Los canteranos del Club Baloncesto Gran Canaria Khalifa Diop -izquierda- y Olek Balcerowski celebran la victoria obtenida contra el Granada. / cbgc

El Gran Canaria iguala su segundo mejor arranque de la última década

El combinado de Lakovic exhibe solidez en ambos lados de la pista para lograr cuatro triunfos en las primeras cinco fechas

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Optimismo y ambición. El Club Baloncesto Gran Canaria atraviesa por un momento de tranquilidad y alegrías en un comienzo de la fase regular para creer y creer en pleno proceso de construcción y adaptación aún a las órdenes de Jaka Lakovic.

Tras cinco fechas disputadas en la competición doméstica, el plantel claretiano firma un balance de cuatro victorias (Barça, Casademont Zaragoza, Río Breogán y Covirán Granada) y tan solo una derrota (Unicaja), unos números que ponen en valor la apuesta por el preparador esloveno y que invitan a acelerar con argumentos para estar en esta edición de la Copa del Rey, un torneo que los amarillos no juegan desde 2018.

Precisamente, el máximo responsable técnico del Club Baloncesto Gran Canaria apuntó después de imponerse a la escuadra granadina en el recinto de Siete Palmas que «las estadísticas de historia no nos da ni de comer, ni nos va a hacer celebrar. Es una nueva temporada, es otro partido. Hemos ganado a Granada y sí, vamos 4-1, pero hay que seguir. Hay que estar contentos, celebrar porque esto parece fácil, pero no es nada fácil. Los jugadores lo han hecho fácil pero no es nada fácil. Especialmente en esta Liga. Cada partido hay que ir con la mentalidad de que no es fácil, y hay que ir mentalizado cada día. Hay que crecer, seguir creciendo».

La entidad claretiana iguala el segundo mejor arranque liguero en la última década, y lo hace tras cuatro campañas con el Porfi Fisac y el Fotis Katsikaris que no empezaron de la mejor manera para poder estar presente en el primer objetivo del curso en la Liga Endesa.

El Gran Canaria arrancó con 4-1 en las temporadas 2015-2016 y 2017-2018 con Aíto García Reneses y Luis Casimiro en el banquillo, respectivamente. El primer ejercicio es recordado por alcanzar la final en la Copa del Rey -contra el Real Madrid en A Coruña- y, cómo no, en la EuroCup y el segundo por la clasificación para la Euroliga por primera vez en la historia del club.

El mejor inicio en la última década en las primeras cinco fechas de la fase regular se produjo en la campaña 2013-2014, la última en el Centro Insular de Deportes, con Pedro Martínez a los mandos para poner un contundente 5-0.

Ahora, tras cambiar el chip para medirse al London Lions este miércoles, a partir de las 20.00 horas en el fortín insular, el Gran Canaria tendrá una prueba de fuego en un derbi de altura frente al Lenovo Tenerife, previsto para este sábado a partir de las 19.45 horas -también en el Gran Canaria Arena-. Una ocasión inmejorable para reforzar las buenas sensaciones y los resultados y, por supuesto, para multiplicar la comunión con una afición que rebosará las gradas en una cita mágica.