Baloncesto: Liga Endesa

Licencia para soñar con la Euroliga

24/05/2018

Licencia para soñar con la Euroliga. El Herbalife Gran Canaria no falló en la última jornada de la liga regular y termina quinto, lo que llevará a jugar la primera eliminatoria de Playoff con el Valencia Basket (cuarto), un cruce con premio para el que la supere ya que se ganará un hueco en la mejor competición de Europa por equipos.

Licencia para soñar con la Euroliga. El Herbalife Gran Canaria no falló en la última jornada de la liga regular y termina quinto, lo que llevará a jugar la primera eliminatoria de Playoff con el Valencia Basket (cuarto), un cruce con premio para el que la supere ya que se ganará un hueco en la mejor competición de Europa por equipos.

Jugarse la quinta plaza en el Arena, allí donde se ha mostrado mucho más regular durante todo el curso, era la mejor noticia para un Granca que, todo hay que decirlo, se aprovechó de las ausencias de un Real Madrid aún de resaca y que se plantó en la isla sin Llull, Ayón, Campazzo, Doncic, Thompkins y Taylor. No es que regalara nada el grupo de Pablo Laso. Contar con Carroll, Rudy Fernández, Reyes, Randolph o Tavares para cualquier equipo es un lujo, pero sin nada en juego, ni siquiera su primer puesto, lo lógico era dar descanso a muchos de los actores principales que en tres días sí que serán protagonistas en el inicio del Playoff.

Pacto de no agresión.

Las defensas fueron blanditas en el inicio. Cinco puntos seguidos de Randolph adelantó por primera vez a los campeones de Europa (7-9), pero reaccionó bien la escuadra local para igualar un duelo con más licencia de lo habitual para anotar (15-18, tras los primeros cinco minutos).

Con las primera rotaciones, el Granca volvió a tomar el mando (19-18). Casimiro tiró más de su banquillo ante un Madrid mermado ayer por las numerosas ausencias. La primera canasta de Pablo Aguilar obligó al técnico visitante a parar el encuentro para cortar la energía de un Herbalife mucho más metido en el partido (21-18, a 2.32 para sellar el primer parcial).

Sin embargo los amarillos fueron a más. Con un 2+1 de Radicevic y un triple de Aguilar, la escuadra local estiraba su renta (27-18), mientras Laso tiraba de uno de sus pesos pesados, Rudy Fernández, para intentar parar la inercia local.

La entrada del balear surgió el efecto deseado por Laso. El alero anotó un triple en su primer lanzamiento, forzó una personal con tiro que tampoco desaprovechó (27-23) y enchufó un segundo triple que acercó a los blancos en menos de un minuto para cerrar el primer parcial (27-25). Volver a empezar.

Licencia para soñar con la Euroliga

Radicevic –muy enchufado en todas sus acciones– y Eriksson dieron primero en el segundo acto (31-25). Sin embargo, entre Tavares (que tapó el aro blanco) y un 0-7 de parcial con la firma de los jóvenes Pantzar y Radoncic, le dieron la vuelta al encuentro (31-32). Con los primeros puntos del mejor jugador de la final de la Euroliga, Causeur, el Madrid obligó a parar el partido a Luis Casimiro (31-34).

Con el marcador a favor, y un sobresaliente Edy en labores defensivas, el Madrid se sintió cómodo. Los buenos minutos de Radoncic y Pantzar ayudaron a darle descanso a los actores principales del campeón de Europa (33-38).

La entrada de nuevo de Báez le dio la mordiente necesaria al Granca para evitar el despegue blanco. Un 2+1 de Eriksson y un mate de Rabaseda metieron de nuevo a los amarillos de lleno en el partido (38-38), aunque Carroll respondiera con un triple en cuestión de segundos (38-41).

Dos más del exescolta claretiano –especialmente afinado– y un mate de Raldolph dejó el marcador en +6 para los visitantes al descanso (41-47). Partido abierto.

Salió mejor el Herbalife tras la parada. Con los puntos de Aguilar y DJ Seeley se puso a uno (53-54) en un inicio de segunda mitad de mucho acierto ofensivo. El partido entró entonces en un intercambio de canastas, como si de un pacto se tratara para decidirlo todo en los últimos diez minutos (57-58).

Sin embargo, el mayor empuje de los amarillos le valió para volver a tomar el mando (62-58) ante un Real Madrid a tirones y sostenido por los puntos del examarillo Jaycee Carroll (18 tantos por entonces).

Mandó desde entonces el Herbalife. Respondió a cada canasta de su rival y obligó a Pablo Laso a reclutar de nuevo a Tavares con 66-62 en el marcador.

Licencia para soñar con la Euroliga

A falta solo de los últimos diez minutos el Gran Canaria mandaba por cinco (67-62). Andorra e Iberostar ganaban cómodamente a Valencia y Real Betis Energía Plus, respectivamente. La victoria era necesaria para no caer de la quinta plaza.

Las defensas, como era de esperar, se endurecieron en el parcial decisivo. Las canastas entraban ahora a cuentagotas. En ambos bandos (69-64). Causeur desatascó a los blancos cuando casi nadie atinaba (69-66). Balvin hizo lo mismo para los locales (71-66).

Decisivo acierto de tres.

La tregua atrás ya no existía. Ni un bando ni otro se reservó entonces nada (71-69). Causeur, ya decidido a ser protagonista, empató a 71. Pero Aguilar y Eriksson, con sendos triples, volvieron a adelantar a un Granca que por ese entonces ya contaba con su mejor aliento desde la grada (77-71, a 3.40 para el final).

Y fue a más un Herbalife que no se asustó con el un 2+1 de Yusta, sino que respondió con otro triple (de Rabaseda para poner el 80-74 a 2.10 para el final). Desatado desde la línea de tres, Eriksson y Aguilar pusieron la guinda desde lejos para dejar la victoria en el Arena. Y la quinta plaza. Próxima parada Valencia, con un puesto en la Euroliga en juego. Palabras mayores.

- Ficha técnica:

88 - Herbalife Gran Canaria (27+14+26+21): Mekel (10), Rabaseda (11), Eriksson (18), Báez (7) y Fischer (2) -quinteto inicial-, Oliver (0), Seeley (9), Balvin (8), Pasecniks (2), Paulí (0), Radicevic (5) y Aguilar (16).

78 - Real Madrid (25+22+15+16): Randle (3), Carroll (18), Yusta (9), Reyes (6) y Randolph (9) -equipo inicial-, Causeur (6), Rudy Fernández (9), Radoncic (12), Nakic (2), Tavares (0) y Pantzar (4).

Árbitros: Pérez Pérez, Castillo y Caballero.

Incidencias: Partido de la 34ª jornada de la Liga Endesa disputado en el Gran Canaria Arena ante 6.498 espectadores.