Fútbol: UD Las Palmas

El optimismo irreductible de Ayestarán

14/11/2017

En un análisis de la actualidad y un repaso a lo vivido en sus casi dos meses en el banquillo amarillo, Pako Ayestarán evita dramas en Cope Canarias y aunque da importancia al próximo partido ante el Levante, no lo considera como una final: «Aún ganando, quedarán 26 partidos por delante», puntualiza el entrenador guipuzcoano.

Las Palmas de Gran Canaria

Para otro cualquiera sería una situación límite, desesperada. Pero no para Ayestarán. «Cuando fui presentado tuve algunas dudas, pero no era tanto como lo pintaban. Tenemos una plantilla concienciada para afrontar lo que tenemos delante con la situación que vivimos. Me he encontrado con cosas que me han sorprendido de forma positiva», analiza el profesional.

Pero, a pesar de este optimismo, entiende y acepta las críticas. «Estoy curado de espanto en esta profesión. Eres el centro de las críticas, a veces justificadas, a veces no. Cuando un equipo no responde a lo que se espera, es lógico que existan. Pero los primeros que tenemos que ser autocríticos somos nosotros. Tengo la espalda ancha para soportar las críticas, y cuanto menos haya para mis jugadores, mejor», dice.

Uno de los muchos puntos a mejorar que encuentra es la de la continuidad del buen juego en los partidos. «No hemos sido capaces de ser superiores al rival durante 90 minutos. Lo hemos sido por momentos y hemos hecho buenos tramos de partido contra Madrid y Barcelona». Pero no cree que sea culpa del entrenador o de los jugadores, sino de todo el conjunto: «Desde un principio hemos detectado los problemas que el equipo y la estructura tienen. No nos podemos centrar en una cosa. No es sólo una cuestión de jugadores o entrenadores; todos tenemos algo que ver. Desde el presidente a la plantilla, estamos centrados en cambiar todas las cosas que estamos haciendo mal», asegura.

Para corregir todos estos debes, qué mejor forma que tiempo para trabajar. «El parón liguero nos ha venido fenomenal. Nos hemos centrado en mejorar muchos aspectos tanto en el juego como en lo físico. Sabemos que no estamos en un nivel óptimo condicional, pero iremos a más».

Por último, Ayestarán resaltó estar conforme con su dedicación: «No estoy satisfecho con los resultados, pero me voy con la cabeza alta por el trabajo realizado», y no duda de la victoria ante el Levante: «Sí, estoy convencido». Ahora mismo lo más importante, y lo único que garantiza su continuidad en la casa amarilla.