Carl REcine (Afp)

El vacile de Chiellini a Alba en el sorteo de los penaltis

El capitán de la 'Azzurra' llama «mentiroso» al lateral izquierdo y le levanta por los aires al ganar

JUANMA MALLO

Cualquier detalle vale para desquiciar al contrario en una tanda de penaltis. Y, por supuesto, los italianos son unos maestros. Si no, que se lo pregunten a Jordi Alba. Sorteo previo al momento fatídico. El colegiado, Felix Brych, lanza la moneda al aire. Y cae al césped de Wembley. ¿Qué ocurre? El lateral de España, capitán por la ausencia de Busquets, señala la portería en la que está la afición de La Roja. De inmediato, Chiellini alza la mano hacia el otro lado, donde están los 'azzurri'. Momento de desconcierto. Se carcajea el defensa de la Juventus, vacila al jugador del Barcelona, le toca, incluso le empuja y le llama «mentiroso, mentiroso». Mientras tanto, el defensa de Luis Enrique solo está pendiente de la decisión del árbitro. No entra al trapo. A todo eso, uno de los asistentes, de fondo, parece dar la razón al jugador transalpino, ya que señala hacia el mismo lugar.

Pasan los segundos. Alba señala a su derecha. Chiellini a la izquierda. Entonces, el colegiado decide repetir el sorteo. ¿Y qué ocurre? Que gana Italia. El central sonríe, le choca la mano a Alba como si fueran amigos de toda la vida -el lateral izquierdo no está para mucha broma, ni mucho menos, gesto serio, como si le pesara la responsabilidad-, le pega un abrazo e incluso le levanta del suelo. El fútbol es un estado de ánimo y ahí demostró el italiano una mayor confianza. Además, eligió el lado en el que estaba su afición y tirar primero: dicen los estudios que aumenta las opciones de victoria, como le pasó a España en cuartos. Y así fue.

No obstante, Iturralde González, en declaraciones a la Ser, ha señalado que es habitual que se produzcan dos lanzamientos de monedas. «Se hace un primer sorteo para elegir la portería, porque hay una afición detrás de cada una. Luego se hace otro para elegir tirar el penalti primero o segundo».