El parón, oxígeno en vena para Pedri

22/03/2020

La paralización de la Liga debido a la crisis del coronavirus otorga una tregua al juvenil tinerfeño, que ha sido siempre titular desde que volvió del Mundial de Brasil. Mel ya había avisado de la carga de partidos que acumulaba la perla isleña

ETIQUETAS:

Con tan solo 17 años, Pedri González, la gran sensación de la categoría de plata, ha disputado ya como profesional con la UD Las Palmas un total de 27 partidos, en los que jugó 17 completos, sumando 2.310 minutos. Unos números que se podrían haber ampliado como amarillo, pero que se complementan con sus apariciones en las inferiores de la selección española. Desde que el tinerfeño se fue a Brasil a disputar el Mundial sub-17, cuando aún no los había cumplido, y regresó, ha sido siempre titular en las alineaciones de Pepe Mel. De hecho, según volvió, salió de inicio en Miranda de Ebro ante el Mirandés. En Anduva fue sustituido acusando el cansancio físico, pero desde entonces no ha parado. 12 encuentros completos y el cansancio pesando cada vez más sobre sus piernas.

Con todo, este parón debido a la paralización de la competición tras el estado de alerta declarado por el Gobierno por la pandemia del coronavirus servirá a Pedri como bombona de oxígeno para recuperar fuerzas y volver a exhibir su mejor nivel cuando reanude la Liga. Ya Mel había avisado de la fatiga acumulada del juvenil de Tegueste y, cuando todos lo hacían en el banquillo ante el Málaga tras jugar solo dos días antes con la sub-19 de España, fue titular, dejando destellos florales y quiebros de museo. Ahora puede descansar al lado de su familia, pues volvió a su pueblo al ser aún menor de edad. No había parado antes y esta tregua servirá para que el imberbe atacante amarillo se quite esa fatiga acumulada de encima.

Así pues, en una temporada meteórica y sorprendente de Pedri, donde ya en pretemporada había dejado claro que el nivel que tenía en sus botas era de futura estrella, donde siempre que ha estado a las órdenes de Mel ha estado sobre el césped, la primera vez que le toca parar y descansar viene propiciada por el Covid-19 y el estado de alerta. No ha sufrido ninguna lesión pese a que se ha expuesto a ellas con la concatenación de minutos.

Volverá a salir el sol cuando todo esto pase y Pedri seguirá creciendo con la casaca amarilla, deleitando a los que ahora, como el propio futbolista, aguardan en su casa para poner su granito de arena en la superación de la crisis sanitaria. Lo hará más fresco que hace unas semanas. Y llegará como nuevo en un tramo de la temporada que se antoja vital para el futuro próximo de la Unión Deportiva Las Palmas.