Lucha Canaria

«El canario necesita volver a los terreros»

01/04/2020

Las fotos no engañan. Y él asiente. Por mucho que la actividad en la lucha canaria parara hace más dos semanas y que, desde entonces, cada uno se haya tenido que buscar la vida para entrenarse, Ricardo Rodríguez, Medianito, se ve «como un toro» a cuenta del trabajo que realiza a diario en su casa de Los Llanos de Aridane, en su isla natal de La Palma. «Estaré en unos 95-96 kilos, unos quince por debajo de lo que debería dar en la báscula si hubiese competición, y, tengo que ser sincero, me noto perfecto. Por supuesto que echo de menos estar con mi equipo, con el Agüimes, aunque mantengo contacto permanente con todos los compañeros. Pero ya que tenemos que permanecer aislados, al menos me cabe la satisfacción de exprimirme cada día», asegura.

El puntal palmero cuenta con asesoramiento cercano para mantener la silueta: su cuñado es un entusiasta la de bicicleta y le ha metido el gusto de dar pedales y, a la distancia, desde Gran Canaria, su preparador físico personal, Miguel Ángel Suárez, tampoco descuida detalle alguno. «Tengo la suerte de que me gusta el deporte, aunque tener que entrenar en estas circunstancias, limitado a tu ámbito doméstico y sin poder tener una acompañante, algo esencial en mi caso por la disciplina que practico, no sea lo más recomendable. Así, subo y bajo escaleras, corro por los patios de casa, hago aeróbico, pesas, bicicleta, flexiones, abdominales... De todo un poco. Trato de que sea solo en la mañana, pero soy una persona muy activa por naturaleza, por lo que alguna tarde me he puesto a hacer más series para matar la monotonía», asegura.

De ahí que, con el cuidado que también pone en la alimentación, Medianito esté viviendo una especie de pequeña pretemporada personalizada y al calor de su familia. «Sé que la temporada no ha terminado, pero nadie puede decir en estos momentos la fecha en la que podremos volver a la normalidad. Yo me considero un profesional y, por ello, aunque las circunstancias que estemos viviendo sean las que son, soy muy meticuloso y exigente. Horas de sueño, dieta, descansos, tiempo que invierto en cuidarme, poner todo el énfasis en cada ejercicio... Es la única manera de estar preparados para el futuro», insiste.

Admite que para la lucha, como para todo el deporte y sectores en general, la crisis del coronavirus «es un palo tremendo» al haber suspendido el calendario y tener a clubes e integrantes «sin respuestas a tantas preguntas», aunque, orgulloso de la tradición que representa, incide en el componente identitario de la modalidad vernácula y que trasciende al ámbito competitivo.

«El canario necesita volver a los terreros, es parte de su cultura, de lo que heredó de los antepasados, algo fundamental en su manera de ser. La lucha ha atravesado por épocas complicadas y ahora estamos en una especialmente difícil, pero el espectáculo volverá con mucha fuerza cuando se pueda. No veo el momento de poder vivir esos ambientes tan especiales, de que todos podamos reencontrarnos...», desea.

Reconociendo que el daño económico y estructural «es enorme», piensa que «hay capacidad» para que los órganos federativos y los equipos «tiren para adelante tras el parón».

No quiere dejar pasar la oportunidad Medianito de resaltar la solidaridad y responsabilidad que está percibiendo en la población de La Palma al dictado de las consignas para frenar la expansión de esta pandemia: «Aquí la gente está muy concienciada de lo que tiene que hacer. Hablo de mi entorno porque no estoy ahora en otros sitios para poder opinar, pero, por la televisión y las noticias, también se constata que todos los canarios vamos a una y tenemos que seguir así».