Pogacar celebra su triunfo en el Giro de Lombardía. / Marco BERTORELLO / AFP

Monumento

Pogacar cierra la temporada a lo grande ganando el Giro de Lombardía

Tras conquistar su segundo Tour de Francia en julio y la Lieja-Bastoña-Lieja en primavera, el esloveno de 23 años cerró una temporada de ensueño imponiéndose en el último 'monumento' de 2021

JEAN MONTOIS

Tras ganar su segundo Tour de Francia en julio y la Lieja-Bastoña-Lieja en primavera, el esloveno Tadej Pogacar, de 23 años, cerró una temporada de ensueño imponiéndose ayer en el Giro de Lombardía, el último 'monumento' del año ciclista. El joven fenómeno enriqueció un palmarés ya de por sí impresionante con una nueva exhibición, atacando al resto de grandes aspirantes al triunfo a falta de 35 kilómetros para la meta en Bérgamo (norte de Italia), en la 115ª edición de esta carrera.

Pogacar suma su 30ª victoria como profesional, la 13ª esta temporada y la primera desde su consagración en los Campos Elíseos de París el pasado 18 de julio, aunque después se llevó la medalla de bronce en Tokio 2020 en la prueba en línea. Superó en la llegada al esprint a su compañero de escapada, el italiano Fausto Masnada (Deceuninck), al término de una prueba de 239 kilómetros de recorrido.

El británico Adam Yates (Ineos) fue tercero, a 51 segundos del vencedor, adelantando al esloveno Primoz Roglic (Jumbo), al español Alejandro Valverde (Movistar) y a los franceses Julian Alaphilippe (Deceuninck), vigente campeón del mundo que acabó sexto, David Gaudu (Groupama-FDJ), Romain Bardet (DSM) y al canadiense Michael Woods (Israel Star Up Nation), que completaron los puestos de honor.

La carrera se disputó bajo un sol otoñal y se decidió en la subida del Passo di Ganda (9,2 km al 7,3%), que un pelotón bastante numeroso pese al recorrido accidentado afrontó a falta de 40 km para la meta en Bérgamo. Cuando faltaban 35 km atacó Pogacar y logró una ventaja de medio minuto sobre un grupo compuesto por el resto de aspirantes a la victoria: Yates, Alaphilippe, Roglic, Woods, Valverde, Bardet, Gaudu, Masnada y Vingegaard (Jumbo).

Sin entendimiento atrás

Solo Masnada saltó a su caza por unas carreteras que el ciclista bergamasco conoce a la perfección y dio alcance a Pogacar al término de una larga y sinuosa bajada, a unos 15 km para la meta, aunque una vez juntos no dio ningún relevo al esloveno. «Quizá me faltó un poco de confianza cuando atacó Pogacar; iba bien de piernas, pero ya estaba al límite y no sabía si sería capaz de seguirle», admitió Alaphilippe, que se quedó además sin posibilidad de respuesta al tener a su compañero de equipo Masnada por delante.

En el grupo perseguidor no hubo entendimiento, dejando que Vingegaard tirara solo para su líder Roglic, y las diferencias no dejaron de crecer (45 segundos a 6 km para la meta), permitiendo al dúo cabecero llegar en solitario a la meta, donde Pogacar superó claramente a su rival en el esprint. «¡Es una locura acabar la temporada así!», exclamó el vencedor de la prueba. «Cuando ataqué pensé que otros ciclistas me seguirían», añadió. Ninguno lo hizo. «Pogacar merecía la victoria. Fue el más fuerte hoy», admitió su compatriota Roglic.

Pogacar, primer esloveno que se impone en Lombardía desde la creación de la carrera en 1905, entra además en el selecto grupo de ciclistas capaces de vencer en el mismo año en el Tour y en esta clásica, formado por el italiano Fausto Coppi (1949), el belga Eddy Merckx (1971 y 1972) y el francés Bernard Hinault (1979).