Borrar
Patri Guijarro y Mapi León han dejado la concentración de la selección femenina. Afp

Mapi León y Patri Guijarro abandonan la concentración de la selección: «Necesitamos ver esos cambios»

21 de las convocadas por Montse Tomé se mantienen en Valencia tras una reunión de seis horas que terminó esta madrugada y en la que aceptaron el compromiso del Gobierno de «cambios inmediatos» en la Federación

Martes, 19 de septiembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Fumata blanca en la selección femenina. Al menos por el momento. Después de una eterna reunión de seis horas que terminó pasadas las 4:00 de la mañana, 21 de las 23 futbolistas aceptaron finalmente el compromiso del Gobierno a abordar «cambios inmediatos» en la Federación y disputarán los partidos ante Suecia (viernes 22) y Suiza (martes 26).

Las dos jugadoras que no lo hicieron, y por lo tanto abandonaron la concentración por la mañana, son Mapi León y Patri Guijarro, ambas futbolistas del Barcelona y que ya no estuvieron en el último Mundial por ser dos de las caras visibles de las 15 rebeldes que no dieron marcha atrás en su firme renuncia a la selección antes del torneo.

El resto de convocadas se quedan en la concentración y viajarán a Suecia para disputar el partido de la Liga de Naciones. Justo un mes después de proclamarse campeona del mundo, la selección intentará hablar solo de fútbol tras unas jornadas convulsas de consecuencias imprevisibles.

Las dos futbolistas quisieron hablar ante los medios antes de abandonar la concentración e insistieron en su postura: «Los cambios que pedimos están escritos, se están haciendo y trabajando en ellos. La situación era diferente, pero necesitamos ver esos cambios. Estamos con nuestras compañeras, es una situación bastante dura».

«Es una realidad que la situación para Patri y para mí es diferente al resto de las compañeras. Entonces quizá que ya sabemos que no han sido ni las maneras ni las formas de volver», señaló Mapi León. «Al final no estamos en condiciones de decir: 'Ahora vuelves y...'. Pues no. Esto es un proceso. Estamos contentas porque se están produciendo unos cambios», añadió. La jugadora del Barcelona, visiblemente afectada, finalizó diciendo: «Hemos llegado a otro puerto. Poco a poco se están haciendo cambios y en esto estamos totalmente apoyando a nuestras compañeras como hemos hecho desde fuera durante este tiempo».

Poco antes de las cuatro de la tarde, la Federación anunció que Claudia Florentina, jugadora del Valencia, se unía a la concentración en Oliva en sustitución de Mapi León. Por su parte, la alternativa a Patri Guijarro todavía sigue pendiente de confirmación.

Iceta: «Un principio de confianza»

Minutos después de abandonar la concentración Mapi León y Patri Guijarro, Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte, señaló: «Queremos que se restablezca un principio de confianza entre las jugadoras y la FEF». «En cuanto a las jugadoras, manifestar mi respeto. Queremos que jueguen y que ganen. Si alguna jugadora considera que en este momento no se encuentra en plenitud de fuerzas o confianza para jugar tienen derecho a decirlo. Han ido conformando un equipo muy potente. Gracias al CSD su decisión no es causa de sanción, sino de respeto. Queremos que se puedan recuperar en plenitud», añadió.

«El ministerio de Cultura y Deporte y el CSD no elige ni entrenadores ni directivos. Nosotros queremos y confiamos en que se restablezca un principio de confianza, que veíamos que se había creado. Debe haber confianza entre las jugadoras y la federación y entre las jugadoras y el equipo directivo (seleccionadora, fisios...), que son piezas del éxito que tuvimos. Estamos aquí porque nuestras jugadoras ganaron el mundial. Las queremos ver felices jugando y ganando, como espero que se produzca en el partido del viernes», añadió.

El ministro aclaró que «la Federación tiene que ser la que anuncie las cosas». «Nosotros no queremos que se vea la preocupación del gobierno como una injerencia indebida», añadió. Iceta, eso sí, insistió en que «el inicio hacia la solución se ha empezado con paso firme hacia una Federación renovada y️ estamos en un momento de transición». «Adelantaremos la Asamblea que se celebrará durante el primer trimestre del año que viene», anunció.

Un martes caótico

La jornada del martes fue un caos total, surrealista y maratoniana, que pudo marcar un punto de inflexión. El presidente del CSD viajó al hotel Nova Beach de Oliva, donde finalmente se llevó a cabo el comienzo de la concentración, para conocer de primera mano las sensaciones entre las futbolistas. Habló primero con la seleccionadora Montse Tomé, Ángeles Aguilera, la jefa de expedición, Ana Álvarez, la directora de fútbol femenino, y Rafael del Amo, el presidente del comité femenino de la FEF. Se llegó a poner sobre la mesa el nombre de Andreu Camps, el secretario general federativo y hombre fuerte con Luis Rubiales que hasta hace unos días era un línea roja para Pedro Rocha. Su salida puede facilitar el acuerdo con las futbolistas.

Posteriormente se produjo el cónclave con las internacionales, inicialmente fijado para las 20:00 horas, pero que finalmente se retrasó hasta más allá de las 22:00. «Queremos escuchar a las jugadoras. Lo que pasó ayer -por el lunes- fue inaceptable. Así se lo he transmitido a la Federación. Sentía que mi obligación era estar al lado de las jugadoras para escucharlas y buscar soluciones», había dicho Francos a su llegada al hotel de concentración de la selección en Oliva. Con las futbolistas y Amanda Gutiérrez, la presidenta del sindicato Futpro, el presidente del CSD negoció durante horas, hasta bien avanzada la madrugada.

Tras una reunión de sesis horas llegó el acuerdo. «Hemos llegado a una serie de acuerdos que mañana por la mañana van a ser redactados y firmados por parte de la Federación y el Consejo Superior de Deportes», dijo a la prensa el secretario de Estado para el Deporte, Víctor Francos. «De las 23 convocadas, dos jugadoras han solicitado por razones de falta de ánimo, de malestar personal, la posibilidad de abandonar la concentración», añadió Francos. El representante gubernamental no reveló el nombre de las dos deportistas, pero subrayó que no se expondrán a sanciones por rechazar el llamado de la selección como se había advertido previamente.

La seleccionadora seguirá en su cargo

Rafael del Amo, presidente del Comité Nacional de Fútbol Femenino en la FEF, confirmó este miércoles que Montse Tomé, seleccionadora nacional femenina, se mantendrá en su cargo y que las jugadoras no se han mostrado contrarias, mientras que aclaró que la protección a la que se refirió la entrenadora respecto a Jenni Hermoso era referente a «toda presión» que pudiese haber sobre ella.

Montse Tomé, en la concentración.
Montse Tomé, en la concentración. Efe

«Montse Tomé sigue como seleccionadora, se ha reunido con las jugadoras en privado y no ha habido palabras contra ella», aseguró Del Amo a los medios congregados en un hotel de la localidad valenciana de Oliva donde se produjo el encuentro entre las internacionales, la FEF y el CSD.

Preguntado sobre la polémica surgida tras las palabras de Tomé diciendo que no había convocado a Jenni Hermoso para «protegerla». «Creo que este momento tenemos que protegerla de toda presión que pueda tener, lo pensamos así y hay que respetarlo», sentenció.

36 horas surrealistas

Todo comenzó el lunes, cuando Montse Tomé facilitó su primera lista de convocadas con tres días de retraso por la situación de tensión. Ya sabía antes de comparecer ante los medios que la decisión de renunciar a la selección de la inmensa mayoría de internacionales seguía en pie y aún así las incluyó en su lista, en un órdago desató la tormenta perfecta.

Las jugadoras insistieron con su pulso a la Federación hasta que no hubiera cambios reales ya en la noche del lunes, mediante un comunicado en el que aseguraban ser conscientes de las posibles consecuencias de su plantón, pero en la mañana del martes, tras diversas conversaciones con el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Víctor Francos, acabaron por acudir a la llamada por imperativo legal y mostrando a las claras su enorme descontento. El CSD no pudo asegurar que no hubiera sanciones, tal y como establece la Ley del Deporte, el Código Disciplinario de la Federación Española de Fútbol (FEF) y la propia normativa de la FIFA. Esa amenaza inclinó la balanza.

A partir de ahí se precipitaron los acontecimientos. Caras largas, de tristeza y cansancio. Escuetas pero contundentes declaraciones en la llegada de las futbolistas del Real Madrid y el Atlético al hotel Alameda de Madrid, donde estaban citadas las jugadoras residentes en la capital y el cuerpo técnico de la selección, pero no todas las convocadas, como estaba inicialmente previsto. Montse Tomé fue la primera en llegar, a las 10:45 horas, luego Misa Rodríguez, que se mostró taxativa cuando le preguntaron si estaba contenta de estar en la lista de Tomé: «No».

Athenea del Castillo, que llegó junto a Olga Carmona, explicó que todo aquello que tenía que decir ya lo dijo en su comunicado. Posteriormente aparecieron en escena Eva Navarro, Oihane Hernández y Tere Abelleira, pero no quisieron hacer ninguna declaración. El encuentro entre la entrenadora y las jugadoras fue breve y frío, aunque la asturiana trató de mostrarse comprensiva con la delicada situación de las futbolistas.

Las seis jugadoras y el cuerpo técnico se trasladaron hasta el cercano aeropuerto de Barajas antes de tomar un avión a las 14:10 horas hacia Valencia y posteriormente desplazarse hasta Oliva, el controvertido escenario del comienzo de la concentración, pues los campos de entrenamiento para las sesiones previas al viaje a Suecia, el jueves a las 10:00 horas, no cuentan con luz artificial. Allí se fue produciendo el goteo del resto de internacionales. Primero Enith Salón, del Valencia, y María Méndez, del Levante, ambas residentes en la ciudad del Turia. Luego Laia Aleixandri y Lucía García, del City y su vecino el United, por tanto ambas procedentes de Mánchester. También Amaiur Sarriegi, Rosa Márquez, Inma Gabarro y María Pérez.

Caras largas entre las futbolistas.
Caras largas entre las futbolistas. Efe

Las últimas en llegar fueron las futbolistas del Barça, Alexia Putellas, Irene Paredes, Cata Coll, Patri Guijarro, Mariona Caldentey, Ona Batlle, Aitana Bonmatí y Mapi León, cuyo vuelo desde la Ciudad Condal se retrasó por una avería y posterior cambio de avión. Una vez reunido al completo el equipo a excepción de Esther González, que tiene molestias en su tobillo izquierdo, tal y como comunicó a la FEF el Gotham, su equipo en Estados Unidos, se produjo el esperado encuentro entre las internacionales y Víctor Francos.

Cinco trabajadores, apartados

La Federación Española de Fútbol (FEF) apartó a cinco miembros de su gabinete de comunicación del resto de la expedición de jugadoras y cuerpo técnico de la selección femenina que deben medirse en los próximos días a Suecia y Suiza, en los dos primeros duelos para la selección en la Liga de Naciones, torneo clasificatorio para los Juegos Olímpicos de París del próximo año.

Los departamentos afectados por esta decisión de la federación son los de prensa, audiovisual, marketing y redes sociales, que forman parte del gabinete de comunicación de la FEF. En total son cinco personas que ya no compartieron con las jugadoras ni autocar desde el hotel Alameda de Madrid hasta Barajas ni tampoco el vuelo hasta Valencia. Misa Rodríguez, Athenea del Castillo, Olga Carmona, Eva Navarro, Oihane Hernández y Tere Abelleira, las seis futbolistas que viajaron junto a la seleccionadora, Montse Tomé, se enteraron de esta decisión cuando vieron que esos cinco miembros no subían al bus de camino al aeropuerto.

Esta suerte de guiño desde el ente federativo hacia las jugadoras parece insuficiente, ya que las internacionales apuntaron en su momento al departamento de comunicación, pero pusieron el punto de mira en instancias más altas de esta sección.

Así las cosas, y en caso de que finalmente las internacionales viajasen a Suecia, la internacional sueca Filippa Angeldahl aseguró que sus compañeras apoyarían un posible boicot de las españolas en el partido entre ambos combinados y lamentó que se encuentren en una situación tan «difícil».

«Deben sentir todo el apoyo que hay a su alrededor, otros países las apoyan en la decisión que elijan tomar. Si sienten que necesitan boicotear el partido para que algo suceda, está claro que las apoyamos. Eso significaría que hay algo que hay que cambiar», señaló en declaraciones al periódico sueco Aftonbladet.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios