«La Euroliga, una gran oportunidad para crecer»

18/06/2018

El presidente del Club Baloncesto Gran Canaria analiza su primera temporada al frente de una entidad claretiana que saboreará la Euroliga, la máxima competición continental a nivel de clubes, por primera vez en su historia. El dirigente isleño se muestra ilusionado de cara al panorama que se presenta para consolidar y multiplicar el proyecto a todos los niveles

— Subcampeón de la Supercopa, semifinalista en la Copa del Rey, cuartofinalista en la Eurocopa, semifinalista en el Playoff por el título y billete para la próxima edición de la Euroliga. ¿Qué valoración hace de la temporada del Herbalife Gran Canaria?

— Creo que ha sido una temporada espléndida, en la cual hemos ido cumpliendo los objetivos poco a poco, con mucho esfuerzo para salir adelante en todas las competiciones que hemos podido competir. Al final, el resumen es que hemos sido subcampeones de la Supercopa, nos hemos clasificado para los cuartos de final de la Eurocup por cuarta vez consecutiva en nuestra historia, alcanzamos las semifinales en la Copa del Rey y en el Playoff por el título de la Liga Endesa, con el premio final de conseguir la clasificación para la próxima edición de la Euroliga, que creo que ha sido una bendición para nosotros y es un paso adelante muy importante en nuestra historia.

— Un hito deportivo y una oportunidad para continuar creciendo a nivel institucional...

— Evidentemente, es un hito histórico para nosotros porque el hecho de que una pequeña isla como Gran Canaria compita en la Euroliga con los otros 15 mejores equipos de Europa era impensable hace unos años y, sin embargo, lo hemos conseguido y ahí estamos. Desde el punto de vista institucional, significa una oportunidad para crecer, una ocasión que no podemos desaprovechar, pero también debemos de tener los pies en la tierra porque es muy complicado acometer ahora mismo una subida de presupuesto que esté por encima de nuestras posibilidades. La realidad es que nosotros nos vamos a mover en cifras cercanas a lo que tenemos e iremos en esas reuniones que ya llevamos 15 días trabajando, todo lo que podamos acometer e incrementar lo haremos así, pero siempre teniendo en cuenta que la Euroliga es una temporada y este club tiene que continuar trabajando y creciendo en su historia.

— ¿Ya conoce las exigencias de la Euroliga a todos los niveles?

— Por supuesto. Desde el día siguiente estamos trabajando en los listados de todas las necesidades, a nivel de comunicación, de pabellón, de marketing, de ticketing... ya somos equipo de Euroliga y estamos trabajando en ello. Estamos trabajando para adaptar el club a las necesidades de la Euroliga.

— ¿Qué conclusiones se pueden extraer de esas primeras reuniones con el Cabildo de Gran Canaria y el empresariado canario de cara a la nueva hoja de ruta?

— Fundamentalmente el apoyo del Cabildo desde el punto de vista de organización y de apoyo logístico. Obviamente, a la institución insular no se trata de ir a pedirle más dinero sino de pedirle ese apoyo para que nos ayude precisamente a abrir esas puertas que hasta la fecha han podido estar cerradas. Algo en lo que nos estamos centrando y que es muy importante es el tema de la mejora en la gestión de los viajes, es fundamental conseguir y viajar este año en tipo chárter y vuelos directos a las ciudades de destino, ya que, entre otras cosas, con las dobles jornadas que hay en la Euroliga sería impensable que tuviéramos que estar cogiendo vuelos regulares de ida y vuelta a Gran Canaria o de los distintos destinos a los que tenemos que llegar. Por lo tanto, estamos centrando nuestras negociaciones en conseguir la posibilidad de un acuerdo con alguna compañía chárter y, por otro, en que el Cabildo nos abra puertas que hasta ahora estaban cerradas, y ya estamos avanzando con posibles patrocinadores para incrementar, pero insisto en que todo esto siempre con los pies en la tierra y con la prudencia que nuestra historia nos indica.

— ¿Se ha interesado ya ese empresariado por el efecto llamada de la máxima competición continental a nivel de clubes sin esa necesidad de ir a tocar puertas?

— Estamos pulsando precisamente esas sensaciones y estamos trasladando nuestra oferta global al empresariado canario. Todavía es pronto para decir si el empresariado está interesado o no, pero considero que es una oportunidad importante para esta isla y para todos los empresarios turísticos al pensar que vamos a poner el nombre de Gran Canaria en los principales destinos europeos y en las principales capitales de Europa. Pienso que eso es importante y deberían entenderlo, pero solo llevamos 15 días planificando, solicitando reuniones y mandando propuestas. Vamos a esperar un poco para decir si el empresariado canario se muestra realmente interesado o no en la Euroliga.

— Será un proyecto que no comande Luis Casimiro. ¿Le queda la pena de que no sea el entrenador tras conseguir la clasificación para la máxima competición europea a nivel de clubes y el primer título de la historia?

— No, porque es una decisión que se tomó consensuada. Cuando las dos partes hablan, hay buena relación y deciden no continuar juntos, pues no pasa absolutamente nada. Este club ha tenido varios entrenadores, con etapas que se han ido liquidando y han empezado otras. Ahora vendrá otro técnico y, a partir de ahí, estaremos con él al 100% como hemos estado con Luis.

— ¿Le ha informado el director deportivo de la entidad, Berdi Pérez, del plazo que se marca para tener un sustituto en el banquillo del Herbalife Gran Canaria?

— Los plazos y los tiempos en este club siempre los hacemos con mucha prudencia y pausa porque queremos elegir lo mejor, pero, de todos modos, sí es importante que pronto tengamos entrenador para poder planificar el resto de la plantilla. Creo que no tardaremos mucho en tener un primer entrenador.

— Todos los jugadores destacan el buen ambiente del vestuario, ¿le gustaría que se mantuviera el bloque de las últimas campañas?

— Será una plantilla en función a lo que tengamos y, sobre todo, respetando las situaciones de cada uno dentro del grupo. Si me preguntas, claro que me gustaría contar con el eje central de este equipo porque lleva muchos años trabajando con nosotros y tiene mucho peso en el vestuario. De hecho, la primera prueba la tenemos con las renovaciones de Oriol Paulí y Xavi Rabaseda, quienes son pilares básicos en nuestro proyecto deportivo. No se va a hacer una plantilla pensando en la Euroliga, se hará haciéndolo en la temporada. Hay dos competiciones muy importantes en las que tendremos que competir como la Liga ACB y la Euroliga, y no podemos despreciar la primera por la segunda, puesto que la ACB es nuestro principal sustento. La Euroliga es una competición a la que iremos de novatos, en la que vamos a intentar competir y disfrutar, pero sin dejar de lado la que nos permite acometer los objetivos de cada temporada.

— A nivel institucional, ¿qué balance hace de su primera campaña como presidente del Club Baloncesto Gran Canaria?

— Me nombraron presidente en un momento en el que estaba prácticamente planificada toda la temporada y he intentado mejorar ciertos aspectos que había dentro del club, de organización, de gestión, de control presupuestario y el balance personal es para estar muy contento, ya no solo por los objetivos deportivos que se han alcanzado, que están bien, sino porque también los hemos conseguido en las categorías de formación, no por los campeonatos insulares, regionales o nacionales que hayan podido ganar nuestros diferentes equipos sino por el desarrollo que ha tenido el baloncesto femenino en el club, por la labor social que hemos hecho por nuestras escuelas de baloncesto, por la movilidad que hemos tenido por los municipios de Gran Canaria, que prácticamente hemos visitado casi un 75% y todos nos han abierto las puertas, y eso va a significar que llevas el baloncesto en todos los rincones de la isla, lo hemos llevado desde Agaete a La Aldea, nos hemos movido por los confines de esta isla. La verdad es que eso es lo que me llena de satisfacción, el poder haber disfrutado de esa situación y llevar el baloncesto a todas partes, luego los objetivos deportivos son los que marcan la temporada, pero hubiera estado igual de contento aunque no hubiésemos entrado en la Euroliga por el trabajo que ha realizado el equipo deportivo y profesional en conjunto. Los pude reunir a todos para darles la enhorabuena y la Euroliga es un premio que, lógicamente, vamos a aprovechar, pero no es la condición sin ecuánime para estar contentos por esta temporada. Debemos estarlo porque se ha trabajado bien o por lo menos se ha intentado hacerlo así, se han corregido ciertas situaciones y se ha mejorado en otras.

— ¿Qué le resta por hacer en próximos cursos para potenciar la marca Gran Canaria a la que se refirió a su llegada a la presidencia?

— Queda mucho por hacer. La marca Gran Canaria tiene que seguir creciendo. Ahora tendremos la oportunidad histórica de la Euroliga, que propiciará que esa marca se multiplique por tres, pero tenemos que seguir creciendo dentro y fuera. Me queda mucho por realizar en la isla, el proyecto de baloncesto en Gran Canaria hay que sublimarlo, ahora mismo la intención es abrir cuatro o cinco escuelas de iniciación, ya hay convenios que faltan por mirar, abriremos una en Agaete, donde no había baloncesto ahora mismo, hubo un equipo hace años, pero a día de hoy había desaparecido. Vamos a meternos allí, estamos en negociaciones con municipios como La Aldea, San Mateo, Mogán... hay muchos lugares y mi cometido es llevar el baloncesto a toda la isla porque eso al final te genera sinergias y el efecto llamada, ya que si llevas el baloncesto, eso al final viene a ti.

— ¿Le preocupa que los éxitos deportivos no hayan venido acompañados por una mayor asistencia de espectadores en el Gran Canaria Arena?

— Me preocupa mucho y lo dije desde el primer momento. Comenté que uno de los objetivos iba a ser intentar llenar el Gran Canaria Arena, pero la realidad es que no lo hemos conseguido, estamos en un 60 y pico por ciento de media y, por tanto, tenemos que mejorar mucho esa cantidad. Vamos a seguir trabajando, esta temporada hemos realizado una campaña de abonados diferente a la de otras, y habrá una política de ticketing bastante más agresiva que la pasada, en la que no pudimos implementarla. Esta temporada vamos a empezar tocando esas situaciones que peor hemos llevado. Creo que el Gran Canaria Arena es una cancha muy grande, estamos hablando de una aforo de diez mil espectadores, y, en el fondo, me gustaría llegar a medias del 80% que es lo que nos daría ese calor que necesita al equipo. No se conseguirá por el automatismo de la Euroliga, debemos de trabajarlo, no porque ahora venga un gran equipo vas a llenarlo, hay que trabajarlo mucho y eso es lo que vamos a intentar.

— Ante ese 60% de media en los encuentros a pesar de contar con nueve mil abonados, ¿se ha realizado algún estudio o análisis en el departamento de Marketing para conocer las circunstancias por las que los aficionados no acuden en gran medida?

— Está pasando que muchos de esos abonados se hacen solo por ayudar al club para mantener esa ayuda histórica. También hay otros que son los de compensación de las empresas patrocinadoras, que, al mismo tiempo, cambiará toda esa política, con el propósito de que sea una abonado real con disponibilidad de ir. Vamos a intentar mejorar esa situación, el estudio está en que simplemente hay 4.500 o 5.000 abonados que sí van siempre, el resto no va. Tendremos que acercarnos a ellos para preguntarles las razones por las que no van o mejorar la situación para que vayan u ofrecerles un espectáculo deportivo que les llame para que salgan de casa.

— ¿Existe preocupación por la ausencia de presidente en la ACB tras la dimisión de Francisco Roca en noviembre del pasado año y no encontrar un consenso entre Javier Imbroda y Miguel Juane en la asamblea extraordinaria celebrada en mayo de este año?

— Preocupa que la institución a la que perteneces todavía no tenga presidente. Hubo una primera intentona, pero no salió bien. Me imagino que en breve se pondrá en marcha un nuevo proceso de elección presidencial y esperamos que antes de que comience la temporada podamos contar con un presidente, sería lo deseable y lo exigible para una competición seria y competitiva como es la Liga Endesa, estamos hablando de la mejor liga de Europa y posiblemente la segunda mejor del mundo después de la NBA. Es necesario que tenga una cabeza visible institucional.