El jugador danés Kasper Dolberg lo celebra tras marcar el segundo gol ante Gales./EFE

El jugador danés Kasper Dolberg lo celebra tras marcar el segundo gol ante Gales. / EFE

República Checa - Dinamarca | Eurocopa 2020-2021 Cuartos de final

'Dinamita roja' en Wembley

Dinamarca tumba a la República Checa en otro enorme partido sin tregua, dedica a Eriksen el pase a semifinales y mantiene viva la llama del 92

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKO Madrid

«Jugamos por Christian (Eriksen), el corazón de este equipo, pero también para inspirar a Dinamarca». Kasper Hjulmand, el técnico de los vikingos, ofreció en la víspera las dos claves que iluminan a esta alegre y desinhibida selección que ya está en semifinales y se mira en el espejo de los campeones del 92. Sufrió hasta el último segundo de su partido en Dublín para acceder a la Eurocopa, comenzó el torneo con sendas derrotas ante Finlandia y Bélgica y el susto de muerte de su estrella, goleó a rusos y ganeses y ahora disfruta sin ponerse límites.

Le espera el premio de Wembley tras apartar del camino en cuartos a la República Checa, que siempre tuvo que remar a contracorriente y jamás se rindió, con un derroche físico y orgullo encomiables. Dominó sobre todo en la segunda parte, se mereció empatar, pero no le bastó con otro gol de Patrick Schick, el discutido delantero del Leverkusen que vuelve a casa revalorizado, igualado a Cristiano en el pichichi del torneo con cinco tantos y con el sello de autor de un gol estratosférico desde casi medio campo.

1 República Checa

Vaclik, Coufal, Celustka (Brabek, min. 65), Kalas, Boril, Holes (Jantko, min. 46), Soucek, Masopust (Krmencik, min. 46), Barak, Sevcik (Darida, min. 79) y Schick (Vydra, min. 79).

2 Dinamarca

Schmeichel, Christensen (Andersen, min. 81), Kjaer, Vestergaard, Stryger (Wass, min. 71), Hojbjerg, Delaney (Jensen, min. 81, Maehle, Braithwaite, Dolberg (Poulsen, min. 59) y Damsgaard (Norgaard, min. 60).

  • Goles: 0-1: min. 5, Delaney. 0-2: min. 42, Dolberg. 1-2: min. 49, Schick.

  • Árbitro : Björn Kuipers (Países Bajos). Mostró amarilla a Kalas y Krmencik.

  • Incidencias : Partido de cuartos de final de la Eurocopa 2020 disputado en el estadio Olímpico de Bakú.

Fue otro gran partido, abierto, duro pero noble, de idas y vueltas. Con el mérito de saber transformar el drama de la parada cardíaca de su líder en pleno partido en un plus de motivación, la 'dinamita roja' ha explotado. Superó en Bakú a un duro enemigo que siempre dio la cara, pero cayó por dos errores definitivos al principio y final del periodo inicial.

El combinado centroeuropeo es alegre, presiona alto, es peligroso a balón parado y cuando conecta con al ariete Schick, pero se hace muy largo. Enorme riesgo proponer un correcalles ante un enemigo como el danés, con dos magníficos carrileros como Stryger y Maehle, jóvenes y desequilibrantes delanteros –Damsgaard y Dolberg–, y dos notables centrocampistas que cortan, tocan, ocupan espacios y llegan bien al área: Hojbjerg y Delaney.

Delaney abre el camino

Dinamarca desniveló pronto el choque, jugado a 30º y con la humedad del mar Caspio al lado del estadio Olímpico. Saque de esquina dudoso, gran golpeo de Stryger y cabezazo sin oposición de Delaney, pivote defensivo del Dortmund. A partir de ahí, la igualdad presidió un duelo sin tregua, con las áreas muy cargadas. Pudieron empatar pronto los checos, pero ese afán por atacar les condenó. Contra de manual. Se internó por la izquierda Maehle, joven lateral del Atalanta, puso un centro maravilloso con el exterior de la derecha y Dolgberg, una de las figuras del torneo, no perdonó tras el arrastre de Braithwaite.

Doble cambio tras el descanso, presencia del tanque Krmencik para ayudar a Schick, y cuatro llegadas checas en un pispás. Acortó enseguida distancias Schick con un remate de primeras. Luego se lesionó y dejó huérfana su selección. Épica, la cabeza de Soucek vendada y con sangre, como antaño, permisividad de Kjuipers, tres centrales daneses enormes y dos grandes porteros. Notable el sevillista Vaclik y sobresaliente Kasper Schemeichel. El del Leicester sigue los pasos del legendario Peter, campeón hace casi 30 años. Otro partidazo, tremenda Eurocopa.