pronto a los dos centrales locales con amarilla.

Polémica

No les puede servir como excusa, pero se quejaron con razón los colchoneros de un penalti no señalado por una mano de Tapsoba bastante clara. Lo revisó el VAR, pero no corrigió al trencilla inglés y no castigó el error del central de Burkina Faso. En esa misma jugada, Mario Hermoso no acertó con la portería cuando le cayó un balón suelto. En el área contraria, Grbic pasaba todavía una noche plácida. Solo tuvo que atajar hasta el descanso el tiro lejanísimo y sin peligro de Diaby.

Por tercera vez esta campaña, Simeone retiró al intrascendente Saúl en el descanso. Aceleró el Leverkusen al no verse intimidado y no se adelantó de milagro. Felipe, con tendencia a jugar siempre un poco sobrado, perdió un balón absurdo, Schick se quedó delante de Grbic y lanzó al travesaño. Y en el rechace, Hlozek cabeceó al poste tras rozar el portero croata. Dos alarmas para despertar al Atlético.

Miró el Cholo a su ayudante Nelson Vivas y en torno al 60, llegó la hora de Griezmann, una vez más, y Carrasco. Y retiró a los dos laterales, pasando Llorente al carril derecho. Empezaba teóricamente otro partido, ya con los colchoneros más dominantes. Pero el que perdonó de nuevo fue Schick tras una falta de contundencia defensiva impropia del Atlético.

Se crecieron de nuevo los teutones y el Cholo cambió a sus dos delanteros. No hubo malas caras esta vez de Joao ni falta de respeto a Correa y Cunha, dos compañeros que también se merecen protagonismo. Pero la figura determinante estaba en el otro fando y fue el recién entrado Frimpong con dos internadas veloces y sus asistencias a Andrich y Diaby. Esta vez, al Cholo le salió el tiro por la culata.