Reacción estéril ante un sólido Unicaja (89-76)

14/10/2018

El Herbalife Gran Canaria cedió una nueva derrota -la tercera en ACB- en Málaga ante un Unicaja que dio pocas concesiones en el Carpena. Con este resultado, los pupilos de Salva Maldonado se estacionan una semana más en la zona baja de la Liga Endesa, en vísperas de otro duelo de alto voltaje en la Euroliga frente al Barça Lassa.

Tras un comienzo igualado y lleno de alternativas, el conjunto andaluz tomó una ligera ventaja en el ecuador del primer cuarto (11-9), merced a los puntos de Roberts (5) y Fernández (4), siendo Rabaseda la principal oposición de los isleños con otros cuatro.

Sin embargo, los andaluces pusieron tierra de por medio, animándose a la fiesta Carlos Suárez con 8 puntos casi consecutivos, cerrando el primer cuarto con un elocuente 22-13 y pasando el rodillo al inicio del siguiente periodo (33-22).

Un esperanzador repunte de 2-11 para el Herbalife, propiciado con tres triples y una canasta de Báez, alimentó la esperanza (33-28), pero fue un espejismo. De nuevo el Málaga estiró el chicle desde la pintura, con Fernández llegando a la decena de puntos y sumándose a las operaciones ofensivas el georgiano Shermadini con otros 8 y 3 rebotes (49-35).

En la reanudación, los visitantes capitalizaron los esfuerzos en la pintura, con penetraciones de Strawberry, que se colocaba con 10 puntos, y con la polivalencia característica del capitán, Eulis Báez (9), pero no era suficiente. Shermadini ya se había convertido en el sojuzgador y verdugo de los isleños, marchándose a los 15 puntos al cierre del tercer cuarto. Parcial de 20-23 para el Herbalife, que seguía perdiendo 69-58).

Una canasta de Báez a cinco minutos para el final volvió a despertar la fe en las huestes de Maldonado (76-67) a seis minutos para el final. El Unicaja se recompuso, pero un nuevo arreón capitalizado por Strawberry y Tillie dejó la hemorragia en solo seis puntos (82-76).

Pero al final, el temple de los locales, a través de Alberto Díaz y el incombustible Jaime Fernández -terminó con 22 puntos- decantaron la balanza en favor del Unicaja. (89-76). Al final no hubo deriva, pero la mejoría de los amarillos no permite aún enderezar el rumbo liguero del Gran Canaria. Ahora toca redoble de tambores en una semana que arranca muy cuesta arriba, con otro duelo de alto voltaje el martes, esta vez en la Euroliga frente al Barça Lassa.