Abu Dabi: 26 de septiembre y ante Hugues

Bombazo mundial con el anuncio de la segunda pelea del grancanario Juan Espino, El Guapo, en la UFC. Será en la Isla de Yas y en una gala con audiencia millonaria

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Ya es oficial y anoche, una vez que se dio oficialidad a la convocatoria, el impacto mundial de la noticia alcanzó los cinco continentes: Juan Espino, El Guapo, regresa a la jaula de la UFC, la franquicia por antonomasia de las artes marciales mixtas, y lo hará el próximo 26 de septiembre ante el americano Jeff Hughes y en la Isla de Yas, en Abu Dabi. Será en la gala 253, en la que, además de su comparecencia, se pondrán en juego dos cinturones, lo que garantiza una audiencia millonaria por la expectación que genera este espectáculo de primer orden y que mueve astronómicas cifras de ganancias, seguidores e impactos mediáticos. «No han parado de llamarme desde Estados Unidos y otros países más desde el mismo momento en el que se dio a conocer todo. Y con los promociones que se harán antes del día fijado, la dimensión que alcanzará esta cita es inimaginable. Cuando hablamos de la UFC todo se multiplica de una manera impresionante por su poder de alcance», significa.

El Guapo ya ganó en su debut en Las Vegas, en 2018 y frente a Justin Frazier, y ahora le aguarda un desafío colosal. «En la UFC no hay peleas fáciles. Si pierdes un par de veces, directamente te echan. La presión es máxima siempre. Y, para que todos se puedan hacer a la idea de quien es Hughes, se trata del sparring habitual de Stipe Miocic, actual campeón del peso pesado. Una auténtica bestia competitiva. Pues con él se entrena Hughes cada día, lo que ayuda a ponerlo en dimensión», apunta el luchador grancanario, único representante español que competirá a gran escala en Oriente Medio a final de mes.

Por cuestiones de confidencialidad en su contrato exclusivo, Espino no podía revelar la fecha y el adversario que le venía en su calendario hasta que la UFC lo hiciera. Pero conocía lo anunciado anoche y, en base a ello, ha orientado sus entrenamientos espectíficos en su gimnasio de Guanarteme. «Llevo viendo peleas de Hughes desde hace semanas. Lo he estudiado al detalle. Tiene muy buenas manos y no hay manera de tirarlo al suelo. Nadie lo ha conseguido. Pero, como dije antes, todo lo que tienes por delante cuando estás en este nivel es de dificultad extrema. Le respeto, porque así lo merece su trayectoria, pero si voy a Abu Dabi es para ganar. Me veo muy bien en todos los sentidos y mi confianza es total con todo lo que pueda hacer en la jaula en cuanto comience el espectáculo», apunta convencido.

Su oponente anuncia un desafío monumental, al ser el sparring de Stipe Miocic, el actual campeón del peso pesado

Según la hoja de ruta que le han hecho llegar, el próximo día 15 tendrá que viajar a Londres para someterse a dos test de coronavirus, lo que implicará aislamiento durante 48 horas. Y una vez que se desplace a Abud Dabi, con vuelo fletado desde la capital inglesa, se tendrá que repetir protocolo sanitario con el fin de descartar cualquier tipo de riesgo. Las medidas que se van a adoptar serán extremas a fin de que la gala esté a la altura de la demanda mundial que implicará en cuestiones televisivas.