Borrar
Directo Directo | Los campeones de la Eurocopa, rumbo a Moncloa para verse con Pedro Sánchez tras estar con el Rey
Eurocopa 2020/2021: Análisis del Grupo F, el de la muerte
Eurocopa 2020/2021

Análisis del Grupo F, el de la muerte

¡Portugal, Francia y Alemania en el mismo grupo! Un cara a cara entre los dos últimos campeones del mundo y el vigente europeo

Ignacio Tylko

Madrid

Jueves, 10 de junio 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Mucha gente no lo recuerda, ya que el sorteo de la Eurocopa se celebró en el lejano noviembre de 2019, pero fue tan particular que deparó un grupo de la muerte que no deja dudas y zanja cualquier debate al respecto. Fue un bombazo que Alemania, Francia, Portugal, y en último término Hungría, compitan juntas en el grupo F. Se enfrentan nada menos que los dos últimos campeones del mundo -galos y teutones- y los sorprendentes ganadores del pasado certamen continental y de la 'Nations League'. Pese a la lesión y las lágrimas de Cristiano Ronaldo, los lusos venceron en la última final europea precisamente a Francia.

Con 24 selecciones tienen una ventaja: se clasifican de forma directa a octavos los dos mejores de cada grupo y también los cuatro mejores terceros de seis. Y es ahí donde las tres potencias deberían competir en el primer cruce. Pero hay más dificultades, ya que el segundo clasificado luchará en octavos contra el ganador del grupo en el que compite la Inglaterra de Harry Kane y la Croacia de Luka Modric, vigente subcampeona del mundo. Alemania es a día de hoy técnicamente inferior a esos dos grandes adversarios pero tiene la ventaja de jugar los tres partidos en Múnich. El resto de los encuentros se disputan en Budapest.

Un sorteo condicionado

¿Cómo es posible que los combinados de Joachim Löw, Didier Deschamps y Fernando Santos se tengan que ver las caras ya en esta primera fase? La respuesta es que el sorteo estuvo muy condicionado al ser un torneo multisede, 11 tras caerse Bilbao y Dublín y entrar Sevilla, en la competición. Hubo cuatro bombos. En el 1 se ubicaron las seis selecciones que quedaron primeras de grupo con mejor puntuación. Entraron Alemania, acompañada de Bélgica, Italia, Inglaterra, España y Ucrania.

En el bombo 2, las otras cuatro primeras y las dos mejores segundas. Aquí apareció Francia, además de Polonia, Suiza, Croacia, Holanda y Rusia. En el 3, las seis siguientes segundas: Portugal, junto con Turquía, Dinamarca, Austria, Suecia y República Checa. Finalmente, en el 4, estuvieron las dos peores segundas y las ganadoras de los cuatro playoffs de repesca. Por esta vía llegó Hungría. A partir de ahí, empezó a entrar en juego la suerte.

Francia es la gran favorita del torneo. Es la campeona del mundo y tiene un equipo extraordinario, reforzado encima con Karim Benzema tras hacer las paces con Didier Deschamps. Si no le puede la presión de tener que ganar, un equipo con el tridente Mbappé-Benzema-Griezmann y un coloso como N'Golo Kante en el centro del campo, no tiene rival.

La presion, para Portugal

Portugal asume la presión de ser la defensora del título. Si hace cinco años destacó por su poderío defensivo, ahora debe dar un salto de calidad con Bruno Fernandes, Bernardo Silva o Joao Félix. Pero la estrella es Cristiano Ronaldo, que suma 103 tantos, a solo seis del iraní Ali Daei, máximo artillero en la historia de las selecciones. También puede ser el mayor realizador de las Eurocopas al estar a nueve dianas con Michel Platini.

Alemania es ahora un equipo en construcción, con talento pero poco fiable. El 6-0 que le endosó España evidencia que no es favorita, pero su escudo e historia pesa. Y queda la cenicienta húngara, clasificada tras una remontada épica en la repesca ante Islandia. Disputa su segundo campeonato consecutivo y jugará en casa los partidos ante Portugal y Francia. Su jugador más relevante es el joven Dominik Szoboszlai, de gran talento y autor del gol clave en el descuento ante los vikingos. Una lesión, sin embargo, ha frenado su progresión en el RB Leipzig. Clave también la figura del italiano Marco Rossi, en el cargo de seleccionador desde 2018 y con un récord del 51% de triunfos.

  1. Portugal

    La campeona ya no sólo es Cristiano

Portugal, actual campeona de Europa y firme candidata a revalidar el título en este torneo multisedes, empezó a reconstruirse en el minuto 25 de la final de 2016 en el Stade de París entre los lusos y Francia. Cristiano Ronaldo, el hombre de todos los récords e indiscutible estandarte de la selección y del país, se sentaba en el césped bañado en lágrimas. Su rodilla había dicho basta y el equipo se quedaba huérfano frente a los anfitriones, los grandes favoritos a dominar el fútbol continental. Pero, lejos de venirse abajo, la selección dirigida por Fernando Santos logró sobreponerse al impacto anímico por la pérdida de su líder y goleador y se conjuró para plantar cara a los galos.

Sus jugadores aguantaron las constantes acometidas de los 'blues' como pudieron -no tiraron a puerta hasta el minuto 80- y forzaron la prórroga. Y en el 109, cuanto todo indicaba que el campeón surgiría en la tanda de penaltis, Éder, que había entrado en el tiempo extra, se sacó un excelente disparo desde fuera del área que elevó a Portugal a lo más alto de Europa por primera vez en su historia. El capitán del combinado portugués, entonces en las filas del Real Madrid, lloró en el mismo encuentro de impotencia y de emoción, como el resto de sus compatriotas. Un llanto que también simbolizaba la esperanza en el futuro, la bienvenida a otra generación.

Aunque las transiciones nunca son fáciles, pueden resultar casi naturales o con un alto grado de convulsión. La de Portugal ha sido espontánea y sustentada en la aparición de un grupo de futbolistas que han derribado la puerta de la selección y que han sido acogidos por los veteranos con los brazos abiertos. Santos tiene el bloque por el que suspiraría cualquier técnico, la mezcla perfecta entre experiencia y juventud, templanza y desparpajo, mesura y desborde.

La convocatoria

  • Porteros. Lopes (Olympique de Lyon), Patrício (Wolves) y Rui Silva (Granada).

  • Defensas. Cancelo (City), NSemedo (Wolves), Fonte (Lille), Pepe (Porto), Dias (City), Mendes (Sporting), Guerreiro (Borussia Dortmund).

  • Centrocampistas. Pereira (PSG), Palhinha (Sporting), Neves (Wolves), Fernandes (United), Moutinho (Wolves), Renato Sanches (Lille), Oliveira (Porto) y Carvalho (Betis).

  • Delanteros. Gonçalves (Sporting), Silva (Eintracht F.), Silva (City), Cristiano Ronaldo (Juventus), Jota (Liverpool), Guedes (Valencia), João Félix (At. Madrid) y Silva (Benfica).

Y pulmón, la campeona tiene mucho pulmón, encarnado en la figura de Bruno Fernandes, el centrocampista ofensivo y total del United que trazará el rumbo de los vigentes campeones en cada partido. Es, sencillamente, un portento que sabe leer el fútbol como muy pocos. Su llegada a Old Trafford ha dado otro aire al club de Manchester, que sin embargo cayó en la final de la Europa League ante el Villarreal. Tácticamente impecable, puede actuar también como media punta y encuentra con facilidad situaciones ventajosas para hacer daño. Crea, reparte juego y ejecuta. El cómplice ideal para Cristiano Ronaldo.

El broche

Las dos últimas temporadas de CR7 en la Juventus han sido muy irregulares. Sobre todo la recién terminada, en la que ha sido cuestionado abiertamente tanto por el equipo de Turín como por los aficionados. Pero con la camiseta de su país su competitividad está garantizada. Tiene ya 36 años y es consciente de que esta Eurocopa y el Mundial de Catar de 2022 pueden ser sus dos últimas grandes citas defendiendo los colores lusos. Con su ambición desmedida, querrá poner el broche de oro a una carrera envidiable. Ahora es clave, pero no determinante. Su olfato sigue intacto, pero ya no hay partidos de Cristiano contra todos. Necesita a los demás, y lo sabe a pesar de su egoísmo crónico.

La verdad es que no se puede quejar porque va a estar muy bien acompañado en la búsqueda de su segunda Eurocopa. Además del citado Fernandes, arroparán al de Funchal Bernardo Silva, Renato Sanches, Joao Félix, Diogo Jota, André Silva, Gonçalo Guedes... Futbolistas contrastados cuyos nombres irán unidos a la selección lusa en lospróximos años. Nueve de los llamados por Santos son de la Premier y tres -el mencionado Guedes, el portero Rui Silva y Carvalho- han disputado la Liga española. En el partido del viernes contra 'La Roja' quedó claro que los portugueses tienen problemas cuando se enfrentan a la presión. Pero su combinación de potencia, físico, talento y experiencia -Pepe tiene 38 años- la hacen temible. Por algo es la campeona.

  1. Francia

    A por otro doblete con máxima presión

La condición de vigente campeona del mundo bastaría por sí sola para atribuirle a Francia la vitola de principal favorita para alzar el título el 11 de julio en Wembley, sede de la final de la Eurocopa. Pero es que además Didier Deschamps ha armado un combinado con una amplitud y variedad de recursos tan formidable o más que el que tuvo a su disposición hace tres años en Rusia, lo que le sitúa como el indiscutible rival a batir, pese a estar encuadrado en el llamado 'grupo de la muerte'.

Los 'bleus' rebosan experiencia, físico, jerarquía y calidad, a lo que añaden el deseo de resarcirse de la decepción de hace cinco años, cuando la Portugal de Cristiano Ronaldo les apartó de la gloria en el estadio de Saint-Denis con el gol de Éder en la prórroga.

El regreso de Karim Benzema tras casi seis años de ausencia por el 'caso Valbuena' y su agrio enfrentamiento con Deschamps, resuelto con una reconciliación que nadie esperaba poco antes de que el seleccionador galo anunciase la lista, sirvió para rubricar un plantel envidiable y permitió evitar debates que podrían haber servido como elemento discordante dentro de un equipo al que solo le vale el cetro europeo para cumplir con las elevadas expectativas que genera.

El delantero del Real Madrid, que viene de cerrar otra temporada sobresaliente en la que lideró de nuevo al conjunto de Chamartín con su olfato, compromiso y fantasía, tendrá oportunidad de desquitarse de su largo ostracismo internacional oficiando como referente ofensivo y principal engrasador de un tridente temible que completan Kylian Mbappé y Antoine Griezmann. El extremo del PSG y el atacante del Barça, estandartes en el Mundial de Rusia 2018, siempre responden cuando defienden la elástica nacional y llegan a la cita dispuestos a brillar con luz propia.

La convocatoria

  • Porteros. Hugo Lloris (Tottenham), Mike Maignan (Lille), Steve Mandanda (Olympique Marsella).

  • Defensas. Lucas Digne (Everton), Léo Dubois (Olympique de Lyon), Lucas Hernandez (Bayern), Presnel Kimpembe (PSG), Jules Koundé (Sevilla), Clément Lenglet (Barça), Benjamin Pavard (Bayern), Raphaël Varane (Madrid) y Kurt Zouma (Chelsea).

  • Centrocampistas. N'Golo Kanté (Chelsea), Thomas Lemar (At de Madrid), Paul Pogba (United), Adrien Rabiot ('Juve'), Moussa Sissoko (Tottenham) y Corentin Tolisso (Bayern).

  • Delanteros. Wissam Ben Yedder (Mónaco), Karim Benzema (Madrid), Kingsley Coman (Bayern), Ousmane Dembélé (Barça), Olivier Giroud (Chelsea), Antoine Griezmann (Barça), Kylian Mbappé (PSG) y Marcus Thuram (Borussia).

El prodigio de Bondy aspira a resarcirse de un curso aciago a nivel de títulos con el cuadro parisino y elevar aún más su elevadísimo caché con otra actuación deslumbrante en una gran cita de selecciones, después de estrenarse por todo lo alto ganando la Copa del Mundo en tierras de los antiguos zares. Al 'Principito' se le presenta una ocasión de quitarse el mal sabor de boca que le dejó su primera Eurocopa, cuando la derrota ante Portugal le impidió coronarse en un campeonato del que fue MVP y Bota de Oro con seis tantos en siete partidos.

Pogba, Kanté, Dembélé...

Es destacable el enorme potencial físico de una selección que, con fondistas como Paul Pogba o N'Golo Kanté en el centro del campo y extremos eléctricos y punzantes del calibre de Ousmane Dembélé y Kingsley Coman, tiene la capacidad de imprimir un elevadísimo ritmo de partido que puede marcar la diferencia, especialmente viniendo de la temporada más extenuante que se recuerda.

Su principal hándicap es la presión a la que estará sometida. Todo lo que no sea ganar puede considerarse un fracaso para un combinado que completó una cómoda fase de clasificación en la que ganó ochos de sus diez partidos y que ocupa el segundo puesto en el ranking FIFA, solo por detrás de Bélgica.

Campeona de la Eurocopa en 1984, con Michel Platini como gran estrella, la actual selección francesa aspira a repetir la gesta del año 2000, cuando el gol de oro David Trézéguet en la prórroga de la final ante Italia otorgó el título al combinado liderado por Zinedine Zidane, que dos años antes se había proclamado campeón del mundo. Aunque el marsellés tenía a su lado a figuras de la talla de Marcel Desailly, Patrick Vieira, Thierry Henry o el propio Deschamps, el plantel con que acude a la cita multisede en nada desmerece a aquel que tutelaba Roger Lemerre, por lo que la posibilidad de otro doblete es perfectamente plausible.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios