Unai Simón detiene el lanzamiento a Manuel Akanji. / AFP

Así se vivió el penalti decisivo en el pueblo de los abuelos de Unai Simón

La localidad zamorana de San Marcial vibró con la actuación del guardameta del Athletic

R. C. Madrid

Unai Simòn jamás olvidará el día de ayer. Tampoco lo harán sus abuelos, residentes de la pequeña localidad zamorana de San Marcial. El guardameta del Athletic fue el héroe del encuentro frente a Suiza tras detener dos lanzamientos de la tanta de penaltis cuando las cosas peor pintaban. Imperial, sin duda crecido por el poder de recuperación que había demostrado en octavos ante Croacia después de un fallo garrafal, el meta de La Roja miró a los suizos a los ojos y les dejó claro que la portería es su territorio. Un territorio inexpugnable que no podrían colonizar.

San Marcial vibró con sus paradas. El combinado nacional rompió la maldición de los cuartos de final, la ronda en la que siempre se truncaban sus sueños, y lo hizo por todo lo alto. Unai Simón ya es historia de la selección. Sin duda, sus abuelos paternos -residentes hoy en día en una de las casas cercanas a la plaza del pueblo- fueron los 'otros' protagonistas de este pequeño pueblo zamorano. San Marcial es un pueblo hoy orgulloso de su vecino más ilustre.