Borrar
Silvana Pampanini con el Pollo de Anzo y Abel Cárdenes, flanqueada por los presidentes de ambos equipos. HERNÁNDEZ GIL
El día que una estrella del cine pisó un terrero

El día que una estrella del cine pisó un terrero

La actriz italiana Silvana Pampanini, toda una celebridad, estaba en Gran Canaria rodando 'Tirma' y fue invitada a un Adargoma-Rumbo

PEDRO REYES

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 9 de mayo 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Corría el mes de junio de 1954 y comenzaba en Gran Canaria el rodaje de la película 'Tirma', nombre dado para su proyección en España, pues el original y con el que se vería fuera del país era 'La princesa de Canarias'. El reparto estaba encabezado por la actriz italiana Silvana Pampanini, que tenía a un joven Marcelo Mastroianni, que iniciaba su carrera de actor, y al mejicano Gustavo Rojo como acompañantes. La dirección fue realizada por del madrileño Carlos Serrano de Osma y por Paolo Moffa, ya que era una coproducción ítalo española.

La llegada de Pampanini a la isla fue todo un acontecimiento social. Una semana antes realizaba el saque de honor en el partido de futbol entre la UD Las Palmas y el Valladolid.

Este hecho no pasó desapercibido para el vernáculo deporte y Alfredo Martin, El Palmero, invitó a la actriz y todo el equipo de la película a la luchada que se celebraba el domingo en el Campo España. Para darle más realce, se publicaba un anuncio por parte del luchador en el periódico 'Falange' dando cuenta de dicha invitación y la aceptación por parte de la actriz italiana, quien acudió acompañada por parte del equipo.

La película siguió una tradición que se mantuvo muchos años, la de contratar como extras a varios luchadores de los más famosos, entre los que destacaba el propio Palmero, que intervino en la misma y que, en el plano deportivo, era el vigente campeón de Las Palmas y de Canarias en esa fecha.

Heraclio Niz, Pollo de Arrecife, fue otro de los extras que participó en la película y declaraba al periódico 'Falange', cuando lo descubrieron en una escena en la playa de Las Canteras, lo siguiente: «Ser extra es una cosa que me divierte y de paso me proporciona algunos ingresos». El hacer de aborigen canario requirió que había que cortarle el pelo. «El día que me vio mi novia con esta facha casi me mata», decía en tono jocoso. El lanzaroteño llevaba unos meses un poco alejado de la lucha por el tema económico y lo expresaba con esta contundencia. «A cualquier luchador de Tenerife le pagan mil o mil quinientas pesetas por luchar una tarde en el Campo España, pues que le sigan pagando lo que gusten, pero mi cuerpo no se estrella contra el suelo por treinta míseros duros». Sus hermanos, que eran luchadores, también habían sido contratados para hacer de aborígenes y se mostraba decepcionado con lo que ocurría en el vernáculo deporte. «Tengo demostrado ya que soy una figura de primera fila y no me avengo a caprichos. Cada vez que había necesidad de colaborar para hacer resurgir la lucha canaria, contribuí con nuestro deporte y muchas veces sin cobrar, pero ya va siendo hora que las cosas se pongan en su sitio».

A pesar de estas declaraciones, reaparecía días más tarde en esta luchada del 27 de junio de 1954. La luchada en el Campo España, agotó las entradas.

Como buena parte de los domingos del año, se había organizado una luchada en el Campo España, en esta ocasión entre el Adargoma y el Rumbo, de lo mejor que se podía presenciar. Se completaba con del desafío de rasquera a cinco luchas que tendría lugar entre Mendoza. 'El Terrible', y Sergio Medina, 'Pollo de Lugo', que tenían una gran rivalidad en la arena.

Comportamiento ejemplar

Para completar el espectáculo, Alfredo Martín, 'El Palmero', se comprometió a una exhibición con Abel Cárdenes, en honor de los componentes del rodaje de 'Tirma' y en especial de la diva italiana, puesto que el hecho de ser luchador y participar en el rodaje le dio la curiosidad de conocer el vernáculo deporte y querían verlo en vivo.

El comportamiento de la actriz italiana fue exquisito en todo momento y dejó varias instantáneas para la posteridad. Saludó uno a uno a todos los luchadores y posó con Abel Cárdenes y el Pollo de Anzo, que le hicieron entrega de un ramo de flores. Repartió sonrisas a todos los presentes y se mostró cercana a todos. No en vano, en la previa, declaraba al periódico 'Falange' que conocía la historia de la conquista de Gran Canaria y se mostraba muy contenta de estar en el lugar donde se había desarrollado, además que se sentía «una canaria más». Uno de los momentos estelares fue en el centro del terrero cuando dio la voz de «¡Ya!» para el comienzo de una de las agarradas.

La luchada no defraudó a nadie porque estaban muchos de los mejores bregadores de la isla. Por un lado, el Adargoma, que tenía un equipo de época con Manolín- el nuevo y pujante ídolo de la afición ese año-, Hermenegildo 'Brazo de Hierro', Abel Cárdenes, Lito, Pollo de Los Reyes, Mendoza 'El Terrible', Curbelo, Barreto, Florencio Méndez, Pollo de la Paterna, Pollo de Sardina y Borito.

El Rumbo, por su parte, contaba en sus filas con el guiense Salvador Díaz, Pollo de Anzo, como primera figura, estando acompañado por Félix Reyes, Pollo de Arenales, Orlando Sánchez, Pollo de Las Canteras, Santiago Moreno, Cubanito I, Manuel Reyes, José Pulido Ascanio, Camurrita, Heraclio Niz, Pollo de Arrecife, Severino, Herreño, Molina, Guajiro y Sergio Medina, el Pollo de Lugo.

Una semana antes, en Santa Brígida, los de San José se habían impuesto por un contundente 12-7 a los de Guanarteme y era la ocasión para la revancha, aunque todavía la diferencia entre ambas escuadras era importante, pero tenía el precedente que en ese día El Pollo de Anzo ganara un desafío por 3-0 al propio Abel Cárdenes y les daba esperanzas.

Seguimiento mediático

Solamente los periódicos 'Falange' y 'Hoja del lunes' dieron información del desarrollo de la luchada, además del documento grafico del Hernández Gil, único fotógrafo presente. 'Diario de Las Palmas' apenas escribió unas pocas líneas anunciado el evento, aunque en páginas interiores hubo un artículo sobre el judo y que aprovechaba para comentar la visita de Silvana Pampanini a Gran Canaria, destacando la proyección mundial que podía tener para la lucha canaria que la diva italiana acudiera a la luchada.

Por su parte, 'Canarias Deportiva» no se hizo eco de la misma. En ese mes no salió 'La Provincia' ya que de abril a septiembre cerraba el rotativo por traslado de la maquinaria.

La crónica de 'Hoja del Lunes' del 28 de junio reflejaba: «La luchada de ayer en el Campo España constituyó una muestra más del creciente auge de la afición al típico deporte y el cartel de no hay billetes volvió a lucir su orgullosa cara. El Campo España registró un lleno».

Destacó la labor de la actriz italiana y su simpatía: «El anuncio de la asistencia de la bellísima artista Silvana Pampanini colaboró en el taquillaje y fue su presencia uno de los alicientes mayores. La famosa Pampanini, con la gracia y simpatía que sabe derrochar, hizo las delicias del público.

Cuando salió al terrero en gesto graciosísimo, se quitó el abriguito y mostró, a la manera de los atletas, su brazo desafiante dispuesta a la lucha. Después, saludó a los capitanes, árbitro y presidentes y, seguidamente del protocolo, colocó a la primera pareja poniéndole la mano en las espaldas para dar la voz de ¡Ya! Fue obsequiada con un artístico ramo de flores y muy aplaudida».

Espectáculo memorable

En el plano deportivo, el Adargoma vencía nuevamente al Rumbo, en esta ocasión por 12-8. La luchada según la crónica de A. Palmada, fue igualada en sus inicios hasta que Guajiro vence a Curbelo y a Borito y poniendo el 3-4. Florencio Méndez deja fuera a Félix Reyes y al Pollo de La Paterna', pero Heraclio Niz, Pollo de Arrecife, hace lo propio con Lito dejando una nueva igualada a 6.

La actuación de Méndez sería clave pues también tumbaría al Pollo de Lugo y al mismísimo Pollo de Anzo poniendo el 8-6 y quedando fuera el mejor luchador del Rumbo.

Esa ventaja sería determinante, a pesar de los esfuerzos de Orlando Sánchez, quien tumbaría al Pollo de La Paterna y de Santiago Moreno, Cubanito I, que hacía lo propio con Mendoza.

La salida al terrero de dos de los primeros espadas adargomistas como Manolín y Hermenegildo fue demasiado para Camurrita, Cubano I y Orlando Sánchez, poniendo el resultado definitivo de 12-8.

El desafío entre el Pollo de Lugo y Mendoza fue ganado por el primero por tres luchas a una. Alfredo Martín, El Palmero, realizaba la exhibición prometida con Abel Cárdenes a los que se unió también las que tuvieron Manolín y Borito con el Pollo de Sardina y Herreño, protagonizando luchas vistosas, dejando una gran tarde del vernáculo deporte.

El día finalizaba para Pampanini presenciando una carrera de galgos en el propio Campo España, actividad muy popular del siglo pasado en Las Palmas de Gran Canaria, no sin declarar que la lucha canaria le parecía «un deporte muy original».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios