Unai Simón atiende a los medios en sala de prensa. / EFE | Vídeo: EP

Unai Simón: «Me he martirizado un poco, he visto el error seis o siete veces»

El guardameta explica que el fallo del gol fue «un mal control» y admite que el de Croacia «ha sido el partido más importante de mi vida»

ROBERT BASIC

Unai Simón ha dado más de una vuelta al fallo que cometió el lunes en el primer gol contra Croacia. «Fue un mal control. El sol no me molestaba», se ha sincerado este miércoles en San Petersburgo, donde España jugará el viernes los cuartos de final de la Eurocopa contra Suiza. El portero de la selección ha explicado lo que experimentó en el Parken Stadium de Copenhague, qué pasó por su cabeza durante y después del encuentro, en el que se sintió «desahogado» con los que tantos que dieron el pase a la siguiente fase del torneo. «Me he martirizado un poco. He visto el error seis o siete veces. Me han preguntado si me había molestado el sol. No, el sol no me molestaba. Hice mal el control. Se me escurrió. Intenté dar la salida al balón con el control en vez de dejarlo muerto en mis pies. Sin más. Fue un accidente», ha explicado el alavés, quien pasó por diferentes estados de ánimo y agradeció el apoyo de la afición. «Fue un subidón para mí».

Nada más regalar el 1-0 a Croacia, incrédulo y afectado por lo que había hecho, el guardameta vio cómo la afición española comenzó a corear su nombre. «¡Unai, Unai, Unai!». Ha confesado que los «pensamientos negativos» se apoderaron de él durante unos minutos, pero el calor de la grada le permitió equilibrar sus emociones. «Tenía a la gente animándome cada vez que tocaba un balón, me aplaudía un mero blocaje o un pase con los pies. Me dio mucha energía y estoy muy agradecido», ha reconocido el de Murguia. Jamás olvidará lo que pasó en Copenhague porque, según ha recalcado, lo ocurrido en el Parken Stadium le ha marcado para siempre. «He vivido partidos con sentimientos más fuertes, sobre todo con el Athletic, en las finales de Copa. Pero futbolísticamente y como profesional –ha indicado– (el de Croacia) ha sido el partido más importante de mi vida. No lo voy a olvidar nunca. Sabemos la repercusión que tuvo. Podíamos habernos ido a casa y conseguir darle la vuelta entre todos fue una muestra de la personalidad que tiene este equipo».

Simón ha recordado que los errores del portero «se magnifican», sobre todo si acaban en gol. Ha desvelado que estuvo unos minutos aturdido por el fallo, pero no tardó en recomponerse y completar un par de paradones que sostuvieron a la selección. El que le hizo a Kramaric en la primera parte de la prórroga –iban empatados a tres– dio alas a España, que acabó imponiéndose por 3-5. El meta del Athletic confesó que David de Gea le esperó al descanso para hablar con él y darle ánimos. «Lo que me dijo queda entre nosotros. Me tranquilizó mucho el hecho de que viniese a arroparme y estuviera encima de mí». El alavés dio un pase adelante, se levantó y respondió entre los tres palos. «Cada que pasa soy mejor portero. La experiencia fue única, especial. Soy mejor portero hoy que ayer y peor que mañana».

«Jugamos para ganar esta Eurocopa»

El de Murguia ha reconocido que no suele celebrar los goles de su equipo, frío como el hielo, pero contra Croacia hizo una excepción. «En lo personal, el partido fue de muchas vivencias, emotivo. Me desahogué no solo con el quinto, sino también con el tercero. Es raro verme celebrar un gol. Depende del momento anímico en el que me encuentre. Tenía rabia y ganas de demostrar a todo el mundo que no soy el portero del primer gol que encajamos». Nada más terminar el choque habló con su novia y con la familia. Lo analizó y llegó a la siguiente conclusión: «Lo que podía haber sido si llegamos a perder. Un palo muy duro. Pero esto es fútbol y los errores forman parte del juego».

Simón ya ha dejado atrás la experiencia danesa y solo tiene entre ceja y ceja el duelo de los cuartos de final. En teoría, España iba a medirse a Francia, pero Suiza dio la sorpresa y eliminó a la gran favorita al título. Tampoco le da demasiada importancia. «Jugamos para ganar esta Eurocopa. Nos da igual enfrentarnos a Francia, Suiza, Ucrania... Queremos ganar esta Euro y para hacerlo debemos enfrentarnos a los mejores». Ha recordado que los «grandes grupos se forjan en la adversidad. Es un orgullo formar parte de este equipo. Me han arropado en el campo, en el vestuario... Estas competiciones no las ganan las selecciones, sino los equipos. Es lo que somos. No sé hasta dónde llegaremos, pero estamos unidos y pase lo que pase iremos todos juntos». En este sentido, el alavés ha señalado a Luis Enrique como el «artífice de todo esto. Es el que nos indica el camino, nos guía por dónde ir».