Borrar
Jorge Vilda y Luis de la Fuente, durante la asamblea del viernes. Foto: Efe | Vídeo: EP

De la Fuente y Vilda censuran ahora a Rubiales

A la condena «sin paliativos» de los dos preparadores absolutos tras las críticas recibidas por sus aplausos al dirigente en la asamblea se suma la dimisión de once miembros del 'staff' técnico de la selección española femenina

Óscar Bellot

Madrid

Sábado, 26 de agosto 2023, 16:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La crisis desatada en la Federación Española de Fútbol (FEF) a causa del beso robado de Luis Rubiales a Jenni Hermoso tras la final del Mundial femenino y la decisión del dirigente de atrincherarse en contra de las peticiones de dimisión del Gobierno sigue cobrándose piezas en la institución. El seleccionador masculino, Luis de la Fuente, remitió este sábado un comunicado a la agencia Efe en el que censura «sin paliativos el comportamiento equivocado y fuera de lugar del presidente de la FEF». El seleccionador femenino, Jorge Vilda, lanzaba horas después su propia nota de repudio al que hasta ahora había venido siendo su jefe, a la que tuvo acceso Relevo. Además, gran parte del cuerpo técnico de Vilda anunció su dimisión en bloque, aunque este no ha renunciado al cargo que ostenta.

«Los hechos protagonizados por Luis Rubiales no respetaron el mínimo protocolo que debe seguirse en estos actos de celebración, y no son edificantes ni apropiados para una persona que estaba representando a todo el fútbol español. Él mismo ha reconocido públicamente lo impropio de su comportamiento», subrayó Luis de la Fuente en la nota distribuida a EFE, que lleva la rúbrica del seleccionador nacional absoluto y viene también a nombre de su cuerpo técnico.

De la Fuente, que fue criticado por aplaudir a Rubiales durante la intervención que el ahora suspendido presidente de la FEF ofreció durante la asamblea general extraordinaria del viernes, manifestó su «repulsa absoluta ante cualquier acto de violencia machista. No caben posturas tibias a la hora de enfrentarnos a este tipo de situaciones», afirmó.

«Deseo que este desagradable episodio se cierre cuanto antes por el bien del fútbol español y que los organismos competentes, resuelvan y tomen las decisiones pertinentes a la mayor celeridad posible», añadió De la Fuente, que lamentó «profundamente los hechos sucedidos y, muy especialmente, que los mismos hayan quitado protagonismo a lo realmente importante: la gesta sin precedentes conseguida por el fútbol femenino español, del que todos debemos sentirnos muy orgullosos».

En parecidos términos se expresó Vilda, quien hasta el momento de había mantenido fiel a un Rubiales que el viernes le ofreció la renovación con un sueldo de medio millón de euros anuales. «Los acontecimientos sucedidos desde que España ganó por primera vez en su historia la Copa del Mundo Femenina y hasta el día de hoy han sido un auténtico despropósito y han generado una situación inaudita, empañando un triunfo merecido de nuestras jugadoras y de nuestro país», se quejó finalmente el madrileño, que deploró que tamaño éxito se haya visto perjudicado «por el comportamiento impropio» de Rubiales.

«No cabe duda de que es inaceptable y no refleja en absoluto los principios y valores que defiendo en mi vida, en el deporte en general y en el fútbol en particular», subrayó Vilda, que condenó «sin paliativos cualquier actitud machista, alejada de una sociedad avanzada y desarrollada».

«Se ha generado un clima a todas luces indeseable, alejado de lo que tendría que haber sido una gran celebración del deporte español y del deporte femenino», prosiguió Vilda, que sostuvo que su labor como seleccionador y director deportivo de las selecciones femeninas siempre ha estado orientado a conseguir éxitos deportivos, «pero también a promover iniciativas que fomentan la inclusión, el respeto y la equidad». Así, cerró reiterando su «compromiso inquebrantable con la promoción de un deporte que sea un modelo de igualdad y respeto».

Presiones de la FEF

Vilda salió al paso después de que se conociese la dimisión de gran parte del cuerpo técnico de la selección femenina que tocó el cielo en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda. Entre quienes han puesto su cargo a disposición figuran Montse Tomé, la segunda de Vilda; Sonia Bermúdez, seleccionadora sub-19; y Kenio Gonzalo, seleccionador sub-17.

«Los y las abajo firmantes manifiestan su más firme y rotunda condena ante la conducta mostrada por el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Manuel Rubiales Béjar, con la jugadora de la selección absoluta de fútbol femenino, Jennifer Hermoso», señalan en un comunicado conjunto que firman Montse Tomé Vázquez (asistente técnico de la selección absoluta femenina de fútbol), Javier Lerga Garayoa (asistente técnico de la selección absoluta femenina de fútbol), Eugenio Gonzalo Martín (asistente técnico de la selección absoluta femenina de fútbol y seleccionador sub-17 y sub-16), Blanca Romero Moraleda (preparadora física de la selección absoluta femenina de fútbol), Carlos Sánchez García (entrenador de guardametas de la selección absoluta femenina de fútbol), Rubén Jiménez Gómez (técnico analista de la selección absoluta femenina de fútbol), Sonia Bermúdez Tribano (seleccionadora sub-19 y sub-20), Javier Velázquez Díaz (preparador físico de las selecciones inferiores femeninas de fútbol), Javier Egido Saz (técnico analista de las selecciones inferiores femeninas de fútbol), Ander Ruiz Mitxelena (entrenador de guardametas de las selecciones inferiores femeninas de fútbol) y Elena Fernández Castaño (entrenadora de guardametas de las selecciones inferiores femeninas de fútbol).

Los firmantes lamentan que Rubiales no dimitiese en la asamblea general extraordinaria de la FEF celebrada el viernes y reprueban que ofreciese allí «un relato que no refleja en modo alguno lo sentido» por Jenni Hermoso. Expresan su apoyo a esta y se quejan de que «a varias de las integrantes femeninas del staff técnico se les obligó a colocarse en primera fila» durante la citada asamblea, exponiendo, inciden, «su imagen e intentando dar a entender a la sociedad y jugadoras que compartían las tesis del presidente de la FEF». Es por ello que, «ante las inaceptables actitudes y manifestaciones realizadas por el máximo dirigente de la FEF», decidieron poner sus cargos a disposición de la institución.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios