Eden Hazard.

Eurocopa 2020/2021

La hora del frágil Hazard

El madridista disfrutará ante Finlandia de su primer partido como titular de la Eurocopa

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

Ya clasificada para octavos tras sendas victorias frente a rusos y daneses, la esperada noticia en Bélgica es la titularidad de Eden Hazard, Axel Witsel y Kevin de Bruyne en el choque de este lunes ante Finlandia, que desactivó en la jornada inaugural a la 'dinamita roja' en esa cita de Copenhague que siempre se recordará por la parada cardíaca de Christian Eriksen, y presenta argumentos para seguir soñando.

Por encima de todos, los belgas esperan al mayor de los Hazard en una jornada en la que, precisamente, su hermano Thorgan causa baja por unas molestias en la rodilla. El catalán Roberto Martínez, seleccionador de los 'diablos rojos', adelantó ya el viernes que su capitán estaría en el once inicial ante los nórdicos.

El atacante del Real Madrid llegó renqueante a la concentración con su país tras dos años asediado por las lesiones. «Todavía no estoy al cien por cien», confesó tras disfrutar de diez minutillos en un amistoso ante Croacia previo a la Eurocopa. Era su reaparición tras no comparecer con Bélgica desde diciembre de 2019.

Durante el torneo, nada de asumir riesgos. En el 3-0 ante Rusia, Eden salió a escena con todo ya resuelto a los 72 minutos, en sustitución de Mertens. Se mostró participativo y se lució con algunos caracoleos, pero en zonas intrascendentes. Más determinante frente a los daneses, ya que entró a falta de media hora en lugar del rojiblanco Yannick Carrasco y dio la asistencia del gol a su compañero De Bruyne, reaparecido ese día tras las fracturas sufridas en el rostro en la final de la Champions. En total, los números de Hazard en esta Eurocopa se resumen en 49 minutos, 31 de 38 pases acertados (78%), una asistencia y tres balones recuperados.

Roberto Martínez asume que se trata de su jugador más mediático. Le acreditan 109 internacionalidades y 32 goles desde que se estrenó en 2008, con René Vandereycken de seleccionador, a los 17 años, 10 meses y 12 días. Le mima como hizo Zinedine Zidane, para quien el belga se convirtió al final en un problema serio. Alinearle más por la fama que por la meritocracia desequilibró al equipo y causó malestar entre discriminados compañeros.

Costó 115 millones -aunque la prensa belga matizó que el total de la operación ascendió a 160-, le fichó Florentino Pérez para ilusionar al madridismo tras la marcha de Cristiano Ronaldo, pero el astro belga se apagó desde el principio y jugó casi por obligación. En cuanto parecía estar recuperado, Zizou se sentía con la necesidad de reclutarle y la historia terminaba con otra recaída. En dos temporadas de blanco, Hazard solo ha participado 2.441 minutos en 43 partidos, sumadas todas las competiciones, en los que ha anotado cinco goles y ofrecido cinco pases decisivos. Su última titularidad se produjo el 16 de mayo, en el triunfo del Real Madrid en San Mamés (0-1).

Pésimo negocio

Su valor de mercado ha caído de manera exponencial. De los 150 millones en los que llegó a estar valorado 2018, cuando brillaba en el Chelsea, a los 40 millones que costaría a día de hoy, según Transfermarkt. Un pésimo negocio para el Real Madrid, que no descarta su venta si llegase una buena oferta aunque Carlo Ancelotti cree que aún le puede recuperar para la causa, igual que Gareth Bale.

«Creo que Eden está en un contexto ideal aquí en la selección nacional. Encuentra su juego instintivo, sus libertades. El ambiente es quizás más relajado aquí que en Madrid también. Encaja mejor con Eden», explica Roberto Martínez sobre sobre el atacante.

Desde la libertad que le concede su puesto de analista en 'talkSport', José Mourinho, entrenador de la Roma, pone el dedo en la llaga. «Es un jugador increíble con un entrenamiento pésimo. Solo puedes imaginar lo que podría ser con una actitud profesional de primer nivel», afirmó, recientemente. «Es un niño increíble, parece que no pertenece a esta generación de jugadores, es muy callado y está totalmente enfocado en la familia, en un vida muy tranquila... Pero entra al campo todas las mañanas y no trabaja mucho. Cuando fue al Real Madrid pensé: 'este chico va al club más grande del mundo y va a sentir una presión enorme de estar siempre en la cima'». Eden aún está a tiempo.