Borrar
Ante Budimir vive con pasión la Eurocopa y dice que es un «orgullo» representar a Croacia. E. C.
Budimir: «Sabemos quiénes somos y recordamos batallas peores»
Eurocopa 2020/2021

Budimir: «Sabemos quiénes somos y recordamos batallas peores»

Ante Budimir | Delantero de Croacia ·

«España es un desafío», admite el jugador de Osasuna. ¿A quién quitaría si pudiera del once de La Roja? «A Busquets»

Robert Basic

Domingo, 27 de junio 2021, 23:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ante Budimir (Zenica, Bosnia-Herzegovina, 29 años) habla desde Rovinj (Croacia), centro de operaciones de la selección balcánica. Es él quien llama para hacer la entrevista, hecha antes de saberse el positivo de Ivan Perisic. El delantero agrada con un discurso fresco y retrocede en el tiempo para hablar de los tiempos difíciles y de la familia, obligada a marcharse por la guerra y refugiarse en Croacia. En la conversación se mezclan el pasado y el presente, la vida y el fútbol, una afición convertida en profesión para un hombre que sigue disfrutando del «juego» como cuando era un niño. Entonces soñaba con ser futbolista, ahora lo hace con goles importantes. «Quién sabe, igual marco este lunes», suelta divertido.

- ¿Quién ha tenido peor suerte: Croacia por cruzarse con España o España por cruzarse con Croacia?

- Se lo diré a las ocho de la tarde (risas). A las dos selecciones nos espera un partido duro. Será un día de fútbol muy bonito.

- ¿Cuáles son sus sensaciones antes del partido?

- Sabemos bien quién es España y qué representa. Somos conscientes de que si queremos hacer algo tenemos que jugar contra los equipos 'top'. Lo hicimos en el Mundial de Rusia en la fase de grupos ante Argentina, en la semifinal ante Inglaterra. Son partidos que hay que ganar. Ahora está España, un desafío.

- Modric, Vrsaljko y usted juegan en la Liga y conocen a los españoles. ¿Qué es lo que más les preocupa de ellos?

- Son muy organizados. España tiene a un seleccionador que fue entrenador del Barcelona, club con el que ha ganado todo. Tengo la sensación de que parte de aquel modelo quiere trasladarlo a la selección. Me refiero a la posesión y a la búsqueda de espacios. Tienen la pelota, te cansan y luego te atacan en profundidad con pases de mucha calidad. España sabe lo que quiere.

- No ha tenido minutos en la Euro. ¿Sueña con goles importantes, los que dan victorias?

- Tengo la esperanza de conseguirlos. Creo que puedo ayudar a la selección y confío en disponer de minutos. Echar una mano con goles es un sueño. Convertirlo en realidad sería la cosa más bella del mundo. Pero no me obsesiono. Sé que puedo ayudar. ¿Cuándo? No lo sé. Tal vez contra España, o no. Lo mío es estar preparado siempre.

- Croacia ha ido de menos a más en el Europeo, desde la derrota ante Inglaterra hasta la victoria y el buen partido con Escocia. ¿Están en su mejor momento?

- Nos hemos ido construyendo y levantando con el paso de los partidos. Antes de la Eurocopa lo hicimos con Armenia y Bélgica, y luego frente a Inglaterra, Chequia y Escocia. Nos estamos encontrando, analizamos lo que nos conviene, cambiamos. Es bonito ganar. Certifica tu mejoría.

- 14 subcampeones del mundo repiten en esta Eurocopa con Croacia. ¿Les da tranquilidad?

- Sí. Porque ellos tienen esa experiencia en la cabeza, en las piernas, y también la tranquilidad. Se vio contra Escocia. No nos valía el empate. Había que ganar fuera, en su campo, con gente en las gradas. Llevamos más de un año con estadios vacíos. No sé cuánta afición hubo, entre 15.000 y 20.000. 20.000 escoceses ruidosos que celebraban hasta pases en largo. Sabemos quiénes somos, por lo que hemos pasado, recordamos batallas peores y creemos en nosotros mismos. Nos ayudará contra España.

- Si pudiera tachar a alguien de la lista de España, que no juegue, ¿a quién eligiría?

- A Busquets.

«Honor de defender a mi país»

- Ha hecho una gran temporada con Osasuna, 11 goles en la Liga incluidos, y la recompensa es estar en esta Eurocopa. ¿Cómo vive lo que le está pasando?

- Como un honor y privilegio de representar a mi país. Aquí, en la selección, no te llaman, te eligen. Aquí no tienes contrato, sino que eres elegido para defender algo importante. Estoy orgulloso. Disfruto. Doy todo para que Croacia tenga el mejor resultado posible.

- En Italia le apodaron el 'Cisne de Zenica' por sus elegantes movimientos y por haber nacido en Bosnia. No le gusta recordar los tiempos difíciles, la guerra.

- Bueno... no lo sé. Estoy orgulloso de mis orígenes. No viví los horrores de la guerra -era muy pequeño- y tampoco me rompía la cabeza con los motivos que nos hicieron dejar nuestro hogar. No tengo recuerdos. Lo primero que me viene a la cabeza es Zagreb, Velika Gorica (localidad en la que se estableció), pero luego te das cuenta de que no es tu casa aunque estás en casa. Croacia es mi hogar. Intentas relacionarlo todo, conectarlo, y te ves regresando a Bosnia para visitar a las abuelas.

- Tiempos duros.

- Cuando regresé por primera vez estaban los cascos azules. No eran polis con pistolas, sino tipos con rifles y tanques. Con siete u ocho años intentas comprender, relacionarlo todo, pero ya es agua pasada. Espero que no se repita. Estoy orgulloso de dónde vengo. Cada vez que tengo libre y vuelvo porque están mis abuelas.

- Perdió a su padre en un accidente de tráfico cuando era joven. ¿Cómo influyó esa tragedia en su deseo de ser futbolista?

- Empecé a jugar al fútbol por puro amor. Mi deseo era hacer de adulto lo mismo que hacía de pequeño. Entonces perdí a mi padre. Pensé en que tenía a mi madre y a mis dos hermanas. La situación en casa era la que era. Quedarme sin mi padre fue una motivación extra para sacrificarme. Sabía que mi padre no estaba y que si yo no daba un paso adelante mi mamá tal vez tendría que buscar un tercer trabajo.

- Creció de prisa.

- Tampoco quería que mis hermanas tuvieran dos trabajos con 15 años o 16 años, y eso que a esa edad ya trabajaban. Estudiaban y trabajaban. Por eso yo afrontaba cada entrenamiento con la máxima responsabilidad, desde el deseo de ayudar a mi familia.

- Su deseo se ha hecho realidad.

- ¡Sí! Soy muy feliz. Si alguien me pregunta qué hago respondo que me dedico a algo a lo que jugaba de niño. En realidad, sigo jugando como cuando era pequeño. Vivo de ello. He conocido a mucha gente, compito en una de las mejores ligas del mundo y estoy en una de las mejores selecciones mundiales.

- Y su madre no necesita tres trabajos.

- No, no tiene por qué hacerlo, pero sigue trabajando. Estuvo en Pamplona cuando nació mi hijo. Hacía todos los turnos, el primero, el segundo y el tercero. Una madre es una madre.

- ¿Todavía estudia Económicas a distancia en la Universidad de Zagreb?

- Sí, pero España es un gran desafío y he tenido que retrasar el examen. Tenía que examinarme ahora, pero ha sido imposible. No puedo concentrarme en las dos cosas en este final de temporada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios