El derbi, tren con destino al Playoff

24/01/2020

Cita vital en el Gran Canaria para los intereses de la UD ante el máximo rival. Los amarillos buscan relanzar el optimismo y no descarrilarse del camino hacia los puestos de promoción en el tramo final.

Regresa el tren del derbi al Gran Canaria. Última llamada a los pasajeros con destino al Playoff de Ascenso. Vuelve el escenario de las grandes batallas. La esperada cita entra en acción desde las 17.15 horas en el estadio de Siete Palmas, pero que tendrá su antesala en todos los bares y calles que rodean al recinto donde se celebrará la fiesta del fútbol canario. Una tarde donde habrá que aprovechar para engrandecer el escudo de la Unión Deportiva con la ayuda del graderío local ante su eterno rival. Una oportunidad única para remontar el vuelo en liga, para que la plantilla liderada por Pepe Mel consiga la primera victoria de 2020 y para auparse en la clasificación en busca de retos de altos vuelos y no alejarse de los puestos de promoción de ascenso. Para recuperar el aliento tras un bache y demostrar que este equipo cree en sus posibilidades a pesar de todas las adversidades que han querido hacer tambalear a este grupo desde el primer día de la pretemporada. Por todos esos futbolistas que han luchado para que Las Palmas esté donde está en estos momentos. Por los lesionados, los que quisieron estar y no podrán estar. Por la afición. Será un duelo en el que no cabe el miedo y donde ganará la ilusión y el esfuerzo. Es un choque para sacrificarse por el de al lado, para morir en el campo. Nada de lo anterior se tiene en cuenta. Ni puntos, ni goles, ni estados de forma, ni tan siquiera nombres. Todo se decide en 90 minutos que hay que saborear como si fuesen los últimos ante lo que más se desea.

La UD se juega más que el orgullo en el derbi. Tres puntos de enjundia para dar un salto hacia arriba en la clasificación y para engordar la autoestima de cara a una segunda vuelta que todavía se queda larga para dar por perdido o por hecho cualquier cosa. Cada minuto vale oro en estas ocasiones. Por ello Las Palmas no debe desperdiciar los primeros instantes desde que el árbitro de comienzo al espectáculo. Hasta ahora la UD no ha conseguido ponerse por delante en ningún momento en este 2020. Ya es hora. Cinco choques en los que siempre el rival se ha adelantado y donde como un camión pesado, los amarillos han tenido que ir al remolque. Salir a morder cada balón que jueguen los blanquiazules no debe ser una opción, sino un hecho.

Otro caso a resolver será la problemática para llevarse bien con el gol. Mel ha visto como Jonathan Viera, Narváez o Araujo caen de sus filas. Tres hombres que han puesto mucho de su parte para que la pelota entrara en la portería rival o por lo menos eso se esperaba. De perdidos al río, Pepe Mel se lanza al derbi con Pekhart y Rubén Castro. El grancanario regresó la jornada pasada ante el Racing para devolver el peligro a la parte ofensiva. Todo apunta a que el estratega madrileño se decantará por el de La Isleta, un jugador en el que tiene fe, y en el que confiará ante los chicharreros.

El guardián de la redes será Álvaro Valles. El sevillano tratará de hacerse enorme ante las intentonas del Tenerife. El ex del Betis debuta en este partido en específico, pero conocedor de sobra de lo que significa estar en el campo en partidos de máxima rivalidad.

La línea defensiva la formarán con alta probabilidad Alberto De la Bella, un jugador acostumbrado a encuentros de alto nivel y con gran experiencia en Europa. En medio de la muralla se intercalará una leyenda en este tipo de partidos, Aythami Artiles, y un experimentado líder en la zaga, Martín Mantovani. En el costado derecho estará el bingo. Eric Curbelo o Alex Suárez. Alex Suárez o Eric Curbelo. Ahí reside la mayor incógnita para el preparador.

En la sala de máquinas puede regresar Galarreta. Se confirma que el vasco está recuperado de sus dolencias musculares. La UD recuperaría calidad en la salida de balón, una virtud que se había perdido tras la despoblación en el medio con la baja de Íñigo y de Viera. A su lado estará Javi Castellano, para seguir funcionando como escoba. En el plano ofensivo, dos jugadores que ganan madurez a cada minuto que juegan, Benito y Pedri estarán por las bandas. La mediapunta debe ser para Fede Varela. El argentino destila calidad por todos los poros. Sería una opción apetecible detrás de Rubén Castro. El de La Isleta tiene ganas de explotar toda la pólvora que acumulan sus botas desde que se lesionase en septiembre.