Morata enciende y apaga la mecha: lanzó el penalti con problemas físicos

I. O.
I. O.

No ha sido la Eurocopa de Álvaro Morata. Cuestionado en los primeros partidos por sus errores de cara al gol, protagonista en todos los medios amargado por la situación que vivía, incluso con graves insultos tanto a él como a su familia, se levantó del barro y dijo «aquí estoy yo». Mantuvo la confianza de Luis Enrique y se la devolvió con goles. El último, el que llevó a España a la prórroga este martes. Pero, como si estuviera escrito que esta no iba a ser su Eurocopa, erró desde los once metros en la tanda de penaltis y abrió las puertas de la final a Italia. Más tarde, en rueda de prensa, el seleccionador reconoció que lo lanzó con problemas físicos: «Tenía un problema en el abductor y aún así ha querido tirar el penalti».

Ayer fue un día especial para el delantero de la 'Juve'. Luis Enrique decidió sentarle en el banquillo por primera vez en este torneo. Y le estuvo a punto de salir bien. Cuando España se venía abajo, Morata sustituyó a Ferran como revulsivo en la segunda mitad y dio dado vuelta al encuentro. Empató la semifinal con un gran gol que devolvió a la vida a La Roja.

Pero, ¿qué pretendía Luis Enrique al jugar sin Morata? El técnico renunciaba a un delantero puro y recuperaba un esquema similar al del 'falso 9', una fórmula que no había empleado hasta ahora en este torneo y que tantos réditos ha dado a La Roja en otras citas internacionales. En defensa y en el centro del campo sólo ha habido un cambio respecto al once por el que apostó el técnico asturiano en el choque frente a Suiza; el del central Eric García en sustitución de Pau Torres.

La revolución llegó en el ataque. Se acabó el «Morata y otros diez más» lanzado por Luis Enrique cuando el ariete de la Juventus estuvo muy cuestionado por la falta de gol al inicio de la Euro, pero lo hizo con una intención: que los centrales italianos no tuvieran demasiadas referencias para defender. En los duelos individuales son muy poderosos. La apuesta le estaba saliendo bien al menos hasta la primera parteb de la prórroga.

Hoy ha habido hasta tres futbolistas en las posiciones cercanas al área italiana. Dani Olmo, Ferran Torres y Oyarzabal, protagonista frente a los suizos al marcar en la tanda de penaltis el quinto, el que certificó el pase de España para estas semifinales. Pero hoy no fue el día del futbolista de la Real. Erró dos ocasiones clarísimas y fue sustituido por Luis Enrique. El gijonés buscaba una mayor movilidad en la zona de tres cuartos para desorientar a los centrales de la 'Azzurra'. Cuando Luis Enrique decidió los cambios volvió al esquema habitual. Y Morata abrió la puerta a la prórroga, pero en los penaltis regresó el peor Morata: Su lanzamiento suave a la izquierda del portero fue atrapado con facilidad. Olmo había fallado antes. Si marcaba Italia se metía en la final. Y así fue.