El entrenador del filial claretiano, Gabi Alonso, da indicaciones durante un partido en el presente curso. / CBGC

Gabi Alonso: «Nos salió el mejor partido en el último encuentro de la temporada en Gijón»

El técnico isleño analiza un ejercicio en el que el filial claretiano consiguió la permanencia en la LEB Plata en la eliminatoria final

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

–El Herbalife se impuso al Círculo Gijón por 73-104 en el encuentro de vuelta del cruce definitivo para sellar la continuidad en la LEB Plata un curso más. Después de caer por 62-74 en el duelo de ida en el pabellón Vega de San José, ¿cómo vivió esa remontada?

–Es verdad que veníamos con una renta negativa de 12 puntos. Esa semana que jugamos con ellos en casa fue jodida, al igual que en toda la temporada no tuvimos suerte porque muchísimos jugadores estuvieron con fiebre, nos atacó un virus y algunos estuvieron con fiebre incluso durante el partido. No éramos el equipo que queríamos ser. Luchamos por llevarnos la menor desventaja posible, pero nos fuimos a Gijón con un marcador adverso complicado de salvar. Creo que los jugadores hicieron un gran esfuerzo durante la semana, un poco de limpiar la cabeza, llegar con mentalidad positiva de que podíamos vencer ese resultado negativo y fue lo que se demostró en Gijón. Una mentalidad muy buena, salimos con mucha energía y muy contentos porque, al final, nos salió el mejor partido del año en el último partido de la temporada.

–Esto último llena de orgullo tras tanto sacrificio, ¿no?

–Cuando se sufre tanto durante el año, con tantas lesiones y situaciones adversas, y consigues el objetivo, que este año no era otro que mantener la categoría porque sabíamos que no iba a ser una temporada fácil, la satisfacción se multiplica por mucho.

–Lo cierto es que pocas veces pudo disponer del plantel al completo durante esta campaña por diferentes motivos...

–Hasta los últimos nueve o diez partidos no pudimos tener a todos los jugadores disponibles porque si no era un jugador era otro el que se lesionaba, y encima de larga duración, teniendo que estar en el dique seco semanas o meses. También el tema covid que nos ha afectado a todos los equipos, si bien nosotros hemos tenido mala suerte. Pero bueno, lo que siempre he comentado, intentamos trabajar cada semana olvidándonos de lo que había pasado y centrándonos en hacer nuestro trabajo, en las cosas que podíamos controlar, intentando mejorar como equipo y como jugador, e intentar competir. Muchas veces no lo logramos porque no llegábamos, no teníamos jugadores para poder competir, pero creo que el trabajo de todos los jugadores fue bueno durante la temporada. Cuando pudimos o tuvimos la oportunidad de tenerlos a todos, hicimos un último esprint muy bueno, ganando siete de los últimos nueve partidos.

–Como entrenador de un equipo filial, ¿con qué se queda más allá de los resultados y objetivos?

–Me quedo con que el jugador mejore durante el año, que podamos aprovechar esos meses de competición, que sabemos que es muy importante para el desarrollo del jugador, que es un paso más en su mejora, pero para mí lo más importante es el día a día. Siempre intento aprovecharlo, que cada entrenamiento sea útil para la mejora del jugador porque es parte del proceso. No podemos correr cuando estamos con jugadores jóvenes, hay que ir paso a paso. Intentamos que el jugador sea mejor desde que comenzamos en agosto hasta que terminamos en abril-mayo. Y que el jugador lo vea, que podamos verlo, evaluarlo, mejore... Si esto hace que el jugador pueda estar en una categoría mayor la temporada siguiente o que perciba que ha mejorado, perfecto pues. Esa es la mayor satisfacción.

–Y aderezado con que Gerardo Pérez, Adrián del Cerro, David Mutaf o Miguel Serrano debutaron con el primer equipo...

–Nos alegramos siempre que un jugador pueda estar arriba, ya sea durante un partido o algo más largo, como semanas de entrenamiento o que pueda llegar al equipo. Aunque a veces sea circunstancial por las necesidades del equipo, al jugador le da una alegría y un poquito de fuerza para seguir trabajando. Para todos es una satisfacción verlos ahí ayudando a la primera plantilla e incluso jugando algunos minutos.

El cuerpo técnico y los jugadores del filial amarillo celebran la permanencia. / CBGC

–Hay dos nombres destacados con los que trabaja día a día. ¿Cómo valora la evolución de Rubén López de la Torre?

–Rubén ha tenido una temporada complicada. Ya venía lastrado con la selección y no empezó a jugar hasta enero. Fueron unos meses muy duros para él porque no veía que su pie mejorara rápido. Pero ha trabajado bien, ha tenido paciencia y la verdad es que nos ha ayudado. Ha tenido una mentalidad muy buena, ha estado muy concentrado en hacer un buen trabajo y creo que se ha visto a final de temporada que cuando está a su mejor nivel es de los mejores jugadores de la categoría. Veremos cuál es su techo, su evolución, pero ahora mismo es un buen jugador y quE dependerá un poco de lo que trabaje en el futuro y de su mejora.

–¿Y del exterior turco Mutaf?

–David Mutaf llegó a mitad de la pasada temporada. Tenía un rol diferente porque llegó con la temporada empezada y había jugadores con su rol asignado en el equipo. Le costó un poco el año pasado el tener ese rol de anotador o jugador importante, pero este año ha sabido acompañar perfectamente al equipo. Tiene una capacidad anotadora muy grande y todo pasa por el esfuerzo que haga físico, el esfuerzo por mejorAR esos aspectos para poder defender y ser un jugador más completo en ataque y en defensa.

–La satisfacción de ver que Olek Balcerowski y Khalifa Diop se afianzan en la élite debe ser infinita para todos los que forman parte de las categorías de formación en el vivero amarillo...

–Sí, la verdad es que son dos chicos increíbles, son buenas personas, educadas, agradecidas... Gente que te ve y siempre te saludan y se alegran. Todos nos alegramos y eso es importante, el hecho de poder traer gente que sean buenas personas y buenos jugadores. Creo que eso es fundamental, gente que se acople a lo que es la idea del club, que se dejen enseñar y los dos son ejemplos de ese tipo de personas. Siempre tienen una actitud positiva, predispuestos a trabajar y con buena mentalidad. Está claro que siempre es una alegría cuando llegan y encima son jugadores importantes. Gente que lleva muchos años dentro del club, al igual que Jovan -Kljajic-, quien ha estado cedido en Lituania este año, pero es ese estilo de jugador. Creo que tienen los valores que nos gustan, que se puede trabajar y que siempre que llegan nos alegramos muchísimo.

–¿Seguirá dirigiendo al filial?

–Sí, en principio continuaré.