Fútbol: UD Las Palmas

Comienza la nueva era Herrera

18/11/2018

Hoy comienza su segunda etapa al frente del conjunto amarillo y lo hará con el mismo objetivo que la anterior vez: llevar a la UD a Primera. Con el ascenso entre ceja y ceja, luchará por repetir la hazaña de 2015

Hoy comienza una nueva era para la UD Las Palmas. Tras el cese de Manolo Jiménez, se abre un arco de esperanza para los intereses del conjunto amarillo con la vuelta del timonel del último ascenso a Primera División. Desde el club confían ciegamente en Paco Herrera. Si hay alguien capacitado para el resurgir insular, ese es el entrenador catalán. Ganas y hambre no le faltan, así lo dejó claro nada más aterrizar en el aeropuerto de Gran Canaria.

Tras su presentación en la sala de prensa del estadio (12.00 horas), dirigirá, ya por la tarde y en El Hornillo, su primera sesión de trabajo (17.00 horas) como preparador de la Unión Deportiva. Y lo hará pensando ya en el próximo encuentro de liga, que será en el Ramón de Carranza ante un Cádiz que, con la victoria de ayer en Córdoba, se coloca a tan solo dos puntos de Las Palmas. No lo tendrá fácil. Los andaluces están eufóricos tras el asalto al Arcángel y querrán dejar los tres puntos en casa.

Espera una semana movida y cargada de trabajo. Es importante recuperar la senda de las victorias cuanto antes y Herrera lo sabe. Quiere cerrar el bache de raíz para recuperar la moral de sus jugadores. No hay tiempo que perder. Los de arriba no pueden seguir poniendo tierra de por medio con la escuadra grancanaria. Para eso ha vuelto el último salvador de la Unión Deportiva. Sus dos ascensos a la élite -uno con el Celta y el otro con la UD- avalan su fichaje, pero no será tarea fácil. Eso sí, la experiencia es un grado y de eso, el bueno de Herrera, tiene de sobra. Además, el respeto de la hinchada ayudará, sin duda, a caminar de la mano hacia el objetivo.

Con el fichaje del técnico catalán, la entidad isleña recurre a la épica. El mensaje es claro. Solo vale el ascenso y se sangrará por ello. Ahora toca dejar trabajar y que Herrera sea capaz de encontrar las teclas adecuadas que no supo ver Manolo Jiménez.