El trofeo de la Eurocopa. / Reuters

Eurocopa 2020/21 Los mejores momentos de una Eurocopa histórica

Desde el paro cardíaco de Eriksen hasta el final, fue un torneo emotivo, repleto de récords, prórrogas y grandes goles, pero con problemas logísticos por las once sedes y la pandemia

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Londres

Dicen los expertos más veteranos que esta Eurocopa ha sido seguramente la mejor que recuerdan por su emoción, goles, belleza de muchos de sus tantos, alternativas, remontadas, sorpresas, ocho prórrogas, penaltis y hasta los buenos arbitrajes en general, con el punto negro de Danny Makkelie en la semifinal entre Inglaterra y Dinamarca. Quizá por la novedad de ver estadios con público y gran animación a pesar de la pandemia que no cesa, ha supuesto un alivio, un signo de optimismo para la recuperación del viejo fútbol. Desde la angustia por la salud del danés Christian Eriksen hasta el pitido final, no hubo tregua en el certamen de las multisedes. Los mayores peros, las dificultades logísticas derivadas de las once sedes, los beneficios de Inglaterra, perdedora en la final por penaltis ante Italia, y cierta condescendencia de la UEFA con Boris Johnson, el primer ministro británico que consumó el 'brexit'.

12 de junio, Copenhague

Muerte y resurrección de Eriksen

En el segundo día del torneo se produjeron las imágenes más dramáticas del torneo. Cerca del descanso, Christian Eriksen, estrella de Dinamarca y campeón de la Serie A con el Inter, cae fulminado. Entran los médicos, todos lloran. Se marcha en camilla, con el respirador artificial, y abre los ojos. Buena señal. El partido se suspende pero la UEFA ordena que luego se reanude. El faro danés se recupera en el hospital. Gana Finlandia. Es lo de menos. Días después, el médico Morten Boesen confesó que Eriksen sufrió un paro cardíaco y «había muerto» antes de la reanimación.

Los servicios médicos atienden a Christian Eriksen, mientras sus compañeros le rodean. / Afp

13 de junio, Londres:

Bellingham, el debutante más joven de la historia

Inglaterra vence a Croacia en su estreno. Además de los tres puntos, dio la alternativa al debutante más joven en la historia del torneo con solo 17 años y 349 días. Jude Bellingham, talento del Dortmund, jugó los últimos ocho minutos en ese encuentro y luego no tuvo gran protagonismo en el torneo.

Jude Bellingham debutó con Inglaterra ante Croacia con 17 años y 349 días. / Efe

14 junio, Glasgow

El gol antológico de Schick

Patrick Schick, discutido en hasta entonces en la República Checa y en el Bayer Leverkusen, se reivindicó con el gol más bello del campeonato. Se produjo un rechace, vio al portero escocés Marshall adelantado y le sorprendió desde el círculo central. Marcó desde 49,7 metros, mucho más allá de los 38,6 que, según la UEFA, tenía como mejor marca el alemán Torsten Frings en la Eurocopa de 2004.

Patrick Schick marcó desde 49,7 metros. / Cuatro

14 junio, Sevilla

El récord de precocidad de Pedri

Horas después, el tinerfeño Pedri pulverizó el registro de precocidad con España. Con 18 años, seis meses y 18 días, el canario ejerció de interior en el pobre empate ante Suecia y pasó a ser el debutante más joven de la selección en una Eurocopa. Superó al valencianista Miguel Tendillo, que disputó la edición de Italia-80 con 19 años y cuatro meses.

Pedri, durante el partido ante Suecia. / EP

27 de junio, Sevilla

Cristiano tira el brazalete

Cristiano Ronaldo tiene el Guinnes como libro de cabecera y cada día le va recortando hojas superadas. Cinco Eurocopas, 14 goles, pichichi del torneo con cinco dianas pese a que Portugal cayó en octavos, igualados los 109 goles con una selección del iraní Alí Daei... Tras perder en octavos ante Bélgica, el astro luso montó un numerito. Abatido en el campo, tiró con rabia el brazalete de capitán. Y cuando se marchaba hacia el vestuario le dio tiempo a patear un botellín de agua y a volver a arrojar el brazalete.

Cristiano Ronaldo se quitó el brazalete y lo tiró al suelo tras perder ante Bélgica. / Afp

28 junio, Copenhague

La mayor pifia

Con sus aciertos y sus errores, España y Croacia ofrecieron el gran partido del torneo en La Cartuja. Un épico duelo de alternativas que se desató con la pifia del campeonato. Cesión cruel de Pedri y error grosero de Unai Simón. Intenta controlar, falla y gol. ¡Tierra, trágame! Remonta España, regala dos goles al final y en el tiempo extra resuelven Morata, que tapa bocas con un golazo, y el propio Simón con una parada clave. Por suerte para el alavés, su fallo no pasó a la antología de las sonadas derrotas.

El portero español no pudo controlar el balón y se metió a su portería ante Croacia / Reuters

28 junio, Bucarest

Mbappé y Francia, a casa

Francia se cayó con todo el equipo ante Suiza en octavos de final y Kylian Mbappé sufrió el peor momento de su corta pero meteórica carrera. Los errores defensivos de los aburguesados galos llevaron el trámite hasta los penaltis y unos y otros anotaron hasta que le llegó el turno al astro del PSG. Era el décimo penalti, el de los elegidos para la gloria. Su lanzamiento, un caramelo para el portero Yann Sommer. La eliminación desató incluso una guerra de familias. En la grada se produjo un lío morrocotudo entre la madre de Rabiot y las familias del propio Mbappé y Pogba.

Mbappé falló el penalti decisivo ante Suiza. / Afp

29 junio, Wembley

La despedida de Löw

Su relevo tras la Eurocopa por Hansi Flck ya estaba anunciado, pero Joachim Löw se despidió de la selección alemana con otra decepción. No tanta como en el Mundial de Rusia, donde la 'Mannschaft' fue humillada en la primera fase por México y Corea del Sur, pero caer en octavos y ante Inglaterra en Wembley, es muy doloroso. No vencían en un gran torneo a los germanos desde hacía 55 años, pero Sterling y Harry Kane marcaron un cambio de rumbo.

Joachim Löw se despidió de la selección alemana con una derrota ante Inglaterra. / Reuters

29 junio, Glasgow

La entrada más brutal

La sorprendente Ucrania de Shevchenko celebró el pase a cuartos en Hampden Park, pero lloró por la lesión de Artem Besedin. En el minuto 100 de la prórroga, el delantero del Dinamo de Kiev recibió una plancha terrible del sueco Marcus Danielson que le dobló la parte inferior de la rodilla de forma escalofriante. El italiano Orsato mostró amarilla pero corrigió con la roja a instancias del VAR. Tras ser operado, Besedin se recupera en casa de una rotura en el fémur, los ligamentos cruzados, el lateral externo y el interno.

Marcus Danielson hizo una escalofriante entrada a Artem Besedin. / Afp

2 julio, San Petersburgo

Unai ya es un héroe

La Roja no pasa del empate ante la correosa Suiza en cuartos y el duelo se decide en los penaltis. España había fallado los últimos cinco lanzados y Busquets inició la tanda con un disparo al poste. Unai Simón, apoyado en su chuleta, adivinó las intenciones de Akanji y Schar y volvió loco con su baile a Vargas, que lanzó al espacio. También falló Rodri, pero Oyarzabal acertó en el definitivo. Simón se transformó en héroe.

Unai Simón detiene el lanzamiento a Manuel Akanji. / Afp

6 julio, Londres

España cae con honor

Injusta derrota de España en la semifinal de Wembley frente a Italia. Pese a ser mejor, sufre para alcanzar la prórroga con un gol de Álvaro Morata, que salió desde el banquillo. Esta vez, los penaltis fueron una cruz. Unai Simón le detuvo el primero a Locatelli, pero los errores de Dani Olmo a continuación y de Morata en el octavo, marcaron el final de trayecto del ejército de Luis Enrique. Jorginho y Donnarumma encumbraron a la 'Azzurra'.

Los jugadores de la selección se lamentan tras la derrota / Efe

7 julio, Londres

La gran polémica

No habían dado apenas que hablar los árbitros durante la Eurocopa, pero el gran lío llegó en la segunda semifinal. La sorprendente Dinamarca se adelantó con un golazo de 'Damsinho', igualó pronto Kjaer en propia meta, pero los vikingos resistieron hasta la prórroga. En el minuto 104, Sterling cayó entre dos defensores y Danny Makkelie, trencilla y policía de los Países Bajos, le brindó al anfitrión el penalti de la victoria. Se lo desvió un colosal Kasper Schmeichel a Harry Kane, pero el del Tottenham no perdonó en el rechace.

Sterling cayó y Danny Makkelie señaló penalti. / Reuters

11 julio, Londres

Italia asalta Wembley

55 años después de su Mundial, Inglaterra vuelve a una final y, además, en casa. Es un día histórico para los 'Three Lions'. Enfrente Italia, por cuarta vez en la cita decisiva tras las ediciones de 1968, ganada contra Yugoslavia en Roma; 2000, perdida ante Francia en los penaltis de Róterdam; y 2012, con ese baño de la España de Vicente del Bosque en Kiev. Se impone la transalpina por penaltis, con Donnarumma coo héroe, y agrava la leyenda negra inglesa.

.

Los italianos celebran el título. / Afp